Tras el anuncio de la retirada de las tropas estadounidenses de Siria, los kurdos vuelven a buscar apoyo en el gobierno de Bashar Al-Assad, como antes de la guerra iniciada en 2011.

Altos cargos de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) y del gobierno de Damasco manteniendo negociaciones sobre el futuro de Rojava, según informa el Observatorio de Derechos Humanos Sirio (OSDH).

Los oficiales de las FDS discuten la posibilidad de transferir al gobierno de Damasco los depósitos estratégicos de petróleo y gas en la orilla oriental del Éufrates.

A cambio de esta medida, el gobierno de Damasco y sus aliados podrían desplegar fuerzas en la parte de la frontera sirio-turca controlada por las FDS para impedir que Turquía lance un ataque en el noreste del país.

La decisión de retirar las tropas estadounidenses de Siria ha dejado huérfanas a los kurdos ante un posible avance del ejército turco, cuyo ministro de Defensa amenazó con enterrar a los combatientes kurdos en sus trincheras.

Damasco, por su parte, aún no se ha pronunciado sobre el anuncio de la retirada militar de Estados Unidos, pero en una declaración anterior los kurdos advirtieron que tendría consecuencias peligrosas sobre la seguridad internacional y que “decepcionaría las esperanzas de los pueblos de la región en materia de seguridad y estabilidad”.

Son las consecuencias -harto previsibles- de arrojarse en los brazos del imperialismo, de creer que el imperialismo es la solución y no la causa de la opresión nacional de Kurdistán.

Más información:
– ¿Se va Estados Unidos de Siria?, ¿y quién se queda?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.