De Pinochet hasta hoy, Chile bajo la sombra de los Chicago boys. Foto: Tomada de Internet

Elson Concepción Pérez.— Con la filosofía de que «la naturaleza humana es la economía de mercado», el Chile de la época de la dictadura de Augusto Pinochet resultó el laboratorio «deseado» para aplicar lo que se ha llamado como el modelo de los Chicago boys.

Implantar un neoliberalismo a pulso, servir de base de apoyo a la dictadura para que reprimiera a quienes protestaran al ser afectados por dichas medidas, ha sido una constante en el modelo de desarrollo chileno.

Augusto Pinochet dejó tan entronizado el sistema que hoy, 46 años después del golpe de estado contra Salvador Allende, todavía la sociedad chilena está regida por las mismas leyes y otras normas, como si de allá a acá no hubiese pasado nada.

Ahí están los carabineros para «proteger» lo que dejaron establecido los Chicago boys.

Orlando Letelier, quien fuera embajador y ministro de Gobierno en época de Salvador Allende,  asesinado en Washington  por la dina chilena y la cia norteamericana el 21 de septiembre de 1976, dejó escrito, 25 días antes de morir, un ensayo de la política económica de los Chicago boys y cómo se implementó en Chile durante la dictadura militar.

Se puede leer en el ensayo: «El programa económico fue puesto en práctica por un grupo de economistas chilenos, la mayoría de ellos entrenados en la Universidad de Chicago por Milton Friedman y Arnoldo Harberger. Profundamente involucrados en la preparación del golpe, los Chicago boys se apoyaron en los militares golpistas».

El Comité Especial del Senado estadounidense sobre Inteligencia ha revelado que los «colaboradores de la cia» ayudaron a planear las medidas económicas que la Junta chilena puso en ejecución inmediatamente después de usurpar el poder. Para ello, los Chicago boys  recibieron fondos de la cia, según escribió el The Wall Street Journal el 2 de noviembre de 1973.

Mr. Friedman y el profesor Harberger, inspiradores de los Chicago boys, visitaron Chile para promover una «política de shock» para la economía del país, considerada «la única medicina», de acuerdo con lo que publicó el diario El Mercurio, de Santiago, el 23 de marzo de 1975.

Los principios del modelo económico allí implantado contemplan al sector privado como único marco posible del desarrollo económico y que, por lo tanto, debe ser el predominante en la economía.

De igual manera, se concibió que la inflación solo puede eliminarse reduciendo el gasto estatal y minimizando o aboliendo el papel del estado en la sociedad.

En tal sentido, la «represión para las mayorías y libertad económica para los grupos privilegiados son en Chile dos caras de la misma moneda».

Para Brenda Mendoza Baz, de la Pontificia Universidad Católica del Perú, «las acciones que llevaron a cabo los Chicago boys a través de sus cargos profesionales (asesores, ministros y docentes universitarios) durante el gobierno militar de Augusto Pinochet fueron un factor determinante en la implementación del neoliberalismo, y los principales efectos de la aplicación de este fueron la concentración de la riqueza en un grupo empresarial minoritario y el deterioro de las condiciones de vida de la población más pobre».

Este mes de octubre de 2019, el pueblo de Chile no solo ha desafiado a los carabineros que reprimen y matan, sino a un gobierno que se aferra en continuar aquella nefasta política económica implantada con la receta estadounidense de los Chicago boys, sustentada en teorías neoliberales y mantenidas por la fuerza militar.

Chile ha fracasado desde hace décadas. Los estudiantes, los jóvenes y la población más pobre no pueden seguir aguantando una realidad que requiere cambios radicales, aunque el presidente Sebastián Piñera piense otra cosa.

En contexto

  • Chicago boys (en español: Chicos de Chicago) es un término aparecido en la década de 1970 para denominar a los economistas liberales educados en la Universidad de Chicago, bajo la dirección de los estadounidenses Milton Friedman y de Arnold Harberger.
  • En plena Guerra Fría, la Universidad de Chicago becó a un grupo de 25 economistas chilenos, la mayoría titulados en la Pontificia Universidad Católica de Chile y con posgrado en la Universidad de Chicago durante la década de los 60, para ir a estudiar bajo las enseñanzas de Milton Friedman. Veinte años después, en plena dictadura, convirtieron a Chile en el bastión del neoliberalismo en el mundo.
  • Los laboratorios más puros de los Chicago boys se han instalado en las dictaduras militares del cono sur latinoamericano de los años 70 del siglo XX.

Fuentes: Diario español El País, sitio web Regeneración, Wikipedia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.