Colonel Cassad: Una advertencia

Publicado:

Noticias populares

Dmitry Kozak, supervisor de la Administración Presidencial de Rusia de la cuestión ucraniana (tras la dimisión de Vladislav Surkov) ha realizado una serie de declaraciones a raíz de la escalada en Donbass y la negativa de la delegación ucraniana a viajar a la prorrusa ciudad de Minsk.

 

El principal mensaje que se ha transmitido con las declaraciones es que, si Ucrania se lanza a una ofensiva completa, Rusia intervendrá por la fuerza, lo que pondría en cuestión la propia existencia de Ucrania. De facto, se trata de una amenaza, aunque indirecta, que deja claras las circunstancias bajo las que las Fuerzas Armadas de Rusia entrarían abiertamente en la RPD y la RPL para protegerlas.

Si lo que está ocurriendo son escaladas locales, la opción posible es que Rusia siga esperando, como ha hecho hasta ahora. En general, la amenaza parece un intento de marcar una clara línea roja, tras la cual habría guerra. El año pasado, al-Sisi planteó una línea roja similar a Erdogan con respecto a Sirte.

Lo que ha ocurrido y está ocurriendo ahora en el frente no se considera objeto de intervención de las Fuerzas Armadas de Rusia. De ahí que el espacio que hay entre una tregua de verdad y una ofensiva a gran escala sigue siendo una “zona gris”, donde no hay ni paz ni una guerra a gran escala y todo sigue como estaba.

Kozak afirmó también que no son los estadounidenses los que están empujando la situación hacia la guerra, sino Zelensky y su entorno, que no comprenden qué están haciendo y lo que amenazan. En este sentido, no estoy de acuerdo, el empeoramiento en Donbass comenzó tras las elecciones de Estados Unidos (como se esperaba” y la victoria de Biden, es decir, las fuerzas que avivaron la guerra en Ucrania.

Según Kozak, Ucrania no va a implementar los acuerdos de Minsk, pero tampoco se va a retirar de ellos, para asegurarse de que Occidente no levante las sanciones antirrusas, aunque según Kozak estas cuestiones no están relacionadas en ninguna manera. Es cierto, teniendo en cuenta que hay una nueva guerra fría en marcha y las sanciones contra Rusia no se van a levantar, aunque las posturas comiencen a acercarse.

Rusia apoya la continuación de las negociaciones de Minsk y se opone a que sean trasladadas a otro lugar. Esto también es una negativa a considerar el berrinche de Ucrania sobre trasladar las negociaciones a Polonia [como ha propuesto Kravchuk]. La Federación Rusa quiere también hacer públicos los resultados de las negociaciones de Minsk para mostrar así las mentiras de la delegación ucraniana.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: