Acaban de publicar algunos medios(1), la posibilidad de que el Ministerio de Defensa aplique sanciones a algunos de los militares en activo, que han firmado un Manifiesto antifranquista, contra la Declaración de exaltación que más de 200 mandos han hecho del general fascista y genocida Francisco Franco; y del propio fascismo.

-El primer dato significativo es que los militares que van a ser castigados con sanciones que pueden ir desde un arresto, la suspensión de empleo o incluso la expulsión del Ejército, son un subteniente, un cabo y un agente de la Guardia Civil. A ellos se une el cabo Marco Antonio Santos, al que Defensa ha abierto una investigación por realizar una “declaración política“, adhiriéndose al Manifiesto “crítico” -en realidad más que crítico demoledor, documentado y razonado- contra los oficiales que ensalzaron a Franco, hace unos días.

-El segundo, es que al mismo tiempo en que se produce este hecho, la Señora Ministra Margarita Robles, es decir: el presidente del Gobierno, se ha olvidado de sancionar a los más de trescientos militares de alto rango los cuales anuncian públicamente su apoyo a la figura del genocida general Franco que asesinó o exilio a más de un millón de españoles.

Todos ellos eran “rojos”, todos ellos fieles o simplemente votantes del Frente Popular, que les aseguraba un mínimo de justicia, de reparación y de igualdad para ellos y para sus hijos. Algunos eran simplemente ateos porque el “Generalísimo” fue apoyado, unánimemente, por la Jerarquía Eclesiástica que aplaudió los asesinatos, señalando con frecuencia a las personas- hombres y mujeres- que deberían ser fusilados. Muchos de ellos mujeres, hijas, esposas de jornaleros mal tratados, o de obreros explotados hasta el límite; algunas eran militantes sociales o, simplemente, votantes de una izquierda que les había reconocido su realidad de personas y de ciudadanas.

La matanza que realizó el bárbaro general del que esos 300 almirantes, generales y coroneles, son descendientes políticos confesos y aduladores sin límites, se extendió durante 40 años hasta la muerte del general felón, asesino y genocida. La Transición, después, permitió su control casi absoluto de de los escalafones y la permanencia como núcleo de mando de las Fuerzas Armadas y de las Fuerzas de Seguridad del estado.

-La ministra Robles, con legalismos que en la vida real son simple complicidad cobarde con el fascismo (que ella ve venir, como todos, a caballo del PP y de Ciudadanos), realiza un fraude democrático y una burla al pueblo que solo tiene precedentes en la judicatura de la Alemania nazi o de la España franquista.

El resultado real de esa fórmula actualmente perversa, es que 200 fascistas y golpistas de alto rango -algunos de ellos con precedentes en el 23F- siguen dirigiendo realmente los cuarteles; mientras que cuatro ahora, tal vez decenas dentro de unos días, militares honrados y patriotas del pueblo, son expulsados, sancionados o arrestados.

El pueblo no olvidará esta traición, ministra Robles, los militares que sirven a su pueblo, al pueblo trabajador, tampoco.

—-

Nota: 1. http://www.eldiario.es/sociedad/Ejercito-memoria_historica-Franco-militares-franquismo_0_806669848.html

Antonio Maira es Capitán de Fragata de la Armada, firmante del Manifiesto contra la apología al genocida Francisco Franco, traidor a su pueblo y al Gobierno legítimo de la II República.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.