La actual crisis socio-política que vive Nicaragua desde mediados de abril de este año, es maniobra de desestabilización de EE.UU. en ese país centroamericano.

Así lo señalan los países miembros de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA). Mientras, el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, sigue denunciando que la Administración de Donald Trump intenta dar un golpe de Estado a su mandato.

A cinco meses de haber iniciado la crisis sociopolítica en Nicaragua, los países miembros del ALBA señalan que Estados Unidos utiliza políticas de injerencia para desestabilizar al Gobierno de Nicaragua, misma posición que mantiene el presidente Ortega.

Asimismo, los países integrantes del ALBA también denunciaron que Estados Unidos utiliza el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) con el objetivo de desestabilizar a los Gobiernos izquierdistas.

Para algunos diputados sandinistas, los informes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OACNUDH) no son imparciales.

Otros legisladores manifiestan que este país resolverá su problemática con un diálogo nacional.

El Gobierno de Ortega contabiliza 198 muertes desde el 18 de abril, cuando iniciaron las protestas contra unas reformas a la Ley de Seguridad Social.

El presidente de Nicaragua ha dicho que su Gobierno y la militancia sandinista defenderán la paz y la soberanía del país. El mandatario sostiene que Estados Unidos pretende dar un golpe de Estado a su Administración.

Moisés Mercado, Managua.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.