Más se perdió en la guerra

Publicado:

Noticias populares

Kike Parra.— Es difícil saber con exactitud las consecuencias directas del conflicto bélico de Ucrania y Rusia porque muchos de los efectos que se le atribuyen son en realidad fruto del desajuste del capitalismo. Las primeras consecuencias para los pueblos de Europa y España son la desinformación y/o el sometimiento a la propaganda de guerra que aplican gobiernos y “mass media”.

 

De hecho, la gran subida internacional de precios de las materias primas se produjo antes de la operación especial de Rusia en Ucrania. Por ejemplo, el acero subió un 115% entre abril de 2020 y noviembre de 2021, la madera un 173%, el aluminio un 80% y el cobre un 80%. La cotización del petróleo Brent un 173% y los precios de la energía un 82%.

Los graves problemas que enfrenta el capital se significaron tras la apertura económica post-pandémica, pero su origen fue anterior. Comenzaron a ponerse de manifiesto en 2019. Son consecuencia directa de la incapacidad estructural del capitalismo de remontar la caída tendencial de la rentabilidad, a niveles ahora muy bajos. La imposición creciente de sanciones y la consiguiente rotura de relaciones comerciales de Europa con Rusia, actúa como elemento amplificador de todos los problemas.

Según Eurostat, Rusia era el quinto socio comercial de la Unión Europea, con unas importaciones de 177.900 millones de dólares y unas exportaciones de 104.100 millones. La dependencia del gas natural ruso ha sido muy alta, sobre todo en países como Alemania y la República Checa.

Será imposible compensar el flujo de gas ruso con gas natural licuado traído en camiones o barcos, también conseguir los insumos necesarios para la producción. Y los que lleguen serán a precios prohibitivos.

Como consecuencia, Alemania entrará en recesión económica en 2023, según su propio gobierno. La Comisión Europea adelanta la previsión de recesión para Europa a este invierno y augura un desplome del crecimiento de su PIB. La realidad será peor a la prevista.

En paralelo, EEUU ha venido presionado desde antes de la era
Biden a sus subyugados aliados para que incrementen el gasto armamentístico.

España ha aumentado el presupuesto de defensa en un 26,3%, de 10.152 millones de presupuesto inicial en este ejercicio a los 12.825 millones de 2023, convirtiéndose así en la partida que más crece. Este gobierno ha aumentado un 42,5% el presupuesto de Defensa desde que llegó a La Moncloa. El resto de Europa ha iniciado caminos similares. Por ejemplo, Alemania anunció un incremento del 2% en la inversión de guerra sobre su PIB.

Esto significa que recursos que debieran ir a cubrir necesidades básicas se pierden para la mayoría social. Y la deuda crece, y crece…

Las empresas armamentísticas, por contra, subieron en marzo de este año su cotización en bolsa de forma espectacular. Rheinmetall un 29%, BAE Systems un 10,2%, Lockheed Martin más del 30%, etc.

No es comprensible la posición de la UE. La normalización de las relaciones comerciales con Rusia se hubiera entendido como lo natural y lo provechoso, lo que los modernos llaman “win to win”.

Estados Unidos ha tenido un gran poder de convicción. Quizá los más de 80.000 soldados desplegados en territorio europeo hayan ayudado a la toma de decisiones. O tal vez, las más de 150 bombas de gravedad nuclear B-61 estadounidenses repartidas en sus bases europeas.

En cualquier caso, EEUU de un plumazo, ataca a Rusia a través de sus lacayos europeos y además elimina un competidor, lo aísla de su entorno comercial natural y le crea total dependencia. Y los gaseoductos Nord Strem y Nord Strem 2 volaron, ¡vaya! Y España estropeó sus relaciones con Argelia, con la cuestión del Sáhara, justo cuando se barajó la posibilidad de utilizar las buenas relaciones entre ambos e infraestructuras, para hacer fluir gas a Europa. La decisión es cuanto menos rara e inoportuna.

Argelia hasta 2021 fue el principal proveedor de gas de España (42,7 % del total). En los últimos meses se han disparado las descargas de barcos americanos y Estados Unidos se ha convertido en el máximo suministrador para España. Eso sí, a un coste muchísimo mayor.

Además, en materia comercial, España perdió más de 4.400.000 euros al día en ventas al país norteafricano, según los datos de la Secretaría de Estado de Comercio, entre junio y julio y las consecuencias siguen y siguen…

Pero como diría aquel, más se perdió en la guerra.

 

2 COMENTARIOS

  1. A finales de los 80 del siglo pasado parecía que Alemania y Japón estaban desbancando a los EE.UU. y acaparando los mercados. La estrategia de los EE.UU. de provocar guerras en el Golfo encareció el combustible y dejó a Japón fuera de juego, pero a Alemania y su entorno los arrojó en brazos de Rusia como suministradora.
    Ahora con la guerra de Ucrania por fin ha logrado cortarle las fuentes de suministro barato y arruinar a Alemania y su UE.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias