lunes, septiembre 28, 2020
Enlace externo

Cortar los tentáculos transnacionales de la trata de personas

Tolerancia cero es la divisa de Cuba frente a un delito que mueve millones de dólares en el mundo y constituye una violación grave de los derechos humanos

Noticias populares

Milicia mercenaria de Washington secuestra a jóvenes en provincia de Hasakeh

Hassakeh, Reqqa, SANA.— La autoproclamada milicia separatista FDS apoyada por las tropas de ocupación estadounidenses, secuestró a un número...

Vacunas rusas llegarán próximamente a Venezuela

Caracas, Distrito Capital. –En el mes de octubre o principios de septiembre llegan a Venezuela las primeras vacunas de...

Ejército ruso incrementa su presencia en el noreste de Siria

Un número de militares rusos han sido vistos dirigiéndose desde Latakia a la gobernación de Al Raqqa esta semana,...

Yeilén Delgado Calvo.— «Busca el dinero, porque si no me matan», le suplicó José* a su madre a través del teléfono, desde un inmueble de México donde lo mantenían cautivo junto a otros seis cubanos. Llegar a Estados Unidos después de salir ilegalmente de Cuba constituía ya la menor de sus preocupaciones. La cuestión, entonces, era preservar la vida, y salir de una pesadilla de golpes, amenazas y trabajo forzado.

La madre vendió su casa para reunir el efectivo que le pedían y se comunicó con los captores. Fue otra cubana, cómplice en la Isla, la encargada de recibir el dinero y hacerlo llegar a uno de los miembros de la red criminal; por esa operación recibió cien CUC.

El esposo de esta mujer, llamémoslo Adrián, había pasado antes de víctima a victimario. Junto a un grupo de personas partió en una lancha rápida hacia territorio mexicano. Se suponía que quienes los transportaban les proporcionarían alojamiento hasta que pudieran cruzar la frontera estadounidense; pero allí los retuvieron.

Adrián dijo que no tenía dinero y se ofreció a engañar a otros cubanos; así se integró a la red y vigiló, violentó e intimidó a secuestrados como José. Entre sus tareas estaban llamar a las familias y pedir dinero a cambio de no asesinarlos, y enviar imágenes inquietantes para presionar.

Él y su mujer, junto a dos mexicanos miembros de la organización, fueron los encartados de la Causa 91 de 2018 del Tribunal Provincial Popular de Artemisa, quienes recibieron penas desde los cuatro años y ocho meses hasta los 25 años de privación de libertad, por incurrir en la trata de personas (modalidad: esclavitud).

Este es uno de los casos descritos en el Informe de Cuba sobre la Prevención y Enfrentamiento a la Trata de Personas y la Protección a las Víctimas (2019), que incluye 15 causas:

Con fines de esclavitud sexual (12)

Por mendicidad forzada (2)

Con fines de esclavitud (1)

Se identificaron 25 víctimas:

10 mujeres

8 niñas

1 niño

6 hombres

Esta baja, aunque lamentable e inadmisible incidencia, es consecuencia de la política de tolerancia cero propugnada con sistemático rigor por el Estado cubano contra el flagelo. Cuba ha ratificado el Protocolo de Palermo (para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños) y posee una herramienta para coordinar las acciones estatales y de la sociedad civil: el Plan de Acción Nacional para la prevención y enfrentamiento de la trata de personas y la protección de las víctimas (2017-2020).

ZANCADILLAS AL ENGAÑO

Según las Naciones Unidas, la trata se ubica entre los tres delitos más lucrativos, junto al tráfico de armas y el de drogas, y prácticamente todas las naciones están afectadas, ya sea como punto de origen, tránsito o destino de las víctimas.

Aunque en nuestro país no operan redes criminales, el hecho de que varios ciudadanos cubanos hayan sido víctimas de extranjeros con complicidad de nacionales, mediante el ofrecimiento de facilidades migratorias y laborales, revela una insuficiente percepción de riesgo.

Debido a ello, el trabajo de Cuba no está enfocado solo hacia dentro de las fronteras, para evitar que proliferen modalidades de la trata en el territorio, sino también en la colaboración internacional, que permita proteger a los ciudadanos cubanos víctimas en otras naciones.

El fiscal de la Dirección de Cooperación Jurídica Internacional y Relaciones Internacionales, de la Fiscalía General de la República (FGR), Eugenio Raúl Martínez González, reseña, en un reciente artículo, algunos casos de los últimos años que revelan los peligros detrás de supuestas ofertas de trabajo y la importancia de que los estados trabajen juntos para procesar a los culpables.

En 2016, la Unidad Provincial de Investigación Criminal y Operaciones de Camagüey desarrolló una investigación contra tres acusados, «que se dedicaban a contactar mujeres jóvenes en los municipios de Céspedes y Florida, a las que prometían trabajo en Ecuador, asumiendo los gastos de viaje y pasaporte», por cuyo concepto fijaban deudas entre 2 500 y 3 000 USD.

Al arribar a Ecuador las obligaban a prostituirse para que pagaran; la cantidad se incrementaba con el paso del tiempo, y para conminarlas a cumplir, las amenazaban o despojaban de sus documentos de identificación. Los acusados fueron sancionados a 25, 15 y diez años de privación de libertad.

Al año siguiente, expone Martínez González, se colaboró con un proceso penal del Ministerio Público del Estado Plurinacional de Bolivia:

«En el Night Club denominado Katanas, ubicado en la ciudad de La Paz, se ejercía la prostitución y para tales fines los encartados realizaban viajes a diferentes países, entre los que estaba Cuba, con el objetivo de llevar mujeres para que trabajaran en el referido establecimiento nocturno, obligándolas en las noches a prostituirse, además de maltratarlas y amenazarlas con la deportación si se negaban a hacerlo.

«Las autoridades bolivianas solicitaron información sobre el flujo migratorio de los implicados y conocer sobre posibles denuncias formuladas ante las autoridades cubanas».

En clara oposición a la manipulación política del tema por EE.UU., que mantiene a Cuba por segundo año consecutivo en el nivel tres –la peor calificación– dentro de su lista de naciones que supuestamente no hacen lo suficiente para luchar contra el tráfico humano (con el argumento absurdo de que las misiones médicas cubanas son ejemplo de trabajo forzado), el país amplía la colaboración internacional para frenar la trata.

Prueba de ello son –entre otros– la vigencia de 11 tratados de extradición y 25 acuerdos de asistencia jurídica (16 de los cuales contemplan la extradición); la firma por parte de la FGR con organismos homólogos de otros países de 20 instrumentos; así como el intercambio de información con servicios operacionales extranjeros, como la Interpol.

El Ministerio del Interior de Cuba, por su parte, concentra las acciones respecto a la trata de personas con fines de explotación sexual de carácter transnacional, en la detección durante los procesos de traslado hacia el exterior de las potenciales víctimas, y la interrupción de la captación.

Proteger a las mujeres es prioridad. Los números demuestran que a nivel mundial ellas representan el 49 % de todas las víctimas de trata, y la forma más común de explotación es la sexual (59 %). Ello es consecuencia directa, también, del machismo, que entiende el cuerpo de la mujer como un territorio que puede dominar.

Desde julio de 2018, en la Isla se obstaculizaron 38 operaciones de traslado de jóvenes hacia los principales destinos identificados (Turquía y China, y en menor medida Italia, Alemania, Vietnam, Portugal, Islas Caimán, Jamaica, Chipre y Mali), hechos en los cuales se implicaron 191 presuntos artistas.

También fueron frustrados nueve castings y otras acciones de captación, en las que se identificaron 134 presuntas víctimas, 24 organizadores cubanos y 16 extranjeros, en Cuba y en el exterior.

Protección social y seguridad ciudadana, igualdad de oportunidades para todas las personas; políticas y programas para el empoderamiento de la mujer, acceso gratuito a los servicios de salud y educación, acceso universal a la cultura, el deporte y la recreación, y los instrumentos jurídicos vigentes, entre ellos la Constitución de la República, son fortalezas de nuestro país frente a la trata, reconocidas por los organismos internacionales competentes.

Dicho tejido le permite no solo el enfrentamiento efectivo sino, además, la prevención de los hechos y la atención especializada a las víctimas y a las personas con mayor vulnerabilidad de serlo. Sin embargo, este no es, pese a los bajos números, un fenómeno menor o solo de interés de las autoridades policiales. A la trata se la frena con el actuar conjunto de la sociedad y la capacitación para identificarla y juzgarla.

RASGOS DE LA TRATA DE PERSONAS CON FINES DE EXPLOTACIÓN SEXUAL

Empleo de contrataciones artísticas irregulares tramitadas a través de internet o utilizando intermediarios.

Los contratos se realizan en idioma extranjero y sin respaldo legal en Cuba o el exterior, y se emplean para obtener el visado en las embajadas de los países de destino en nuestro país.

La salida es financiada por empresarios e intermediarios cubanos desde el extranjero.

Se identifican organizadores y clubes nocturnos con antecedentes de vincularse a la prostitución y explotación laboral en los países de destino.

Presentación de viajes con presuntos fines turísticos hacia países de libre visado o la utilización de otros como punto de tránsito para continuar viaje hacia su destino real.

Fuente: Informe de Cuba sobre la Prevención y Enfrentamiento a la Trata de Personas y la Protección a las Víctimas (2019)

*Estos no son nombres reales, la identidad verdadera de las víctimas y criminales se protege en los informes.

Fuente: granma.cu

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: