Acaban de publicar algunos medios(1), la posibilidad de que el Ministerio de Defensa aplique sanciones a algunos de los militares en activo, que han firmado un Manifiesto antifranquista, contra la Declaración de exaltación que más de 200 mandos han hecho del general fascista y genocida Francisco Franco; y del propio fascismo.

-El primer dato significativo es que los militares que van a ser castigados con sanciones que pueden ir desde un arresto, la suspensión de empleo o incluso la expulsión del Ejército, son un subteniente, un cabo y un agente de la Guardia Civil. A ellos se une el cabo Marco Antonio Santos, al que Defensa ha abierto una investigación por realizar una “declaración política“, adhiriéndose al Manifiesto “crítico” -en realidad más que crítico demoledor, documentado y razonado- contra los oficiales que ensalzaron a Franco, hace unos días.

-El segundo, es que al mismo tiempo en que se produce este hecho, la Señora Ministra Margarita Robles, es decir: el presidente del Gobierno, se ha olvidado de sancionar a los más de trescientos militares de alto rango los cuales anuncian públicamente su apoyo a la figura del genocida general Franco que asesinó o exilio a más de un millón de españoles.

Todos ellos eran “rojos”, todos ellos fieles o simplemente votantes del Frente Popular, que les aseguraba un mínimo de justicia, de reparación y de igualdad para ellos y para sus hijos. Algunos eran simplemente ateos porque el “Generalísimo” fue apoyado, unánimemente, por la Jerarquía Eclesiástica que aplaudió los asesinatos, señalando con frecuencia a las personas- hombres y mujeres- que deberían ser fusilados. Muchos de ellos mujeres, hijas, esposas de jornaleros mal tratados, o de obreros explotados hasta el límite; algunas eran militantes sociales o, simplemente, votantes de una izquierda que les había reconocido su realidad de personas y de ciudadanas.

La matanza que realizó el bárbaro general del que esos 300 almirantes, generales y coroneles, son descendientes políticos confesos y aduladores sin límites, se extendió durante 40 años hasta la muerte del general felón, asesino y genocida. La Transición, después, permitió su control casi absoluto de de los escalafones y la permanencia como núcleo de mando de las Fuerzas Armadas y de las Fuerzas de Seguridad del estado.

-La ministra Robles, con legalismos que en la vida real son simple complicidad cobarde con el fascismo (que ella ve venir, como todos, a caballo del PP y de Ciudadanos), realiza un fraude democrático y una burla al pueblo que solo tiene precedentes en la judicatura de la Alemania nazi o de la España franquista.

El resultado real de esa fórmula actualmente perversa, es que 200 fascistas y golpistas de alto rango -algunos de ellos con precedentes en el 23F- siguen dirigiendo realmente los cuarteles; mientras que cuatro ahora, tal vez decenas dentro de unos días, militares honrados y patriotas del pueblo, son expulsados, sancionados o arrestados.

El pueblo no olvidará esta traición, ministra Robles, los militares que sirven a su pueblo, al pueblo trabajador, tampoco.

—-

Nota: 1. http://www.eldiario.es/sociedad/Ejercito-memoria_historica-Franco-militares-franquismo_0_806669848.html

Antonio Maira es Capitán de Fragata de la Armada, firmante del Manifiesto contra la apología al genocida Francisco Franco, traidor a su pueblo y al Gobierno legítimo de la II República.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.