COVID-19 en el mundo: Londres volverá al máximo nivel de alerta contra el coronavirus

Noticias populares

Ángeles Maestro: “Las vacunas fiables son la cubana, la rusa y la china”

Lo que quiero decir en relación a las vacunas, con la pandemia del coronavirus, lo hago desde posiciones profesionales...

Biden pone a un criminal de guerra al frente del Pentágono

Biden ha nombrado Secretario de Defensa al general Lloyd Austin. Será el primer negro en ponerse al frente del...

El gran salto adelante: Al crear la red de Internet más rápida y avanzada del mundo, China reclama la supremacía sobre Estados Unidos

China logró la «supremacía cuántica» con el desarrollo de su computadora cuántica Jiuzhang, que el mes pasado superó al...

Dos semanas después de reabrir, bares, restaurantes, locales culturales y de ocio deberán cerrar en Londres y partes del sureste de Inglaterra que este miércoles pasarán al nivel máximo de alerta contra el coronavirus debido al fuerte aumento en los contagios.

“Sé que es una noticia difícil y que para los negocios afectados será un revés considerable” pero “esta acción es absolutamente esencial”, afirmó el pasado lunes el secretario de Salud, Matt Hancock, ante el parlamento, donde precisó que el número de infectados se duplica cada siete días en algunas de zonas del país.

“Sabemos que esta duplicación de casos se reflejará en las admisiones hospitalarias y sólo se necesitan unas pocas duplicaciones para que el sistema público de salud se vea superado”, agregó.

Según explicó un reporte de AFP, el paso al tercer nivel de alerta implica el cierre de hoteles, bares y restaurantes (que sólo podrán vender comida para llevar), además de establecimientos culturales como cines, teatros, museos y distintos centros de ocio.

Todas aquellas personas que puedan serán llamadas a trabajar desde sus casas y a evitar los viajes no esenciales.

“Estas restricciones entrarán en vigor en la madrugada del miércoles”, anunció Hancock.

Asimismo, instó a respetar las restricciones “hasta que podamos vacunar a suficientes personas vulnerables”.

El Reino Unido, uno de los países más afectados de Europa, con más de 64.000 muertes, fue el primer país occidental en iniciar la campaña de vacunación contra la enfermedad de COVID-19, luego de haber sido también el primero en aprobar el ensayo desarrollado por Pfizer/BioNTech. Las autoridades esperan finalizar con la inoculación de los grupos de mayor riesgo en abril.

El objetivo es evitar un tercer confinamiento

El pasado 2 de diciembre, Inglaterra finalizó un confinamiento de cuatro semanas, el segundo tras el de marzo-junio, y el país entró en un sistema reforzado de restricciones locales en función del nivel de contagios.

Mientras gran parte del norte pasó inmediatamente al máximo nivel, Londres y el sureste habían permanecido en el nivel 2 de una escala de 3.

Las medidas contra la propagación de la enfermedad de COVID-19 incluyen también una limitación de los contactos sociales, entre ellas la prohibición de reunirse con personas con quienes no se conviva, incluso en el exterior, salvo en parques o playas y nunca en grupos de más de seis, niños incluidos.

Las escuelas, comercios, salones de belleza y peluquerías podrán permanecer abiertos.

“Esto es una increíble decepción para nuestros negocios que ya han sufrido tanto este año”, lamentó el alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, tras haber advertido en los últimos días de que la imposición de restricciones estrictas sería “catastrófica” para la hostelería y la restauración durante el período de Navidad.

Sin embargo, llamó a todos los londinenses a respetar las medidas para evitar un tercer confinamiento el próximo año que “sería lo peor para los negocios” de la ciudad.

Por su parte, la City de Londres, el poderoso corazón financiero del Reino Unido, instó a “los políticos a revisar continuamente estas decisiones para que la capital pueda volver al nivel 2”.

Ante la propagación del coronavirus en las escuelas secundarias, el gobierno lanzó la semana pasada una campaña masiva de pruebas para niños de 11 a 18 años en siete de los 32 distritos de Londres y partes de Essex y Kent.

Dos de los distritos de la capital, Greenwich e Islington, han optado por cerrar los colegios.

En todo el país, las restricciones se relajarán durante cinco días en torno a la Navidad para permitir los viajes y que hasta tres hogares pasen las fiestas juntos.

Uno de cada diez españoles ha pasado el coronavirus en 2020

Uno de cada diez españoles, alrededor de 4,7 millones de ciudadanos, se ha contagiado de coronavirus en los once meses que llevamos de pandemia, tres millones más de los que contabiliza como diagnosticados el Ministerio de Sanidad, que los eleva a algo más de 1,7 millones.

Así lo desvela los resultados preliminares del macroestudio Enecovid del Instituto de Salud Carlos III presentado a partir de los test rápidos de anticuerpos y divulgados por EFE, si bien habrá que esperar a las próximas semanas para tener datos más detallados de los análisis en laboratorio.

La mitad de los ciudadanos se infectaron en la primera ola, según arrojaban las cifras de las tres primeras rondas que culminaron en julio y que elevaron la tasa de seroprevalencia al 5,2 %.

Mientras, la otra mitad se ha contagiado en la segunda ola epidémica, ha destacado la directora del ISCIII, Raquel Yotti, en una rueda de prensa conjunta con la directora del Centro Nacional de Epidemiología, Marina Pollán, y el secretario general de Salud Digital, Información e Innovación del SNS, Alfredo González.

De esta forma, España sigue lejos de la inmunidad de rebaño que requeriría de al menos un 60 % de contacto con el virus, y ello pese a que los casos contabilizados por Sanidad son infinitamente mayores en esta nueva curva.

Como en las rondas anteriores, el estudio vuelve a mostrar grandes diferencias geográficas y es el centro peninsular el que sigue aglutinando un 15 % o más de las infecciones, con Madrid, Cuenca y Soria a la cabeza, que superan el 18 %, mientras en otras zonas no se alcanza el 5 %, como Canarias, Lugo, Pontevedra y A Coruña, Valencia y Córdoba y Huelva.

Pese a que los test rápidos facilitan la participación, lo cierto es que ha descendido a 51.409 las personas que han aceptado participar en esta cuarta ronda, realizada entre el 14 y el 29 de noviembre.

En esta quincena, la tasa de seroprevalencia asciende al 7,7 %; si se resta a la global (desde el inicio de la pandemia), que es del 9,9 %, se desprende que un 2,8 por ciento de los españoles ha perdido o reducido su nivel de anticuerpos IgG, si bien hay que aguardar los resultados consolidados.

Según Yotti, se trata de “una primera comunicación”, pero es “útil con fines de salud pública” y además presenta una “buena concordancia” con los resultados de las pruebas ELISA.

La responsable del ISCIII ha querido dejar claro que “los test rápidos tienen una precisión menor que los de laboratorio; por eso se desaconseja su uso para diagnóstico. Son útiles para hacer estadísticas, pero no para tomar decisiones a nivel individual”.

Ninguno permite determinar si una persona tiene o no una infección activa, sino solo “si en un momento dado se ha pasado una infección”: “Ninguna persona debería tomar decisiones con este tipo de test para evitar la propagación del virus”, ha advertido Yotti.

El fenómeno contrario, el de las personas que resultaron seronegativas en la primera fase del estudio y que ahora tienen anticuerpos IgG detectables (tasa de seroconversión), representa un 3,8 %, cuando en las anteriores era del 0,7-0,9 %.

La proporción de personas con anticuerpos IgG es mayor en residentes de grandes ciudades de más de 100.000 habitantes, de un 8,3 % actualmente y de un 11,6 % en el global del estudio.

Mientras que el porcentaje de asintomáticos con anticuerpos IgG es del 3,3 %, cuando en las oleadas anteriores se mantuvo entre un 2,5 % y un 2,8 %; los contagiados sin síntomas suponen el 30 % del total de positivos.

Otra de sus conclusiones es que en las personas con síntomas compatibles con COVID-19, la prevalencia aumenta con el número de síntomas y es particularmente alta en las que refieren anosmia (43 %), similar a lo encontrado en la primera fase; finalmente, se han detectado anticuerpos IgG en un 3,3% de los participantes que no han referido síntomas en ninguna de las rondas.

La prevalencia de estos anticuerpos en las personas que en algún momento han sido convivientes de un contagiado se dispara al 31 % frente a los casos en los que el positivo no es conviviente, que se reduce al 13 %.

Aunque la tasa de seroconversión de convivientes con casos conocidos o sospechosos se multiplica casi por 10 (35 % en convivientes de caso confirmado y 26,3 % en convivientes de personas con síntomas COVID-19 vs el 3,8% general).

Los trabajadores que más se han infectado de coronavirus en España son los sanitarios (16,8 %) y las mujeres que cuidan a personas dependientes en el domicilio (16,3 %); Pollán ha destacado la alta prevalencia global acumulada en estos colectivos, a los que le siguen las limpiadoras, con casi el 14 %, y aquellas que trabajan en establecimientos sociosanitarios, con un 13 %.

También ha dicho que es “llamativo” que aquellas personas sin nacionalidad española tienen una prevalencia mayor, alrededor del 13 %, lo que a su juicio podría estar relacionado con su actividad o con sus condiciones de vida.

El personal de enseñanza no presenta cifras superiores al resto de colectivos, según el estudio.

(Con información de medios y agencias)

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: