El Socialismo y la tecnología: las energías

Publicado:

Noticias populares

En este artículo sobre el socialismo y la tecnología hablaremos sobre las energías y sus distintas fuentes, algo esencial en un mundo moderno y avanzado y esencial en la vida diaria de cualquiera, por lo que tiene un enorme impacto y pide algo de análisis fuera de la manipulación de los socialdemócratas y fascistas de índole varia, así que comenzaremos explicando las distintas fuentes de energía eléctrica:

  • Carbón: La más contaminante con diferencia, estable y relativamente barata y un 33% de eficiente de promedio, esto es, un 33% del calor generado en la quema de carbón se convierte en electricidad y representa un 4,2% de toda la energía generada en España y no es renovable.
  • Ciclo combinado + Cogeneración: Ciclo combinado es el nombre de una tecnología a través de la cual se convierte el gas en electricidad con una eficiencia cercana al 67%, mucho más que el carbón y menos contaminante aunque siga contaminando y la cogeneración, que consiste en un proceso parecido pero se crea energía tanto eléctrica como térmica, para llevar energía caliente a las casas, con unas cifras parecidas a la anterior tecnología y no son renovables. Juntas representan el 23,9% de la energía total.
  • Nuclear: La única energía limpia entre todas las energías no renovables, cara, con solo un 14% de eficiencia y con un proceso lento a la hora de empezar a producir, sin embargo, la menos investigada debido a su estigma (sobre todo entre la socialdemocracia). Estable, con una calidad de energía altísima y la mayoría en España con un 26,6% de la producción total.
  • Eólica: La más abundante entre las renovables, a pesar de depender del tiempo (Si deja de haber viento, obviamente deja de proveer, por lo tanto, no es estable), provoca problemas con la fauna local, es muy ruidoso y destroza el paisaje y necesita de cantidades ingentes de cobre, cada vez más escaso. A pesar de todo esto España tiene zonas con mucho viento por lo que es muy viable como energía renovable.
  • Hidráulica: La segunda más abundante de las renovables, algo menos dependiente del tiempo ya que la lluvia es relativamente regular en España y el agua se puede acumular bastante tiempo (en invierno llueve mucho más que en verano), requiere de muchísimo espacio para que sea viable y provoca problemas con los ríos y demás acuíferos pero tiene otro uso que es acumular agua dulce para después transformarla en agua potable y es muy eficiente, un 80%.
  • Energías solares: Menos abundantes que las anteriores, su principal problema es que depende mucho más que las anteriores del tiempo y la energía fotovoltaica crea una gran cantidad de residuos tóxicos en su fabricación y mantenimiento, sin embargo es bastante eficiente y España es el país con más horas de sol de Europa por lo que tiene gran potencial esta tecnología.

Como se puede apreciar en la descripción de cada tecnología y bajo la premisa de que la electricidad debe ser universal y gratuita bajo el socialismo, las energías renovables presentan graves problemas a pesar de que, obviamente, son el futuro a llevar bajo el socialismo ya que son la única opción posible para preservar el mundo en el que vivimos y así hacer alcanzar a la humanidad su máximo nivel bajo el comunismo. Son la única forma de conseguir universalizar algo tan necesario con el nivel de desarrollo actual como son la electricidad y el agua caliente perjudicando lo mínimo al planeta, sin embargo, a pesar de que ya están relativamente desarrolladas, necesitan de una enorme investigación (por lo tanto tiempo) y por ello hay que recurrir a sus 2 alternativas, la energía nuclear, prácticamente nula en contaminación y que ya hay en gran cantidad en España, pero que requiere de bastante tiempo también en poner en funcionamiento, y el gas que, aun emitiendo CO2 en su quema, es muy poco contaminante comparada con el petróleo y el carbón y puede ponerse en marcha más rápido que la energía nuclear por lo que es la opción más adecuada para acompañar a las energías renovables debido a su volatilidad (a nadie le gustaría tener caídas de tensión debido a que haya habido poco sol o poco viento) y después ser sustituida por la energía nuclear como fuente de energía constante.

La investigación bajo el socialismo es muy importante para las energías ya que hoy día solo se investiga por la rentabilidad, sin embargo, cuando el objetivo sea ponerlo al servicio de la clase obrera esa investigación tomará un rumbo óptimo para la humanidad y en ese rumbo es esencial que no solo se investiguen las energías renovables sino otra tecnología de energía nuclear como es la fusión.

La energía nuclear se logra hoy día a través de la fisión, que consiste en dividir átomos bombardeándolos con electrones y de esa forma rompiéndolo y en ese proceso se genera gran cantidad de radiación y calor. Ese calor se aprovecha para crear vapor de agua y mover con ese vapor un generador, de tal forma que se crea electricidad. Este proceso requiere elementos muy inestables como son el uranio que son ‘frágiles’, sin embargo, existe otro proceso en fuerte investigación que es la fusión nuclear, que consiste en unir átomos lo cual genera también inmensas cantidades de radiación y calor (aún más que en la fisión). La ventaja de la fusión es que se puede hacer de forma prácticamente ilimitada (El sol es un reactor inmenso de fusión nuclear, por ejemplo). Hoy día se sabe cómo hacer la fusión (las bombas H de hidrógeno) pero no se sabe cómo hacerlo de forma controlada, que es lo necesario para poder generar energía de forma adecuada. La investigación necesaria para desarrollar esta tecnología es inmensa debido al peligro con el que se trabaja y la complejidad de los cálculos y la ingeniería necesaria, y solo una vía y los recursos adecuados y bien organizados pueden lograr esta tecnología, características inherentes al socialismo contrario a la anarquía de producción y el desarrollo de la ciencia bajo la inestable burguesía que sólo exige beneficios sin importar el valor real para la sociedad. No solo eso, sino que la energía es un enorme y extremadamente lucrativo negocio para la burguesía en España, en especial en Euskadi, donde ha ganado 1.815 millones en 376 adjudicaciones por el sector público, y aun así el precio de la electricidad en España es alto hasta decir basta (hasta 0,10021 €/kWh), a pesar de los beneficios colosales que tienen las eléctricas españolas (de las que más en el mundo), ya que los precios los fijan los monopolios del sector, eliminando la libre competencia y aumentando los precios aunque el coste de producir el kWh no varíe. Este sistema únicamente beneficia a los burgueses que pueden permitirse gastar cantidades ingentes de energía y a los dueños de las empresas energéticas que tienen permanentemente ganancias mientras en Madrid miles de familias no tienen luz ni calefacción.

Por lo tanto, el único futuro posible para que la humanidad continúe y se desarrolle a su máximo es el socialismo y posterior comunismo, y para ello hay que luchar militando en el PCOE y luchando contra la explotación de la burguesía y de la barbarie que ello supone, de no solo cambiar las cosas sino revolucionarlas, de destruir el capitalismo y así liberar a la clase obrera.

¡Por una ciencia por y para la humanidad!

¡Milita en el PCOE!

Comité Nacional de Euskadi del Partido Comunista Obrero Español

spot_img

1 COMENTARIO

Responder a El Socialismo y la tecnología: las energías – PoderObrero Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Ante la crisis, otro frente nacional

Gracias al Paro Nacional el régimen retrocedió en su pretensión de seguir echando la crisis en hombros de las capas medias y de los empobrecidos, en su terco intento descargó lo más cruel de su represión contra los manifestantes hasta dejar en el suelo el prestigio de sus Fuerzas Armadas.