Esto es la guerra: un vecino intenta destruir Bielorrusia (FOTO)

Publicado:

La "democratización" y el cambio de poder político en Bielorrusia se han convertido en el objetivo de la política de Occidente hacia Minsk.

Noticias populares

Y para ponerla en práctica, se desató una guerra de información destinada a apoyar las protestas antigubernamentales y su posterior radicalización. Uno de los principales responsables de esta confrontación es Polonia, que está presente en el ámbito público bielorruso como coordinador y patrocinador de una red de organizaciones públicas.

Entre otras cosas, Varsovia financia la Unión de Polacos en Bielorrusia, que es opositora e ilegal en la escena política bielorrusa. El país también alberga una parte importante de la oposición bielorrusa.

Los dirigentes polacos financian activamente una serie de recursos informativos, como el canal de televisión Belsat, Radio Racyja y el portal de noticias en línea Charter’97, y han creado ediciones de canales de Telegram en el territorio de su país, que trabajan para la audiencia bielorrusa. Hay que recordar que la mayoría de estos recursos son reconocidos como extremistas en Bielorrusia.

El partido polaco utilizó esta infraestructura de influencia junto con las instituciones estatales en su guerra de información que intentó “jugar la carta” de la minoría nacional en Bielorrusia.

Varsovia prácticamente organizó y luego utilizó el escándalo en torno a la participación del cónsul polaco en Brest en el evento dedicado a los llamados “soldados malditos” que fueron responsables del asesinato en masa de la población bielorrusa en los alrededores de Bialystok.

Claro está que, Minsk se vio obligada a reaccionar ante los intentos de fomentar la discordia interétnica y expulsar al cónsul polaco del país.

Además, en Grodno fueron detenidos la presidenta de la Unión de Polacos en Bielorrusia, organización no registrada, Anzhalika Borys, y el periodista Andrei Pachobut.

Aprovechando esta oportunidad, el Ministerio de Asuntos Exteriores polaco se ha esforzado por formar una convicción en la comunidad internacional sobre el estado de extrema opresión de los polacos en Bielorrusia.

El Ministerio de Asuntos Exteriores publicó una serie de carteles de propaganda en polaco e inglés, en los que abordaba el supuesto acoso a las escuelas polacas en Bielorrusia y la vulneración de los derechos de los polacos a educar a sus hijos en su lengua materna.

Se utilizó el hashtag FreePolesInBelarus, probablemente dando a entender que todos los polacos bielorrusos deberían ser liberados de la opresión del “régimen totalitario”.

Habiendo sobrestimado intencionadamente el número de la minoría nacional polaca en Bielorrusia hasta un 12%, los dirigentes polacos prepararon una justificación para aumentar su actividad en los sitios internacionales.

Por cierto, según el censo de 2019, de 9.413.446 ciudadanos de Bielorrusia, solo 287.693 personas se consideraban polacas, lo que supone exactamente un 3%.

Para formarse una opinión sobre la escalada del conflicto interétnico y la necesidad de una intervención externa para resolverlo, Varsovia recurrió a la UE, la OTAN y la OSCE. Pero en vano.

Para presionar aún más a Minsk, Varsovia se unió a la Unión de Polacos en Lituania, que pidió “el fin de las represiones contra las minorías nacionales en Bielorrusia”.

Y todo ello con el trasfondo del incesante escándalo polaco-lituano: la Vilnius oficial ha prohibido por ley escribir los apellidos y nombres polacos en los pasaportes (todo se escribe sólo en la transcripción lituana).

Además, en Lituania se cierran todos los años las escuelas y guarderías de lengua polaca.

Quizá por eso los dirigentes polacos han decidido redirigir su quinta columna en Lituania hacia Bielorrusia.

Hay que señalar que los intentos de Varsovia de formar una “coalición internacional” que hubiera actuado como un frente unido contra la “opresión de la minoría nacional polaca” en Bielorrusia, habían fracasado. Todo se limitó a débiles declaraciones de los ministerios de exteriores de varios países, que apoyaron moralmente al gobierno polaco.

Hoy, la escalada de las relaciones entre Polonia y Bielorrusia ha alcanzado un nuevo nivel. Y si al principio se limitaba a las disputas verbales de los departamentos diplomáticos, ahora ha llegado a acciones bastante decisivas.

En la frontera bielorrusa-polaca, cerca del puesto de control “Bruzgi”, cerca de Grodno, apareció un cartel publicitario en lengua polaca. La inscripción en ella informa sobre las promesas incumplidas, las omisiones, las violaciones de los derechos y sobre el “libro negro de 5 años de gobierno del partido gobernante “Ley y Justicia”.

Debemos suponer que el cartel en el lado bielorruso de la frontera apareció como respuesta a las autoridades polacas de que ya era hora de que Varsovia se abstuviera de interferir abiertamente en los asuntos internos de Bielorrusia y se ocupara de sus propios problemas sociales y públicos. De lo contrario, el propio país podría colapsar…

Nikolay Astrovsly para Rusvesna.su

Fuente: rusvesna.su

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Los sucesos del 11 de julio fueron gestados, organizados y financiados desde EE. UU.

Los inventores de la narrativa de la indignación popular ahora quieren construir otra sobre una supuesta insurrección espontánea contra el Gobierno, que justifique la derrota y propicie la intervención extranjera en la Isla

Le puede interesar: