Desde finales de 2017 ha habido “muchos casos” en los que la ayuda estadounidense ha sido “desviada” hacia grupos terroristas en Siria, incluyendo a Al-Qaeda (Hayat Tahrir Al-Sham, Frente Al-Nosra), ha reconocido el inspector general del Pentágono en un informe fechado el 12 de noviembre (*).

“Desde finales de 2017 las investigaciones de la OIG de USAID han revelado muchos casos posibles o confirmados de desviación hacia grupos armados en la gobernación noroccidental de Idlib, incluida Hayat Tahrir Al-Sham (HTS), una organización extranjera reconocida como terrorista”.

La investigación ha revelado que los miembros de una ONG, Catholic Relief Services, desviaron a sabiendas miles de paquetes de alimentos multimillonarios financiados por USAID a otros beneficiarios, incluidos los combatientes de Al-Qaeda, y presentaron listas falsificadas de beneficiarios. “La investigación llevó a la USAID a suspender el programa y a la ONG a despedir a docenas de personas entre marzo y mayo de 2018”, dice el informe.

Los paquetes de alimentos formaban parte de una operación de socorro de 30 millones de dólares para los sirios desplazados y la operación la llevó a cabo la organización benéfica estadounidense Catholic Relief Services.

El informe del Inspector General Jefe del Pentágono dice que la ayuda a los terroristas es “inesperada”, como si esta situación fuera un secreto para cualquier experto tras la Guerra de Siria. Los múltiples programas humanitarios apoyados por Estados Unidos durante mucho tiempo no han sido más que parte de un esfuerzo más amplio para apoyar a los terroristas en Siria.

“La OIG de USAID también investigó las desviaciones de ayuda a HTS [Al-Qaeda] en el marco de los programas de otra ONG, que la OIG sospechaba que habían sido perpetradas por miembros de ONG afiliadas al grupo terrorista. Aunque la investigación está en curso, el encargado ha suspendido voluntariamente algunos partes de sus programas, los ha adaptado al cambiante entorno de riesgo y ha despedido a algunos trabajadores. En respuesta a estos hallazgos, USAID ha suspendido algunas actividades programáticas, ha añadido términos adicionales en todos los nuevos precios que requieren la aprobación previa por escrito de USAID antes de programar en áreas controladas por HTS [Al-Qaeda], y está llevando a cabo una revisión sistemática de los programas en curso en la región”, añade el informe.

La investigación también pone de relieve los “riesgos” asociados a los fondos en manos del grupo terrorista y supuestamente condujo a una serie de cambios en la asistencia a la región.

“Estos riesgos incluían la coacción sistémica de HTS [Al-Qaeda] sobre los empleados de las ONG para ayudarles en la malversación de fondos; la imposición de impuestos, derechos y tasas a los ejecutores y beneficiarios de USAID; el control de HTS [Al-Qaeda] sobre los consejos locales y la gestión de los campamentos de desplazados internos que ayudan a los ejecutores de USAID a identificar a los beneficiarios elegibles; y la incapacidad de las ONG para mitigar adecuadamente la amenaza que representan los grupos armados para los programas de USAID”, señala el informe.

Las acciones oficiales de USAID para poner fin al menos a algunos de los canales existentes creados para apoyar a los terroristas en Siria son una señal importante que podría tener un impacto positivo en la guerra. Sin embargo, según los expertos, la investigación de USAID y la decisión que sigue están relacionadas principalmente con los acontecimientos militares y políticos en el país. En los últimos años, Washington ha perdido la mayor parte de su influencia sobre los grupos terroristas en el noroeste de Siria y ahora está centrando sus esfuerzos en la parte noreste del país, que está controlada por las Fuerzas Democráticas Sirias (FSD) dominadas por los kurdos.

El Valle Central del Éufrates, la base militar estadounidense en Al-Tanf y el campo de refugiados vecino son ahora las únicas áreas en las que el Pentágono tiene contacto directo con varios grupos “moderados”, incluido el Califato Islámico. Por eso la mayor parte de los programas de ayuda existentes ya no son necesarios en la actualidad.

(*) https://media.defense.gov/2018/Nov/05/2002059226/-1/-1/1/FY2019_LIG_OCO_OIR_Q4_SEP2018.PDF

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.