Los fabricantes de armamento europeos han comenzado desarrollar carros de combate para competir con el “supertanque de Putin” T-14 Armata, informa la revista alemana Focus.

En particular, Reino Unido presentó en octubre una posible versión del tanque Challenger 2 actualizado, cuyos primeros prototipos aparecieron en 1994 bajo el apelativo de ‘Noche Negra’. Los armeros británicos planean incorporar al vehículo un sistema de visión nocturna y protección contra municiones de carga hueca.

Además, en 2016 la compañía alemana Rheinmetall presentó para el Challenger 2 un nuevo cañón de 130 mm de calibre, pero, según sus desarrolladores, es poco probable que esta arma pueda caber en la actual torreta del tanque.

Actualmente, más de 400 carros Challenger 2 están en servicio con las tropas británicas. Se espera que la actualización extienda su vida útil hasta 2035.

Sin embargo, como señala la publicación, aún no se sabe si las versiones modernizadas de la tecnología existente podrán compararse con el T-14 ruso. 

El 10 de octubre de 2018, se supo que las Fuerzas Armadas de la India tienen la intención de comprar a Rusia 1.770 T-14. El importe de la posible transacción sería de más de 4.500 millones de dólares.

En septiembre de 2018, el Ministerio de Defensa ruso informó que el T-14 sería actualizado con un nuevo misil guiado con capacidad de perforar blindajes dos veces más gruesos que la armadura del tanque principal estadounidense M1 Abrams. Se informó que el proyectil puede impactar vehículos enemigos a una distancia de más de cinco kilómetros.

Las posibilidades de mejoras del tanque ruso también incluyen la instalación  de un cañón de 152 mm.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.