Representación artística de una explosión de rayos gamma. ESO/A. Roquette

Los brotes de rayos gamma son los eventos más luminosos, energéticos y, a la vez, misteriosos del universo. Un grupo de investigadores estadounidenses han llevado a cabo un descubrimiento que podría ayudar a entender las condiciones en las que emergen, informa Science Alert.

El análisis de seis brotes intensos de rayos gamma ha revelado pruebas de inversión temporal en sus curvas de luz. Es decir, hubo un evento en cada pulso de radiación en que el tiempo parecía fluir al revés, según un nuevo estudio.

Fuentes del fenómeno

La comunidad científica no está completamente segura sobre qué produce estos destellos poderosos que duran desde unos milisegundos hasta varias horas.

Uno de los tipos de eventos que pueden producirlos es la colisión de estrellas de neutrones. Otras posibilidades incluyen la conversión de una estrella masiva en una estrella de neutrón, estrella de ‘quarks’ o un agujero negro, dando inicio a una supernova o hipernova.

La mayoría de estos eventos se producen a miles de millones de años luz de la Tierra, por lo que detección requiere de equipos muy sensibles, a menudo de variedad óptica, lo que significa que hay bastante ruido mezclado con la señal.

En su afán de minimizar este efecto los investigadores de la Universidad de Charleston y de la de Clemson se centraron en el estudio de seis excepcionalmente luminosos brotes de rayos gamma registrados por el instrumento BATSE del Observatorio de Rayos Gamma Compton de la NASA, en órbita entre 1991 y 2000.

Es justamente donde encontraron estructuras ondulatorias complejas con inversión temporal, y solo los más luminosos las tenían.

Explicaciones

El hallazgo supone que una especie de impactador —un conjunto de partículas como electrones, iones o una onda solitaria o solitón— fue eyectada con alta velocidad por el objeto central.

A medida que este impactador se desplaza a través de las nubes de material previamente expulsado por la estrella moribunda, produce una emisión. Si es reflejada parcialmente en las mismas nubes, producirá una emisión similar, pero más débil, a la inversa.

Otra explicación es que dichas nubes podrían contar con un tipo de simetría bilateral radial, como una serie de anillos concéntricos, y el impactador se mueve a través de ellos en una dirección, sin ser reflejado, pero produce la apariencia de una señal reflejada.

El equipo de la Universidad de Charleston y la Universidad de Clemson cree que su estudio, publicado en la web de la Biblioteca de la Universidad Cornell (EE.UU.), debe proporcionar un nuevo conjunto de herramientas para comprender la muerte estelar y la formación de agujeros negros.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.