La economía mundial se encamina hacia la depresión: el coronavirus oculta la crisis del imperialismo. Un artículo de AND. (traducción Sol Rojo)

Compartimos un interesante análisis del Periódico A Nova Democracia (La Nueva Democracia), de Brasil, publicado el 13 de marzo de 2020 en su portal.

Noticias populares

Aparece una de las mayores fosas comunes de republicanos asesinados por los franquistas

El cementerio del Carmen de Valladolid se confirma como uno de los lugares donde se encuentra una de las...

Abstención de los países de la Unión Europea y de la ‎OTAN en el voto de una resolución de la ONU ‎contra el nazismo

Manlio Dinucci.— La Tercera Comisión de las Naciones Unidas –encargada de los asuntos sociales, humanitarios y culturales– adoptó, el...

La producción industrial y las bolsas de valores del mercado financiero colapsaron a principios de marzo en prácticamente todo el mundo. El desencadenante, como anuncia el monopolio de la prensa mundial, es la expansión del coronavirus. Sin embargo, en realidad es la crisis de sobreproducción de capital relativo.

El coronavirus por sí solo no podría tener un impacto tan grande en la economía mundial. La razón de la interrupción de la reproducción del capital es el capital mismo. El portal Crítica de la Economía, citando periódicos de la reacción en sí, señaló que el coronavirus ahora es menos letal que la gripe. “Los datos internos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) muestran que, en este año de 2020, la gripe popular de la temporada (gripe estacional) ya ha causado muchas más muertes (76,537 muertes) que el nuevo coronavirus (2,812 muertes); es decir, nuestra gripe diaria y familiar ha matado a 2.720% más personas que el misterioso nuevo coronavirus”.

El principal afectado por la pandemia y la sobreproducción es el socialimperialismo chino. Varias regiones del país están en cuarentena y algunas industrias, según las noticias publicadas por los monopolios de la prensa mundial, han cerrado sus actividades por completo. La parálisis de la producción afecta consecuentemente los pedidos de los oficios y el consumo de las familias, causando la caída de los precios y daños a los capitalistas chinos y a los demás. Sin embargo, incluso antes de la epidemia, en el segundo trimestre de 2019, la economía china ya había tenido el ritmo más lento en casi tres décadas. La prueba de que el virus no es la causa de la crisis, solo empeora, y la causa de la crisis es el capital mismo.

Se espera que la producción de teléfonos inteligentes caiga al menos un 12% en el primer trimestre de 2020 en comparación con el mismo período en 2019, según un informe de la firma de análisis Trendforce. Este será el peor resultado de la producción de la sucursal en cinco años durante el primer trimestre.

Otras ramas similares, como la producción de portátiles, monitores, televisores, etc. también deberían sufrir una reducción en la producción en millones de unidades.

El imperialismo genera caos y desorden

Los principales monopolios internacionales ya han emitido advertencias sobre la disminución de la tasa de ganancias.

Apple, por ejemplo, dijo que no alcanzará su objetivo de ingresos para el primer trimestre y atribuyó esto al coronavirus.

Mastercard, United Airlines, Toyota, Danone y otros monopolios han emitido advertencias similares.

Petrobras, en Brasil, dijo que tendrá dificultades en el primer trimestre debido a la caída en el precio internacional del petróleo, impulsado por la competencia entre Rusia y Arabia Saudita y por la caída en la demanda industrial.

Solo el 12/03, las acciones de Petrobras cayeron un 19,1%

Las industrias instaladas en Brasil, como la fábrica de LG en Tatuapé (SP) y Samsung y Motorola, en Campinas, detuvieron la producción debido a la falta de componentes electrónicos de China, como chips, circuitos integrados y otras partes.

Según la Asociación Brasileña de la Industria Eléctrica y Electrónica (Abinee), la mitad de las empresas informaron que tenían problemas para recibir los insumos y componentes del socialimperialismo chino.

Otros monopolios locales ya están sintiendo la crisis. Gol, por ejemplo, tuvo una caída del 29,3% en sus acciones en Bovespa (B3). Latam, a su vez, redujo la circulación de aviones en un 30% debido a la baja demanda.

El gobierno de Bolsonaro y los generales ya está discutiendo un “paquete de ayuda”, con generosa exención de impuestos, mientras ignora el hecho de que las masas populares están sujetas a un gran empeoramiento de sus condiciones de vida.

El precio internacional de otros productos importantes para el capitalismo burocrático brasileño también está en caída libre. La soja, que representa más del 30% de las exportaciones a China, es uno de los bienes con una fuerte caída en los precios, junto con el mineral de hierro (21% de las exportaciones).

Crisis de sobreproducción

La aparición del coronavirus es solo un hecho que agrava la economía. Sin embargo, detrás de este hecho ya existe una relativa sobreproducción de capital latente.

La crisis de sobreproducción relativa de capital ocurre cuando la producción de capital excede demasiado la capacidad de consumo de la sociedad, definida, en última instancia, por la contradicción entre el carácter social de los producción y apropiación capitalista del producto.

Para tener una idea, el desempleo en los EE. UU. Alcanzó un mínimo histórico: 3.5% de desempleo en octubre de 2019, que era prácticamente equivalente al “pleno empleo”. Fue el índice más bajo de los últimos 50 años, impulsado por la disminución de las tasas de interés, lo que impulsa el crédito para la producción. Sin embargo, en octubre, la creación de nuevos empleos en la industria disminuyó por primera vez en seis meses, aunque la producción creció un 1,1% en noviembre. Es un gran aumento en la producción mundial, que crece desproporcionadamente al aumento de la capacidad de consumo global. La crisis de sobreproducción es la consecuencia inevitable. Prueba de ello es que todos los economistas predicen que la economía yanqui se desacelerará a corto plazo, es decir, no encontrará mercados para continuar su expansión.

Mostrando signos de esto ya el 12 de marzo, la Bolsa de Nueva York (Dow Jones) tuvo una fuerte caída del 8,4%.

Esto, sin embargo, no es una tendencia solo en los Estados Unidos. En Japón, específicamente, el PIB cayó un 6,3% en el trimestre octubre-diciembre de 2019. Alemania, una de las economías más poderosas, colapsó su producción industrial en un 7% el año pasado (antes del coronavirus). La caída en la economía real es lo que determina la caída en el mercado de valores.

Como reflejo, el 12 de marzo, importantes intercambios en el mundo (Londres, París y Frankfurt) tuvieron caídas violentas: 10.8%, 12.28% y 12.24%, respectivamente.

B3, en Brasil, llegó a perder 14.4% ese mismo día. En poco más de un mes, comparando el período entre el último máximo histórico y el 12/03, la caída es del 40%, mucho peor que la de la crisis de 2008.

Para los pueblos, la crisis traerá desempleo masivo, gran caída salarial, más horas de trabajo y otros problemas. Esto empujará a grandes masas a la lucha y puede abrir un período de radicalización de la lucha de clases espontánea y consciente.

Tomado, traducido y adaptado al español de: A Nova Democracia

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Las noches eternas en el mar desde un barco de Salvamento Marítimo en Gran Canaria

https://twitter.com/amores_g/status/1325526492646879234?ref_src=twsrc%5Etfw Manuel Capa, delegado sindical de CGT y marinero en la Guardamar Polimnia: “Necesitamos más tripulantes y unos turnos de trabajo que nos permitan aumentar...

Universidad del Alepo acoge Feria del Libro

Alepo, SANA.— La Universidad de Alepo organizó una feria del libro que abarcó una colección de libros sobre literatura, cultura, economía y política. Jamal Nesla,...

Le puede interesar: