jueves, julio 9, 2020

Irán puede lanzar ataques capaces de afectar la infraestructura crítica de Estados Unidos.

Noticias populares

El Ministerio del Interior alemán define al coronavirus como «falsa alarma global» en un informe filtrado a la prensa

El gobierno alemán y los principales medios de comunicación han quedado en estado de shock después de que desde...

Drones británicos realizan asesinatos selectivos en Siria e Irak

Según reveló el sábado el diario local The Guardian, el Ministerio de Defensa del Reino Unido ha confirmado una...

“Como mínimo Irán puede lanzar ataques cibernéticos capaces de afectar temporalmente la infraestructura crítica de Estados Unidos”, advierte el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos en un boletín fechado el 4 de enero (1).

El día anterior Trump ordenó el asesinato del general iraní Qassem Suleimani. Desde entonces, Estados Unidos se ha estado preparando para una respuesta iraní, tanto física como informática.

A pesar de su reconocida capacidad de ataque, Irán necesita tiempo para organizar un gran golpe contra las estructuras críticas de Estados Unidos. Por otro lado, otros beligerantes podrían aprovechar la ciberguerra para lanzar sus propios ataques, haciéndose pasar por fuerzas iraníes.

A pesar de las precauciones estadounidenses, al día siguiente de entrar en la guerra, un sitio del gobierno resultó atacado por primera vez. Fue la web del Programa de la Biblioteca Federal de Depósitos, donde depositaron un mensaje acompañado de un dibujo de Trump golpeado en la cara y cubierto de sangre.

Simbólicamente, este ataque a pequeña escala contra un servicio no crítico podría marcar el comienzo de una nueva era en la ciberguerra entre ambos países.

En su mensaje los autores del ataque afirman estar vinculados a Irán, lo que no demuestra ningún vínculo con el gobierno de Teherán. Es un problema porque atacantes ajenos a Irán podrían aparentar que su ataque procede de allá, es decir, aprovechar la tensión para enmascarar sus propios ciberataques contra Estados Unidos.

Esa misma ambigüedad también podría favorecer las acciones de Irán, que podría negar su responsabilidad siempre y cuando se limite a pequeños ciberataques accesibles a actores privados.

Si bien los ciberataques deben seguir siendo limitados -por el momento- por el riesgo de una respuesta física, el inicio de una ciberguerra podría conducir a un enfrentamiento entre todos los actores principales, alineados de un lado o del otro.

“Los rusos podrían usar a Irán como intermediario contra Estados Unidos. Podrían sobrecargar la capacidad de los ataques iraníes con su propio arsenal y ayudar a coordinar ataques más poderosos“, afirma Mike Beck, director de análisis de amenazas de Darktrace, en una entrevista a la revista Forbes (2).

(1) https://www.dhs.gov/sites/default/files/ntas/alerts/20_0104_ntas_bulletin.pdf
(2) https://www.forbes.com/sites/kateoflahertyuk/2020/01/06/the-iran-cyber-warfare-threat-everything-you-need-to-know/#7af3187f15aa

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: