domingo, mayo 31, 2020

Todos los estudios dicen que Evo Morales ganó justamente; la ONU y las instituciones latinoamericanas deben tomar medidas: Ex funcionario de la ONU.

Noticias populares

La Organización Mundial de la Salud dice ahora que nunca ha aconsejado el confinamiento para frenar la pandemia

La portavoz de la OMS, Margaret Harris, ha manifestado al periódico australiano Sydney Morning Herald, que la organización internacional...

El Moviment Proamnistia de Barcelona ha lanzado la Campaña Solidaria con Pablo Hasel

Moviment Pro Amnistia CONTRA EL ENCARCELAMIENTO DE PABLO HASEL, ¡ORGANICEMOS LA SOLIDARIDAD! Como ya sabréis, la fiscalía está presionando al Tribunal Supremo...

La fiebre nunca más volverá a salir a la calle (ni siquiera los fines de semana)

Las empresas ya han comenzado a instalar cámaras térmicas para controlar el desplazamiento de las personas, tanto trabajadores como...

Los últimos análisis estadísticos dicen que las conclusiones de la Organización de los Estados Americanos sobre el presunto fraude en la votación de octubre en Bolivia no se mantienen. El ex funcionario de la ONU, Alfred de Zayas, explicó los pasos que podrían tomar los organismos internacionales y regionales después de la exposición y arrojó luz sobre el papel de Estados Unidos en el golpe de Estado boliviano.

El 10 de marzo, el Centro de Investigación Económica y Política (CEPR) publicó un nuevo estudio importante que arroja luz sobre las fallas en el «informe final» de la auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA) de las elecciones de octubre en Bolivia. La investigación del CEPR siguió a la publicación de Jack Williams y John Curiel del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) sobre el mismo tema.

Según el CEPR, su nuevo análisis respondió a las críticas de la OEA por descuidar las presuntas «hojas de escrutinio defectuosas» y la presencia de «servidores ocultos» utilizados en el procesamiento de los resultados de las votaciones en Bolivia. Los investigadores afirman que proporcionaron una «refutación integral» al Informe Final de la OEA al no encontrar evidencia de que las irregularidades antes mencionadas hayan «alterado el resultado de la elección o hayan sido parte de un intento real de hacerlo».

Las conclusiones de la OEA fueron que el ex presidente Evo Morales y su Movimiento Hacia el Socialismo (MAS) defraudaron a los votantes bolivianos en octubre pasado y desencadenaron agitación social y violencia en todo el país, lo que resultó en la expulsión del jefe del gobierno en noviembre de 2019. Uno podría preguntarse cómo La situación se desarrollará aún más dada la indignación emergente sobre el historial defectuoso de la OEA.

Alfred-Maurice de Zayas, experto independiente de la ONU en la promoción de un orden internacional democrático y equitativo, cree que las circunstancias que rodearon el «golpe ilegal» en Bolivia merecen un escrutinio especial y lamenta el relativo silencio de la ONU a pesar de las últimas revelaciones de MIT y CEPR.

¿Cuál es su opinión sobre los estudios del CEPR y el MIT que revelan que el informe analítico de la OEA sobre las elecciones de octubre en Bolivia fue profundamente defectuoso y que Evo Morales ganó las encuestas de manera justa?

Alfred de Zayas: The Washington Post informó sobre los notables hallazgos de los estudios CEPR y MIT. Dichas revelaciones deberían haber tenido consecuencias políticas, es decir, el reconocimiento de que Morales había ganado las elecciones y que el golpe de estado conllevó numerosas violaciones de la Carta de la OEA por parte de los Estados Unidos con la complicidad de algunos miembros del llamado «Grupo de Lima». Las reparaciones bajo el derecho internacional requerirían un retorno al status quo ante, es decir, la reincorporación de Morales como el presidente legítimo de Bolivia.

Pero vivimos en un mundo no solo de «noticias falsas», sino en un mundo de «noticias reales sin consecuencias». La llamada «comunidad internacional» de alguna manera acepta que ha habido una violación grave de la Carta democrática de la OEA y que la propia OEA estuvo involucrada en ella. [Esto es] un escándalo de primer orden, una corrupción de terminología, una revuelta contra el derecho internacional.
Esto habría requerido, por ejemplo, la renuncia del Secretario General de la OEA, Luis Almagro. Pero no leemos en las páginas de The New York Times o The Washington Post que debería haber consecuencias por el golpe ilegal. Existe una cierta complicidad de los medios y de muchos gobiernos que esencialmente acogieron con beneplácito el golpe, incluso si no lo hacen público. Qui tacet consentire videtur («El silencio implica consentimiento»). También es lamentable el relativo silencio del Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, y de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

¿Se podrían utilizar los informes estadísticos CEPR / MIT para iniciar una investigación internacional sobre el papel de la OEA en la agitación de octubre en Bolivia que resultó en un cambio de régimen? ¿Qué organismos internacionales y / o latinoamericanos podrían hipotéticamente llevar a cabo tal investigación?

Alfred de Zayas: Este es el mínimo que se debe esperar. El Consejo de Derechos Humanos de la ONU, la Asamblea General de la ONU, el Comité de Derechos Humanos de la ONU podrían solicitar tales investigaciones y nombrar una comisión de investigación independiente. A nivel regional, la CELAC, la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe, podría llevar a cabo dicha investigación. La Comunidad del Caribe (CARICOM) también debería involucrarse más.

Dado que la OEA está parcialmente financiada por Estados Unidos, ¿qué papel jugó Washington en el golpe de estado boliviano en su opinión? ¿Podemos establecer paralelismos entre el cambio de régimen en Bolivia y el intento de golpe de estado de enero de 2019 en Venezuela?

Alfred de Zayas: La OEA nunca fue una organización independiente, ni estaba interesada en promover la democracia o el «poder popular». El propósito de la OEA fue y es avanzar en la agenda política y económica de los Estados Unidos. En ocasiones ha habido un Secretario General de la OEA más o menos neutral, pero la mayoría de ellos han sido títeres, como el actual SG Luis Almagro. En 2009, el entonces Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, condenó enérgicamente el golpe de estado de derecha contra el gobierno del presidente José Manuel Zelaya.

En ese momento, Estados Unidos estaba directamente involucrado en el golpe, pero la OEA no era directamente cómplice. La situación es diferente hoy, ya que sabemos cómo la OEA contribuyó a hacer que el golpe contra Bolivia sea «aceptable» para el público al acusar erróneamente a Morales de prácticas electorales fraudulentas. El ex SG Insulza de la OEA se unió a México y Argentina para condenar el golpe de estado contra Morales, pero la prensa dominante apenas le da importancia a esas «noticias».

¿Cuál fue la parte de USAID en el fomento de la agitación en Bolivia y Venezuela? ¿Deberían informarse los contribuyentes estadounidenses sobre qué actividades y a qué agencias que operan en Bolivia y Venezuela USAID canalizaron su dinero?

Alfred de Zayas: USAID es conocida por sus actividades como la «cara más bonita» de la CIA, una agencia que promueve agresivamente los intereses de los Estados Unidos al financiar movimientos de oposición, sobornando a funcionarios y otras actividades no democráticas, de modo que la voluntad de los pueblos de América Latina se subordina a Las prioridades de Estados Unidos y los intereses de las llamadas «élites» en países como Colombia, Honduras y ahora Bolivia. Como dijo el ex presidente de Bolivia, Evo Morales, la mayor asistencia de los Estados Unidos al gobierno interino del golpe de Estado de Jeanine Anez da más evidencia de la participación de Washington en el golpe: «Estados Unidos quiere que volvamos a ser su patio trasero», tuiteó Morales. ¿Por qué? Bolivia es rica en recursos naturales, particularmente litio, y la hora del gran saqueo puede estar cerca.

Es sorprendente lo poco que Estados Unidos trata de ocultar sus intenciones. Al emitir un memorando que determina que «la provisión de asistencia de los Estados Unidos a Bolivia en el año fiscal 2020 es vital para los intereses nacionales de los Estados Unidos», el presidente Trump esencialmente dice, «vital» para la economía de Estados Unidos, para la extracción de los Estados Unidos industria, a transnacionales estadounidenses e inversores estadounidenses. La llegada de USAID a Bolivia para ayudar a «monitorear» las elecciones de mayo de 2020 significa nada menos que Estados Unidos tiene la intención de manipularlas a favor de la impostora Jeanine Anez.

Global Research ha descubierto tanto miedo que es sorprendente que los medios soporten la farsa de que USAID realmente proporciona ayuda y no subversión política: «Durante muchos años, el Comité Cívico de Santa Cruz y su Unión Juvenil protofascista recibieron fondos del National Endowment for Democracy (NED) de los Estados Unidos. Según la analista Eva Golinger hace algunos años, USAID proporcionó 84 millones de dólares a grupos de oposición bolivianos «, [según el informe]. Debido a la interferencia de USAID en los asuntos internos de Bolivia, Morales los echó en 2013. Ahora están de regreso.

Como ciudadano estadounidense, también exijo que todos los contribuyentes estadounidenses estén informados sobre las actividades de la CIA y la USAID y sobre el uso indebido de nuestros dólares de impuestos con el fin de subvertir a los gobiernos democráticos en el extranjero. Pero, por supuesto, ni Donald Trump ni Joseph Biden prestarán atención a tales demandas.

Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: