Importaciones de combustible iraní por Hezbolá rompió el monopolio energético de un grupo de compañías libanesas

Publicado:

Noticias populares

La crisis energética del Líbano se debe a una decisión pasada del gobierno de Beirut de permitir que algunas empresas privadas monopolicen y fijen precios en el sector estratégico del petróleo, dice un informe, que agrega que la medida reciente del movimiento de resistencia libanés Hezbolá de importar combustible de Irán está destinada a eliminar el monopolio “notorio” y mejorar el sustento de la población en el país árabe afectado por la crisis.

Según un informe del sitio web de noticias The Cradle, que se describe a sí mismo como una publicación dirigida por periodistas que cubre Asia Occidental, la crisis energética del Líbano es la consecuencia de una corrupción arraigada y un monopolio sistemático de 14 empresas privadas, algunas de las cuales son propiedad directa de ciudadanos saudíes, y que han estado dirigidas por la élite política del estado durante más de 30 años.

La publicación en línea dijo que desde la Guerra Civil Libanesa de 1975-1990, ciertas figuras políticas acordaron compartir esferas de influencia y recursos estatales mediante la distribución de monopolios y, entre 1992 y 1998, los cárteles del petróleo lograron monopolizar la importación de petróleo mediante el establecimiento de empresas dirigidas por asociados de confianza.

“Hoy, 14 empresas en el Líbano controlan tanto la importación de derivados del petróleo como el mercado de distribución. También poseen la mitad de las 3.100 estaciones de servicio en el Líbano y controlan el precio diario del combustible”, dice el informe. Estas empresas controlan el 70 por ciento del mercado local, mientras que solo dos entidades estatales libanesas se quedan con el 30 por ciento restante”.

El sitio web Cradle dijo que el cártel petrolero en el Líbano está protegido por la nefasta ley de monopolios del país y está trabajando bajo un acuerdo entre empresas para compartir el mercado y organizar la competencia para salvaguardar sus intereses compartidos.

“En consecuencia, cuando existe el riesgo de perder las ganancias obtenidas durante las décadas de este sistema corrupto, retienen el suministro de derivados del petróleo al mercado libanés, lo que provoca una escasez paralizante que se observa regularmente en el Líbano”, agrega el informe.

El sitio web enfatizó que el cártel tiene la capacidad de exacerbar la crisis energética en el Líbano al detener el suministro interno en cantidad suficiente para crear escasez y confusión.

Uniterminals, Coral Oil, MEDCO y Cogico se encuentran entre las 14 compañías petroleras que, según The Cradle, controlan el mercado libanés.

El informe dice que los propietarios de estas empresas son ellos mismos los comerciantes de petróleo y constituyen el cártel más poderoso del Líbano, y enfatiza que “nadie, ni siquiera las agencias estatales o el Ministerio de Energía libanés, puede controlarlos o dirigirlos”.

Los funcionarios libaneses que intentaron romper el monopolio o exigir transparencia en el sector estratégico de la energía han sido arrestados o encarcelados.

“Cuando el monopolio de un bien preciado está controlado por una mafia bien arraigada y altamente funcional, cuyos miembros son también las personas que manejan los asuntos estatales, ¿quién tiene el poder de proteger al Estado de los crímenes cometidos contra sus recursos críticos? ¿Y qué evento posiblemente podría sacudir los cimientos de este sistema y romperlo?”, preguntó el informe.

La publicación en línea dijo en respuesta que “la reciente medida de Hezbolá de importar petróleo iraní a través del territorio sirio puede ser la primera señal de una fractura en el notorio monopolio energético del Líbano”.

The Cradle dijo que la élite política del Líbano se opuso a la importación del combustible iraní porque rompería el monopolio petrolero del cártel y su poder de fijación de los precios.

“Como señaló Hezbolá al principio, el precio al que se distribuirá el combustible iraní a las principales instituciones libanesas, hospitales y ciudadanos comunes será más bajo que el precio fijado por las compañías del cartel petrolero”, dice el informe. “Esta discrepancia de costos abrirá la puerta de par en par a serias preguntas sobre el tamaño de las ganancias obtenidas por las empresas privadas en ausencia de una intervención estatal libanesa”.

El mes pasado, los primeros camiones cisterna que transportaban combustible iraní contratados por Hezbolá llegaron al Líbano, y el grupo de resistencia declaró que había roto el “asedio estadounidense”.

El secretario general de Hezbolá, Sayyed Hassan Nasralá, dijo que los cargamentos de combustible iraníes se distribuirían de forma gratuita a instituciones, incluidos hospitales estatales, hogares de ancianos, orfanatos y la Cruz Roja.

“Hezbolá no está buscando hacer un negocio con esto, sino que quiere ayudar a aliviar las dificultades de la gente”, dijo el secretario general de Hezbolá, y agregó que el resto del combustible iraní se venderá “por debajo del precio habitual” a panaderías, hospitales privados o empresas que operan generadores privados.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: