lunes, agosto 3, 2020
Enlace externo

Estados Unidos provoca una carrera armamentista contra China y Rusia para obstaculizar el desarrollo económico

Noticias populares

El Ministerio del Interior alemán define al coronavirus como «falsa alarma global» en un informe filtrado a la prensa

El gobierno alemán y los principales medios de comunicación han quedado en estado de shock después de que desde...

El certificado digital de vacunación se probará en niños del Tercer Mundo con implantes bajo la piel

Los ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachusetts han desarrollado nanopartículas que se inyectan bajo la piel, emitiendo una luz...

Paremos la anexión sionista de Palestina

Breve reportaje sobre la concentración que se celebró el 25 de junio en la Plaza de la Universidad de...

Estados Unidos está intentando crear una carrera armamentista con China y Rusia para impactar severamente sus economías. Esto se suma a que Estados Unidos también está utilizando sanciones para tratar de debilitar a China y Rusia, al mismo tiempo que intenta debilitarlas desde adentro respaldando a su oposición. Es por eso que no se puede confiar en los frecuentes llamamientos de Washington para que China se una a las negociaciones trilaterales sobre la extensión de New START, el principal acuerdo sobre armas nucleares entre Rusia y los EE. UU. Que expirará en febrero de 2021. Pekín quiere que Estados Unidos reduzca el número de sus misiles a lo mismo que tiene, y es poco probable que Estados Unidos satisfaga de alguna manera la demanda china.

Desde el punto de vista de Washington, percibe estos acuerdos como algo que obstaculiza su dominio global en el mundo postsoviético y es por eso que también están tratando de separar a China y Rusia de cooperar entre sí. Estados Unidos está creando deliberadamente una narrativa que intenta retratar a China como responsable de no renovar el Tratado de Reducción de Ofensivas Estratégicas (START 3), al igual que culpó a Rusia por la cancelación de los Tratados de Cielos Abiertos y Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio.

Washington es muy consciente de la posición de Beijing, que no participa en acuerdos multilaterales porque reconoce que existe una desproporción en el potencial militar de China en comparación con Estados Unidos y Rusia. Rusia y los Estados Unidos representan el 90% de todas las armas nucleares. Washington simplemente está buscando a alguien a quien culpar para poner fin a estos tratados a fin de hacer que China, y tal vez incluso Rusia, sean culpables. Washington debilita deliberadamente el control de armas con la esperanza de mantener un orden global centrado en los EE. UU. Y debilitar el ascenso y el resurgimiento de muchos estados opositores, como China y Rusia.

Es indiscutible que el desarrollo económico de China lo llevará a tener un ejército grande y poderoso con un enorme arsenal de misiles estratégicos. Aunque Rusia no puede igualar el poder económico de EE. UU. Y China, ha demostrado continuamente que tiene un ejército poderoso que está dispuesto a utilizar para proteger sus intereses que se oponen a las ambiciones estadounidenses, como se vio en Osetia del Sur en 2008 y Siria en 2015.

Estados Unidos y Rusia, incluso cuando lideraron la ahora desaparecida Unión Soviética, han seguido siendo los actores principales que poseen armas nucleares, misiles estratégicos para muchos propósitos y diferentes plataformas de combate. Sin embargo, las circunstancias internacionales cambiaron y con el tiempo apareció China. China no es un gigante militar en comparación con estos dos países, pero es una potencia económica que tiene todos los requisitos previos y el control sobre las tecnologías militares necesarias para la producción de misiles ofensivos estratégicos y la producción de combate moderno. Es por eso que EE. UU. Tiene la expectativa pública de incluir a China en los tratados de control de armas.

Sin embargo, la condición de Beijing de que Estados Unidos reduzca sus armas nucleares existentes al nivel de China, que son aproximadamente 20 veces más pequeñas que la estadounidense, es algo que Washington rechazará sin pensarlo dos veces. Es imposible por varias razones. ¿Cómo puede Estados Unidos destruir tantos misiles y tecnología que es extremadamente costosa y al mismo tiempo regresar a una posición desde la que tendrían que competir nuevamente con un gran poder económico en aumento? Pero es un juego de los jugadores estratégicos más importantes en el escenario mundial, y es posible que haya concesiones mutuas.

Lo que es seguro es que el futuro de estas negociaciones y acuerdos dependerá principalmente de los resultados de las próximas elecciones en los Estados Unidos y del próximo gobierno que se constituirá allí. Desde la campaña de Donald Trump para convertirse en presidente de los Estados Unidos hace varios años, ha apuntado a China como la razón principal del declive de su país en el poder económico y militar. Para cualquier observador serio, esto, por supuesto, es absurdo y descuenta el perpetuo estado de guerra de los Estados Unidos que agota significativamente las arcas públicas, y Trump probablemente también lo sabe. Hay muchas posibilidades de que si Trump logra asegurar un segundo mandato, se vuelva más amable con China, ya que ya no necesita jugar la carta populista. Pero hasta entonces, no aliviará la presión sobre China, mientras que muchos dentro de su administración esperan desencadenar una carrera armamentista con China y Rusia para obstaculizar su progreso económico bajo la apariencia de que Beijing y Moscú son responsables del fin de los tratados de control de armas.

Fuente

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Revisar la historia de Cuba… a machetazos

https://diario-octubre.com/wp-content/uploads/2020/08/03/revisar-la-historia-de-cuba-a-machetazos/leccionesdemanipulacion394.mp4 José Manzaneda, coordinador de Cubainformación.- A la derecha le apasiona el revisionismo histórico. Desde Miami nos dicen que la dictadura de Fulgencio Batista fue...

Le puede interesar: