El Tribunal Supremo del Estado de Nueva York falla contra el reconocimiento facial

Publicado:

Noticias populares

El reconocimiento facial plantea la cuestión de la protección de datos y el riesgo de vulnerar las libertades fundamentales. Los defensores de los derechos fundamentales piden que la policía deje de utilizar esta técnica. A finales de julio, la jueza del Tribunal Supremo de Nueva York, Laurence Love, falló a favor de Amnistía Internacional y del Proyecto de Supervisión de la Tecnología de Vigilancia (STOP) y ordenó a la policía de Nueva York que revelara miles de registros sobre cómo obtuvo y utilizó las tecnologías de reconocimiento facial contra los manifestantes antirracistas entre marzo y septiembre de 2020.

 

El reconocimiento facial preocupa. Europa intenta regular su uso en espacios públicos a través de un reglamento de protección de datos. A escala mundial, la mayoría de los servicios policiales la utilizan y cada vez más ciudades instalan cámaras inteligentes.

Las tecnologías de reconocimiento facial pueden desarrollarse recuperando millones de imágenes de los perfiles de las redes sociales y de los permisos de conducir, sin el consentimiento de las personas afectadas. A continuación, el programa realiza un análisis facial de las imágenes captadas por los circuitos cerrados de televisión y otros sistemas de videovigilancia para buscar posibles coincidencias con la base de datos de imágenes recuperadas. La técnica amplifica la discriminación racial y amenaza el derecho a la intimidad y el de manifestación.

Algunas ciudades estadounidenses, como Boston, Portland y San Francisco, han prohibido el uso de esta técnica por la policía, mientras que la de Nueva York sigue utilizándola, especialmente durante las protestas contra el racismo.

El Ayuntamiento ha instalado decenas de miles de cámaras en barrios predominantemente negros y latinoamericanos, como Brooklyn, Harlem en Manhattan y el Bronx.

La policía utiliza una extensa red de cámaras para el reconocimiento facial intrusivo, que corre el riesgo de convertir a las calles en un terreno de vigilancia total. Nadie es anónimo. Ya sea que participe en una protesta, que camine hacia un barrio en particular o simplemente que compre en una tienda, el rostro se puede rastrear por el reconocimiento facial, que se basa en las imágenes de miles de cámaras repartidas por las vías públicas.

El movimiento político antirracista creció en 2013 tras la absolución del hombre que mató a Trayvon Martin, de 17 años. Convoca campañas contra la violencia policial y el racismo contra la población negra en Estados Unidos. La muerte de Eric Gartner, a consecuencia de la asfixia mientras era retenido por la policía, impulsó las movilizaciones.

La muerte de George Floyd en Minneapolis el 25 de mayo de 2020 en circunstancias similares, filmada y retransmitida por las redes sociales, también provocó protestas internacionales.

En septiembre de 2020 Amnistía Internacional presentó una solicitud de registros públicos en virtud de la Ley de Libertad de Información para obtener documentos de la policía de Nueva York relacionados con la vigilancia de las protestas antiracistas de 2020.

La policía de Nueva York denegó la solicitud y posteriormente la recurrió. En julio de 2021 Amnistía Internacional y Stop, una organización de defensa de la intimidad y los derechos civiles, presentaron una demanda contra la policía por su negativa a divulgar sus registros.

El 29 de julio el juez del Tribunal Supremo, Laurence Love, ordenó a la policía que entregara 2.700 documentos y correos electrónicos entre el 1 de marzo y el 1 de septiembre de 2020 relacionados con la adquisición y el uso de la vigilancia por reconocimiento facial en las protestas contra el racismo. Los documentos obtenidos permitirán a Amnistía Internacional y a Stop investigar a fondo la adquisición y el uso de tecnologías de reconocimiento facial por parte de la policía.

La sentencia reconoce que la policía de Nueva York infringió la ley al ocultar información y es un paso importante para que rinda cuentas por una vigilancia discriminatoria. El hecho de que haya sido necesaria una demanda judicial para conseguirlo condena la falta de transparencia y responsabilidad de la policía.

Prohibir el reconocimiento facial para la vigilancia masiva es un primer paso necesario para combatir la actuación policial racista en Nueva York. Todos tienen derecho a manifestarse sin miedo a la vigilancia.

La policía de Nueva York vigiló a los manifestantes contra el racismo y ocultó las pruebas. Ocultan sistemáticamente las formas en que vigilan a la población. Cuando la policía actúa en la sombra y viola las leyes, es una amenaza para la población.

Fuente: mpr21.info

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Alemania se disculpa oficialmente por el genocidio de los pueblos indígenas de Namibia

Un siglo después de su despiadada represión de los pueblos indígenas del suroeste de África durante la colonización de la actual Namibia, Alemania ha reconocido por primera vez que cometió un genocidio contra los pueblos herero y nama durante la época colonial. Proporcionará al país más de mil millones de euros en ayuda al desarrollo.