La Fiscalía británica responsabiliza a dos ciudadanos rusos del envenenamiento del exdoble agente y sostiene que se trata de miembros de la inteligencia militar rusa. Desde Rusia califican de inaceptables estas afirmaciones y denuncian que el Reino Unido emplea el mismo guion en los incidentes en Salisbury y Amesbury: señalando sin presentar pruebas y denegando todo acceso a la investigación.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.