La respuesta de China al llamado de Estados Unidos para respaldarlo por la «agresión» de Rusia a Ucrania es reveladora

Publicado:

El miércoles por la noche, el secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, llamó por teléfono a su homólogo chino, Wang Yi, y lo sermoneó sobre lo que describió como “agresión rusa” contra Ucrania. La medida fue un truco diplomático obvio de Washington para tratar de aislar a Moscú apelando a Beijing, aparentemente temeroso de la creciente asociación estratégica entre los dos países. Pero a Wang no le impresionó este grito de ayuda poco sincero.

Noticias populares

En cambio, los informes de los medios chinos sobre la llamada indicaron que Wang instó a Ucrania a seguir el Protocolo de Minsk, declaró indirectamente su oposición a la expansión de la OTAN y arremetió contra los EE. UU. en una serie de cuestiones, acusándolo de «interferencia» en los asuntos internos de China, deliberadamente socavando los Juegos Olímpicos de Invierno y exigiendo que cumpla con la política de Una China en Taiwán.

 

Lo más sorprendente de todo es que Wang dijo que EE. UU. no había cambiado en absoluto su política con respecto a China con respecto a la del gobierno de Trump, y acusó a Washington de continuar socavando la relación bilateral a través de la hostilidad. En resumen, la llamada fue una fría reprimenda a las demandas estadounidenses.

La guerra entre rusos y ucranianos es inaceptable: Moscú

La administración Biden está intentando «tener su pastel y comérselo también» en su relación con China. Mantiene una hostilidad implacable hacia Beijing de una manera destructiva, pero cuando surge un problema geopolítico en el que Washington necesita el apoyo y el diálogo de China, Washington espera cooperación de buena fe, desdeñando el hecho de que su propio comportamiento lo hace imposible. De alguna manera, cree que algunas palabras taquigráficas sobre asuntos como Taiwán son suficientes para asegurar la asistencia de China, que sus movimientos políticos más tarde tienden a mostrar lo contrario de todos modos.

Este tipo de actitud fue particularmente visible durante la toma de Afganistán por parte de los talibanes el año pasado, es la suposición subyacente con respecto al enfoque de Washington hacia Corea del Norte, y es evidente aquí nuevamente con Ucrania. Si bien China no es lo suficientemente tonta como para rechazar el diálogo con EE. UU. por completo, la opinión en Beijing es de creciente frustración y está harta de este comportamiento, que considera cada vez más de mala fe, y está menos dispuesto a hacer concesiones sin generar negociaciones.

Como ejemplo destacado, en noviembre del año pasado, el presidente chino, Xi Jinping, celebró una cumbre con el presidente estadounidense, Joe Biden. Desde la perspectiva de China, esta reunión fue diseñada para estabilizar los lazos y alejar a los EE. UU. de la política agresiva anti-Beijing Trumpian. En la práctica, la cumbre no logró nada, y Biden respondió de inmediato al enumerar decenas de empresas chinas más y expresar su apoyo a un proyecto de ley que prohíbe todas las importaciones de Xinjiang bajo la premisa del trabajo forzoso.

Este enfoque caótico e hipócrita de la diplomacia estadounidense significa que Beijing ahora ve cada vez más el compromiso de buena voluntad con los EE. UU. como una pérdida de tiempo. Si Estados Unidos quiere algo, debe estar condicionado al respeto de los intereses fundamentales de China, que continúa socavando. Por lo tanto, Wang aprovechó la oportunidad para criticar a Blinken sobre una serie de temas que no estaban en su agenda, buscando efectivamente condicionar cualquier consideración presupuesta de la posición de Estados Unidos: incluida la no interferencia y Taiwán.

También debería ser claramente obvio que China no va a permitir que se introduzca una cuña en su relación con Rusia cuando ambos países ven el antagonismo de EE. UU. como mutuo. Wang denunció la “mentalidad de Guerra Fría” que rodea a Ucrania y afirmó que “la seguridad regional no puede garantizarse mediante el fortalecimiento o incluso la expansión de bloques militares”.

Si bien normalmente este discurso se reserva para describir actitudes hacia China, aquí se aplica directamente en referencia a Rusia, en particular el discurso occidental de larga data de un estado ruso amenazante que aparentemente está ansioso por desatar la conquista militar en Europa. Si bien Beijing hará poco más que instar a la estabilidad y la paz, solicitó a Kiev que siga el Protocolo de Minsk, el acuerdo de 2014 para poner fin a los combates en la región de Donbass.

Esto, combinado con el comentario anterior sobre la oposición a los «bloques militares», muestra que China no es «imparcial» en este asunto y se ha inclinado a favor de Moscú, una clara indicación de que China misma se opone indirectamente a la expansión de la OTAN. Blinken no logró ninguno de sus objetivos de la llamada y demuestra cómo Estados Unidos está luchando para tratar con Moscú y Beijing simultáneamente.

Este cambio refleja la nueva tendencia de la política exterior de China, que está preparada para dar más respaldo que antes a los estados que también enfrentan problemas con Washington, como Siria, Corea del Norte, Cuba, Eritrea, Irán y otros.

Fuente

spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Fuera las bases yanquis

Este 21 de mayo, el Gobierno de España renovará automáticamente el Convenio por el que se cede a los EE.UU la soberanía sobre el territorio que ocupan las bases militares de Rota y Morón. Con este acto realizado a las espaldas de la opinión pública y ocultando su alcance y contenido, el gobierno de coalición PSOE/UP (Podemos, IU, PCE) no solo le da continuidad histórica al Tratado firmado por Franco en 1953 a cambio de su reconocimiento internacional por las potencias capitalistas, sino que confirma su sumisión a las políticas belicistas del imperialismo norteamericano y la OTAN...