jueves, octubre 1, 2020
Enlace externo

¿Han conquistado las mujeres el poder político?¿Cambia eso las cosas?

Noticias populares

Milicia mercenaria de Washington secuestra a jóvenes en provincia de Hasakeh

Hassakeh, Reqqa, SANA.— La autoproclamada milicia separatista FDS apoyada por las tropas de ocupación estadounidenses, secuestró a un número...

La vergonzosa huída

José L. Quirante.— El 20 de junio de 1791 los reyes de Francia, el Borbón Luis XVI y María...

Vacunas rusas llegarán próximamente a Venezuela

Caracas, Distrito Capital. –En el mes de octubre o principios de septiembre llegan a Venezuela las primeras vacunas de...

El aumento de la participación femenina en los puestos de dirección política no ha dejado de crecer y, en la mayoría de los países, en el último cuarto del siglo XX las mujeres habían llegado a las asambleas legislativas. Si bien,  lo femenino y lo progresista no van necesariamente de la mano y las mujeres, por el hecho de serlo, no tienen valores, prioridades o  intereses políticos diferentes a los hombres de su clase. Uno de los ejemplos  que  claramente pone de manifiesto esa realidad es el de los gobiernos de Margaret Thatcher. La mujer que más poder ostentó en la Europa del siglo pasado a lo largo de los once años que ocupó la jefatura del gobierno del Reino Unido sólo significó una profundización de las políticas capitalistas neoliberales contra  mujeres y hombres de las capas populares.

Redujo impuestos a los ricos, suprimió subsidios públicos (el bienestar era, sigue siéndolo, algo individual en función del  esfuerzo y  capacidades), eso del condicionante social no existe y es una excusa para personas vagas y vividoras de subvenciones (a excepción de patronos que viven de los ERES que pagamos todas y subvenciones de cuotas a la seguridad social), privatizó la práctica totalidad de las empresas públicas o las cerró, flexibilizó la legislación laboral hasta dejar desprotegida a la clase  obrera, exigió mayores inversiones en armamento para la OTAN, machacó el sistema sanitario público (hoy bastante relevante en uno de los países con mayores contagios de covid-19) y se marcó como objetivo destrozar el movimiento obrero y a las organizaciones de mineros, por no hablar de su política criminal y la guerra sucia con Irlanda del Norte…Toda una odiosa institución femenina que, en una especie de justicia  poética, perdió la memoria fruto del alzhéimer. Pero nosotras no olvidamos que  no se trata de una cuestión ni de número, ni de sexo, ni de cargo, ni de feminismo de la diferencia, sino de una cuestión de los intereses de la clase social que se representa.

Sigue siendo así. Cada día más mujeres ocupan puestos de representación política. En las organizaciones, en los ministerios, en los gobiernos, en los parlamentos centrales y autonómicos. Hay incluso imágenes de cumbres de la OTAN con un número importante de mujeres, la guerra tampoco es ya una cuestión exclusivamente masculina. La lucha de las mujeres contra la discriminación, por sus derechos como personas y en pos de la igualdad ha dado lugar a la puesta en marcha de medidas desde el poder para asegurar un equilibrio de presencia de mujeres y hombres en las instituciones. El resultado de esa incorporación ni ha cambiado el signo de las decisiones que se toman, siempre determinadas y al servicio de la clase dominante, ni ha modificado el tipo de decisiones, desterrando uno de los mitos sobre la participación de las mujeres como más proclives a determinados temas y sensibilidad social. Aún resuena el odio de clase de aquel “que se jodan” de Andrea Fabra en el Congreso a cuenta de los recortes en las  prestaciones de paro. Otro ejemplo más de la cuestión de clase como factor único y determinante de las actuaciones políticas y lo irrelevante de la cuestión de género. Algo más reciente, ahí tenemos el gobierno de la Sra. Díaz Ayuso y su gestión de la crisis sanitaria, para responder a la estúpida pregunta de los analistas sobre si estaban respondiendo mejor a la crisis del coronavirus los países gobernados por mujeres. Como cuestión retórica y para entretener tertulias de terrazas veraniegas nos podría interesar jugar al despiste si no fuera porque las muertes han caído de nuestro lado tras años de recortes y privatizaciones en servicios públicos y han practicado con nosotras y nosotros el darwinismo social para salvar los beneficios de la oligarquía.

Hace poco más de un año se constituyó el Congreso actual, anunciado a bombo y platillo como el más igualitario de nuestra historia y de toda Europa, las mujeres representan más del 47%. También hay mayoría de mujeres entre las portavocías de los grupos parlamentarios y, pese a ello, en nuestras vidas y derechos de mujeres del pueblo trabajador nada ha cambiado. Nada hemos notado. No estamos más empoderadas, ni se han reducido nuestras cargas en los trabajos reproductivos, ni han mejorado nuestras condiciones laborales – incluso han empeorado con el teletrabajo- ni se han recuperado los servicios públicos privatizados, ni hay mayor dotación presupuestaria para servicios sociales, ni hay más medios económicos para evitar la violencia de género, ni la enseñanza es gratuita desde los 0 años, ni tenemos centros públicos de atención a personas en dependencia, ni … nada ha cambiado para nosotras porque no es cuestión de género y número sino de clase.

Ana Muñoz

1 COMENTARIO

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

La Mafia Claver-Carone

¿Saben cómo actúa la Mafia? Vean. El 17 de agosto, Robert O’Brien, Consejero de Seguridad Nacional de Donald Trump, y Mauricio Claver-Carone, su director...

Le puede interesar: