El secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, declaró que las tropas estadounidenses permanecerán en Siria indefinidamente para luchar contra el posible resurgimiento de los extremistas, pero también para desafiar el poder del presidente sirio Bashar Asad y la influencia de Irán en el país árabe.

Al hablar acerca de la política estadounidense para Siria en la Universidad de Stanford, el canciller del país norteamericano subrayó que EEUU mantendrá sus fuerzas militares en el país árabe para asegurarse de que Daesh y Al Qaeda en Siria —organizaciones terroristas proscritas en Rusia y otros países— no resurjan en esa nación.

Sin embargo, Tillerson también dejó claro que la permanencia de EEUU en Siria tiene la intención de obstaculizar que el Gobierno en Damasco recupere el control total sobre el territorio sirio —algo que el alto diplomático llamó “generar estabilidad”— con el objetivo final de “facilitar que los ciudadanos sirios puedan sacar a Asad de su cargo” y así disminuir la influencia iraní en Siria.

Tillerson advirtió contra “la retirada total del personal estadounidense” de Siria, ya que este paso “favorecería a Bashar Asad”. El secretario de Estado destacó, además, que la retirada de las tropas norteamericanas crearía para Irán “la oportunidad de fortalecer aún más su posición en Siria”.

El jefe de la diplomacia de EEUU reiteró varias veces que su país aboga por el proceso de Ginebra para solucionar la crisis siria, pero comentó que Washington no ve una Siria con Asad en el poder en el futuro.

En este sentido, el titular comunicó que los militares estadounidenses en Siria están acompañados por los expertos del Departamento de Estado y USAID, que “ayudan a las autoridades locales de los pueblos liberados a estabilizar sus comunidades”. Así llamó Tillerson los esfuerzos de EEUU para crear estructuras de poder paralelas a las de Damasco en las áreas controladas por los grupos patrocinados por Washington.

Con el fin de alcanzar el cambio de Gobierno en Siria, Tillerson instó a negar cualquier apoyo en la reconstrucción del país al Damasco oficial, y prometió que “EEUU desalentará que otros países mantengan relaciones económicas” con las autoridades sirias.

“Una Siria estable, unida e independiente servirá a los intereses de la seguridad nacional de EEUU, sus aliados y sus socios”, concluyó el canciller tras destacar que “una Siria democrática libre de Bashar Asad” rechazaría los lazos con Irán.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.