Entrada colaboradores

Horror sin fin

Noticias populares

De casa al trabajo y del trabajo a casa: el coronavirus hace realidad el sueño capitalista de una población controlada y militarizada

Diego Herchhoren.— El gobierno español va a implantar en los próximos días un toque de queda que, sumado a...

¿Tiempo de fuga? Áñez pide a EEUU 350 visas tras victoria de Arce

El periodista de la cadena estadounidense de noticias NBC, Tom Brokaw, informó el jueves sobre una carta de Áñez, en...

El inicio de mayo ha resultado ser extremadamente difícil para Donbass. La RPD y la RPL han vuelto a la agenda informativa tras un largo periodo en el que la audiencia ha estado completamente centrada en discutir sobre el tema de la pandemia de coronavirus. Por desgracia, las causas de volver a los informativos han sido los fuertes bombardeos de las tropas ucranianas y la inútil actividad política de Kiev.

Parece que, a estas alturas, deberíamos estar acostumbrados a esta tendencia. En Donbass, el conflicto reduce su intensidad durante un tiempo y, por un momento, cualquiera puede llegar a pensar que la batalla se ha detenido, pero después una serie de trágicos eventos nos recuerda que la guerra continúa, pese a que, en ocasiones, las armas estén algo más calladas. Al mismo tiempo, las discusiones sobre iniciativas de paz en las plataformas internacionales se hacen más activas y, a consecuencia de ello, todo vuelve al punto de partida.

En los últimos días, cinco niños de las localidades del frente de la RPD han resultado heridos por las bombas ucranianas. Antes, también recientemente, una joven había muerto en una localidad cercana a Gorlovka tras un ataque de un dron ucraniano. Si bien que un adulto muera o resulte herido no causa impacto en el público, a la audiencia aún le afecta cuando le ocurre a un niño. Al menos a primera vista. El cinismo sigue estando presente y se refleja en la postura de los observadores internacionales, que rechazaron acercarse a Alexandrovka, donde tres niñas resultaron heridas.

Así lo denunció el Ministerio de Asuntos Exteriores de la RPD: “La postura de la misión de monitorización de la OSCE, cuyos representantes fueron invitados a visitar a las niñas heridas y a inspeccionar la escena del incidente, hace surgir dudas. Rechazaron esa inspección bajo el ficticio pretexto de prohibición de visitar hospitales, que no se corresponde con la realidad, ignorando así su misión directa de registrar todas las infracciones, sin excepción, al régimen de alto el fuego”, afirmaba el comunicado.

El personal de la misión de la OSCE no ha cumplido con sus obligaciones directas: registrar un acto de guerra. Más adelante, incluso el líder de la RPD, Denis Pushilin, mostró públicamente sus dudas sobre la efectividad de la misión de observación en Donetsk. “Tenemos una pregunta: ¿cuál es el significado de la presencia y de las actividades de una organización internacional tan reputada como la OSCE, que muestra su completa impotencia y no puede, de ninguna manera, impedir las actividades criminales y terroristas del Estado ucraniano? Teniendo en cuenta el completo desinterés de la organización por las peticiones de seguridad y protección para crear un ambiente seguro y proteger a los civiles y a los niños, ¿qué otros métodos independientes puede tener nuestro Estado?”, se preguntó Pushilin.

Teniendo en cuenta que las autoridades tratan de evitar palabras duras contra los representantes europeos, las críticas del líder de la RPD se perciben como la última gota, ya no hay ganas de aguantarse. Sin embargo, al final de su mensaje, Pushilin añadió que es necesario utilizar todos los medios posibles para crear un ambiente de seguridad, dando a entender que la RPD no impedirá las actividades de la OSCE.

Por su parte, el bando ucraniano ignora los crímenes de guerra por parte de sus soldados y comandantes, que dan órdenes de bombardear zonas civiles de la República y se centran en publicar los informes del Estado Mayor de la Operación de Fuerzas Conjuntas sobre el número de soldados ucranianos heridos. Por norma, los informes ucranianos nunca se refieren a la población civil. Lo único que le preocupa a Kiev son los soldados del Ejército Ucraniano. Es lo que Zelensky repite constantemente cuando dice apoyar que acabe la guerra y siempre añade: “para que nuestros chicos no mueran”.

Manipulación política

Pero si el aspecto militar del conflicto en Donbass sigue igual, Kiev pretende modernizar la parte política. En primer lugar, Zelensky ha actualizado la composición de la delegación ucraniana en las negociaciones del Grupo de Contacto. Algunos expertos se han apresurado a sugerir que es la muestra de que Ucrania está finalmente dispuesta a negociar directamente con las Repúblicas de Donbass, pero no es así. Kiev ha encontrado la manera de “cambiar el foco”: invitar a Minsk a refugiados de Donetsk y Lugansk, ahora en las fuerzas de seguridad en los territorios controlados por Kiev. Según cita el canal de Telegram “Legitimate” [conocido por filtrar informaciones fiables que posteriormente se confirman], citando fuentes en la oficina del presidente, Kiev quiere que los representantes de la RPD/RPL negocien con los desplazados mientras Ucrania negocia con Rusia.

“La Fuente explica que la idea de la Oficina del Presidente es la siguiente: queremos garantizar que las negociaciones con la RPD/RPL son conducidas por residentes de Donbass que han abandonado esos territorios, pero no como oficiales sino de forma voluntaria, mientras que el Gobierno ucraniano negocia solo con Rusia. Así que cambiamos el foco que antes se veía así: Ucrania-RPD/RPL-Rusia a Ucrania-desplazados de Donbass-RPD/RPL-Rusia”, afirman fuentes ucranianas.

Esto es perfectamente acorde con la postura de Kiev, aunque es completamente inaceptable para Moscú, Donetsk y Lugansk. La Federación Rusa ha insistido repetidamente en el diálogo directo entre Ucrania y Donbass sin intermediarios. Pero Zelensky y su equipo intentan modificar otra vez las negociaciones en lugar de discutir la resolución del conflicto. Así que no es más que otro fraude político. De hecho, no es más que la simulación de actividad que, a la larga, no llevará a nada. Todo seguirá igual, solo que con más discursos.

El problema real es otro completamente diferente: la paciencia de los habitantes de las Repúblicas se acaba. Por una parte, están los ataques sin fin de las tropas ucranianas, que quedan impunes ante la absoluta indiferencia de los supuestamente imparciales observadores europeos. Y, por otra, el rechazo a una resolución pacífica con ayuda de los instrumentos políticos existentes en las conversaciones de Minsk. Así que no es infrecuente encontrar odio e indignación en las redes expresado por parte de residentes de la RPD y la RPL.

Otra de las quejas entre esta población que lleva seis años en estado de guerra es la falta de respuestas y perspectivas de mejorar la situación. Todo ello se traduce en llamadas a la reanudación de las hostilidades como forma de romper este círculo vicioso. No es difícil encontrar en internet el uso de la frase: mejor un final terrible que un infierno sin fin”.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: