Entrada colaboradores

Una gran parte de Mercurio pudo haber sido arrastrado por el viento solar, sugiere un estudio

Una gran colisión ocurrida hace 4.000 millones de años sería la causante de que gran parte del manto del planeta se desprendiera.

Noticias populares

De casa al trabajo y del trabajo a casa: el coronavirus hace realidad el sueño capitalista de una población controlada y militarizada

Diego Herchhoren.— El gobierno español va a implantar en los próximos días un toque de queda que, sumado a...

Las vacunas contra el Covid-19: los gobiernos, una vez más, a los pies de las multinacionales farmacéuticas

Desde hace tiempo se está evidenciando la distorsión que el capitalismo introduce en el conocimiento científico y en especial...

¿Tiempo de fuga? Áñez pide a EEUU 350 visas tras victoria de Arce

El periodista de la cadena estadounidense de noticias NBC, Tom Brokaw, informó el jueves sobre una carta de Áñez, en...

Un estudio dirigido por astrónomos estadounidenses y publicado el pasado 23 de marzo en la revista The Planetary Sciencie Journal, sugiere que Mercurio tuvo alguna vez un gran manto de silicato que fue eliminado por un impacto gigante en los inicios del sistema solar. 

Los investigadores han centrado su estudio «en una clase separada de modelos posformacionales», que suponen que Mercurio se conglomeró inicialmente con una composición elemental rocosa, similar a la de los otros planetas de nuestro sistema solar. Posteriormente, el manto de silicato se despojó a causa de un impacto gigante que ocurrió hace unos 4.000 millones de años. 

Este impacto podría explicar el gran contenido de hierro del núcleo del planeta, que representa más del 80 % de su radio (el de la Tierra constituye el 50 %).

Los científicos, Christopher Spalding, de la Universidad de Yale, y Fred Adams, de la de Michigan, atribuyen al viento solar el hecho de que el material desprendido por la colisión se arrastrara hacia el espacio exterior y Mercurio perdiera así definitivamente parte de su manto.

Para probar esta hipótesis, construyeron un modelo en el que las partículas de un manto de silicato de un centímetro de grosor, expulsadas de Mercurio, se movían en una «órbita heliocéntrica kepleriana» al verse afectadas por una corriente de viento estelar del  Sol joven, que era de 10 a 100 veces más intenso que el actual.

«Hemos demostrado que el arrastre asociado con el viento temprano del Sol fue probablemente suficiente para causar la migración orbital de partículas de un centímetro en escalas de tiempo», reza el estudio.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: