Rusia incauta los relojes de lujo de una empresa suiza

Publicado:

Noticias populares

Rusia lanza su contraofensiva contra las sanciones económicas de la Unión Europea. El Servicio Federal de Seguridad ruso ha registrado la sede de la filial local del fabricante de relojes de lujo suizo Audemars Piguet. La incautación de relojes asciende a varios millones de euros.

Oficialmente, las autoridades rusas citaron las infracciones aduaneras como motivo del registro, pero los funcionarios del Ministerio de Asuntos Exteriores suizo consideran que la decisión responde a las represalias contra las sanciones impuestas por Suiza.

Suiza, comprometida con su política de neutralidad, había aceptado finalmente seguir a Europa en el paquete de sanciones contra Rusia. Desde entonces, los bancos están obligados a informar al Ministerio de Economía de las personas, empresas o entidades sujetas a sanciones.

Los fondos se bloquean pero no se confiscan, ya que los activos congelados siguen siendo propiedad de la persona a la que se dirigen, ya que no existe una base legal para la confiscación en Suiza.

Fundada en 1875, Audemars Piguet es uno de los últimos grandes fabricantes de relojes suizos que siguen siendo independientes, a menudo citado junto a Rolex y Patek Philippe. La marca había suspendido sus exportaciones a Rusia en febrero.

Además, Rusia ha incautado a la Unión Europea más de 400 aviones de pasajeros Airbus y Boeing, lo que supone un botín superior a los 10.000 millones de dólares.

—https://magazin.nzz.ch/nzz-am-sonntag/schweiz/sanktionen-russland-schlaegt-zurueck-ld.1676627

Fuente: mpr21.info
spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

La brecha creciente entre África y Occidente

Los continuos intentos occidentales de dictar el futuro de los países africanos siguen teniendo el resultado contrario. Si bien ya se han iniciado, o están en proceso de iniciarse, divorcios entre Occidente y varios gobiernos africanos, en el caso de la sociedad civil parece que ya se ha alcanzado la siguiente etapa de la ruptura.