Una red de propagandistas nazis sentó las bases de la guerra en Ucrania

Publicado:

Noticias populares

La Historia no es lo que ocurrió, sino las historias de lo que ocurrió y las lecciones que contienen. La propia selección de las historias que se enseñan en una sociedad configura nuestra visión de cómo sucedió lo que sucedió y, a su vez, lo que entendemos como posible. Esta elección de qué historias enseñar nunca puede ser “neutral” u “objetiva”. Los que eligen, ya sea siguiendo una agenda establecida o guiándose por prejuicios ocultos, sirven a sus intereses. Sus intereses pueden ser continuar este mundo tal y como existe ahora o crear un mundo nuevo (Howard Zinn)

 

Tras la Segunda Guerra Mundial, muchos de los artífices de las peores atrocidades de la historia fueron rescatados y protegidos por los servicios de inteligencia estadounidenses. El aparente papel de científicos nazis como Wernher von Braun (que supervisó personalmente la tortura y el asesinato de trabajadores forzados) en el programa espacial estadounidense y en la industria de Alemania Occidental se conoce desde hace décadas.

En los últimos años, el final de la Guerra Fría ha dado lugar a revelaciones sobre “gladiadores” de la CIA como Yaroslav Stetsko y Licio Gelli, que influyeron en el desarrollo político del mundo de todas las formas posibles. Desde Alemania e Italia hasta Japón y Corea del Sur, existe ahora una vasta colección de pruebas demostrando la existencia de extensas y bien financiadas redes de terroristas fascistas que no dudaron en utilizar la violencia para someter a los pueblos “libres” del mundo.

Sin embargo, lo que es menos conocido es que miles de académicos fascistas y anticomunistas también fueron rescatados y alimentados por Estados Unidos para librar una guerra ideológica contra el comunismo. Estos historiadores revisionistas pasaron décadas trabajando en las sombras de la prensa académica hasta que la caída de la Unión Soviética les permitió volver a casa y reescribir por fin la historia a su gusto. Tras décadas de esfuerzo, ahora podemos ver los resultados de su trabajo, las semillas plantadas hace 70 años finalmente están dando sus frutos venenosos.

Sembrar las semillas de la guerra

Halder, a la derecha, con Hitler

“Esta lucha requiere una acción despiadada y enérgica contra los agitadores bolcheviques, los guerrilleros, los saboteadores y los judíos, y la eliminación total de toda resistencia activa y pasiva” (Franz Halder, Directrices para la conducta de las tropas en Rusia).

Uno de los primeros y más importantes de estos historiadores no era historiador en absoluto. Franz Halder era un oficial de Estado Mayor de carrera, que había empezado en el Reichswehr durante la Primera Guerra Mundial. En 1933 se afilió al partido nazi. Su estrecha amistad personal con Hitler le permitió ascender rápidamente. En 1938 fue nombrado jefe del Estado Mayor del Oberkommando des Heeres (OKH), lo que le convirtió en el principal planificador de todo el ejército alemán y el segundo al mando tras el propio Führer. Ninguna orden podía salir del cuartel general del OKH sin la aprobación y firma de Franz Halder. Esto significa que Halder no sólo estaba íntimamente al tanto de los crímenes del régimen, sino que había planeado la mayoría de ellos.

Tras la invasión de Polonia en 1939, Halder autorizó personalmente la liquidación de “indeseables” como judíos, polacos y comunistas. Su oficina fue responsable de la infame detención del comisario y del Decreto Barbarroja, que permitía a los soldados nazis ejecutar civiles a voluntad y sin repercusiones. Estas órdenes provocaron la muerte de millones de personas en la Unión Soviética, tanto mediante la deportación a campos como mediante brutales campañas de represalia en los territorios ocupados.

“Se tomarán inmediatamente medidas colectivas drásticas contra las localidades desde las que se lancen ataques pérfidos o insidiosos contra la Wehrmacht, bajo las órdenes de un oficial de al menos el rango de comandante de batallón y superior, si las circunstancias no permiten la pronta detención de los autores individuales” (Decreto sobre la Jurisdicción de la Ley Marcial y Medidas Especiales para las Tropas, conocido como decreto Barbarroja, 13 de mayo de 1941).

Bajo el eufemismo de “guerra de seguridad”, los nazis arrasaron pueblos y ciudades enteros en los territorios ocupados. Según el momento y el lugar, los habitantes eran fusilados, quemados vivos, torturados, violados y sus bienes saqueados. El resultado era siempre el mismo. Cualquier asentamiento que fuera sospechoso de haber albergado partisanos fue completamente despoblado de todos los hombres, mujeres y niños.

En total, un mínimo de 20 millones de civiles soviéticos fueron asesinados por los nazis, pero algunos especialistas rusos estiman que la cifra real es al menos el doble.

El criminal de guerra fue absuelto

Halder era un profesional consumado; estudiaba minuciosamente los documentos durante semanas, escribiéndolos y reescribiéndolos para asegurarse de que su expresión fuera lo más precisa e inequívoca posible. Lo consiguió, pues sus órdenes se utilizaron ampliamente como prueba contra el régimen nazi en los juicios de Nuremberg y aún hoy se citan específicamente como el tipo de órdenes criminales que los soldados deben rechazar.

Los Aliados consideraron las órdenes de Halder tan censurables que nazis como Hermann Hoth y Wilhelm von Leeb fueron condenados por crímenes contra la humanidad simplemente por transmitirlas a sus subordinados. Muchos nazis de rango inferior fueron ahorcados por seguir las órdenes de Halder en la Unión Soviética. A pesar de ello, Halder no sufrió ninguna consecuencia por emitirlas.

Después de que Halder se entregara al ejército estadounidense, éste se negó a juzgarlo en Nuremberg. En su lugar, sólo se le sometió a un juicio menor por “ayuda al régimen nazi” ante un tribunal alemán. Negó todo conocimiento de los crímenes que llevaban su firma literal y fue declarado inocente. Tras la guerra, llevó una vida cómoda como autor, comentarista y ‘consultor histórico’ del Centro de Historia Militar (CMH) del ejército estadounidense.

El viejo fascista se salvó de la horca para servir como planificador jefe de otra guerra. Halder ya no planeaba batallas a gran escala ni el exterminio de razas, pero siguió al frente de la guerra contra lo que él llamaba “judeo-bolchevismo”, término que aprendió de su amado Führer.

Heusinger con McNamara, secretario de Defensa

El trabajo de Halder consistía en rehabilitar el nazismo en beneficio de sus nuevos mecenas estadounidenses. Si se podía separar ideológicamente a los nazis del pueblo alemán y del ejército alemán, Estados Unidos podría utilizar a los soldados más útiles de Hitler en su guerra contra la Unión Soviética sin levantar sospechas. Halder supervisó un equipo de 700 antiguos oficiales de la Wehrmacht y se dedicó intencionadamente a reescribir la historia para presentar la imagen de una Wehrmacht limpia y de un pueblo alemán ignorante de la brutalidad nazi. Su adjunto fue el agente de la CIA Adolf Heusinger, un criminal de guerra nazi que fue en gran parte responsable de la planificación de las interminables masacres de la “guerra de seguridad”, y que más tarde fue comandante del ejército alemán y de la OTAN.

A través de la manipulación, la manipulación y la censura generalizada, Halder y Heusinger reescribieron una narración completa de sí mismos y de la Wehrmacht, describiéndose como brillantes, nobles y honorables víctimas del loco Hitler en lugar de monstruos que masacraron un continente.

Halder y Heusinger publicaron toneladas de mentiras fantasiosas con el CMH, afirmando que la Wehrmacht no había cometido crímenes en el Frente Oriental. Según Halder y Heusinger, los nazis crearon mercados y centros culturales para comprar alimentos a los campesinos locales y organizar bailes y actos sociales para la gente agradecida. Halder y Heusinger sólo mencionan brevemente los problemas en el este, afirmando que fueron causados por infiltrados “judeo-bolcheviques” de la NKVD y no de la noble Wehrmacht.

Nada de esto podía estar más lejos de la realidad. Bajo las órdenes inequívocas del OKH, la Wehrmacht fue directamente responsable del sometimiento y exterminio de todo un continente bajo el Plan General Ost. Cada centímetro de Europa oriental debía ser limpiado por y en beneficio de la Wehrmacht, y los soldados cumplieron con su deber.

El arma más poderosa: el hambre

El arma principal era el hambre. La Wehrmacht se alimentó de la tierra conquistada, extrayendo recursos y mano de obra en cantidades masivas. Brutales programas de requisa de grano y carne mataron a millones de personas, mientras el resto trabajaba duro para alimentar a sus señores nazis con una ración diaria de comida de 420 calorías. En la fase de planificación de la Operación Barbarroja, los nazis llegaron a la conclusión de que la guerra sólo podría ganarse si toda la Wehrmacht se alimentaba de tierra soviética desde el tercer año. En 1944 los nazis requisaron más de 5 millones de toneladas de cereales y 10,6 millones de toneladas de otros alimentos en los territorios ocupados, el 80 por cien de los cuales fue consumido por la Wehrmacht.

Los nazis necesitaban algo más que alimentos para conquistar el mundo. También necesitaban armas y equipamiento. Para ello, Alemania movilizó su mundialmente famoso poder industrial. Los infames campos de concentración contenían enormes fábricas y complejos de trabajo donde millones de esclavos trabajaban hasta morir para fabricar las armas y el equipo que la Wehrmacht utilizaba para someterlos. Dada la escala de los contratos, muy pocas empresas alemanas mantuvieron las manos limpias, e incluso las más sucias no tuvieron que devolver todo el “dinero manchado de sangre” después de la guerra.

Ambos elementos mantenían una relación simbiótica casi perfecta. El capital alemán servía a los intereses del ejército, y el ejército servía a los intereses del capital. A medida que continuaban las conquistas nazis, los pueblos conquistados eran utilizados como esclavos para construir más armas que luego eran utilizadas para conquistar y esclavizar a otros pueblos. El monstruo de dos cabezas explotó las tierras conquistadas tan ferozmente que los generales nazis y los planificadores económicos temían quedarse sin esclavos.

“Cuando fusilemos a los judíos, dejemos morir a los prisioneros de guerra, expongamos a grandes porciones de la población urbana a la inanición y el año que viene perdamos también a una parte de la población rural por inanición, queda por responder la pregunta: ¿quién producirá valor económico?” (general de división Hans Leykauf).

A pesar de la enormidad de sus crímenes, la empresa de lavado de Halder tuvo un gran éxito; antes de la caída de la URSS ningún historiador occidental cuestionó sus mentiras.

Incluso investigadores bienintencionados cayeron en el truco de Halder. Halder gozaba de un estatus especial y sólo revelaba información a los periodistas e historiadores más privilegiados. Con la legitimidad de su título, su acceso a la información y el apoyo del gobierno, el CMH de Halder se consideraba una fuente de referencia para los historiadores académicos y su información era muy solicitada. Halder lo utilizó para controlar cuidadosamente con quién compartía la información, asegurando el máximo impacto.

Entre 1955 y 1991 su obra fue citada al menos 700 veces en publicaciones académicas, incluso por profesores e investigadores de academias militares occidentales. A medida que los historiadores occidentales se veían obligados a beber del pozo de Halder, transmitían el veneno a sus alumnos, y de ahí, las mentiras se abrieron paso en la conciencia pública. Finalmente, la propaganda nazi se convirtió en verdad por simple repetición y cuidadoso control de las fuentes.

Aunque el acceso a los archivos soviéticos ha provocado una creciente resistencia a esta propaganda, algunos historiadores como Timothy Snyder, de la Universidad de Yale, siguen basándose en gran medida en las ideas de Halder, o las reciclan, en apoyo de lo que se conoce como la teoría del “doble genocidio”. Creada por los neonazis bálticos para ocultar su participación en el Holocausto y su amplia colaboración con el régimen nazi, esta teoría languideció en la oscuridad hasta que Snyder le dio vida en “Bloodlands”. Incluso 70 años después de su publicación, el veneno de Halder sigue siendo un elemento clave en los intentos de presentar al Ejército Rojo como nada más que salvajes, y así hacer que los nazis parezcan más moderados.

El ejército sabía que Halder sólo publicaba excusas, pero de eso se trataba. Halder permaneció en el ejército durante décadas y con frecuencia fue recompensado por un trabajo bien hecho. Incluso recibió una Medalla al Mérito en el Servicio Civil en 1961, en honor a su incansable servicio en la causa de la negación del genocidio.

“Es necesario eliminar a los subhumanos rojos, así como a sus dictadores del Kremlin. El pueblo alemán tendrá que llevar a cabo la mayor tarea de su historia, y el mundo oirá que esta tarea se cumplirá hasta el final” (Mensajes de la Wehrmacht a las tropas, núm. 112, junio de 1941)

Sicarios y plumíferos de la OTAN

“En el este tengo la intención de saquear y saquear con eficacia. Todo lo que pueda ser conveniente para los alemanes en el este, debe ser extraído y traído de vuelta a Alemania inmediatamente” (Hermann Goering)

Tras décadas de lucha en la sombra, la caída de la Unión Soviética creó una oportunidad de oro para los académicos fascistas. Mientras los profesores ex-soviéticos se marchaban, se jubilaban o eran despedidos durante la tumultuosa década de 1990, toda una generación de académicos fascistas formados en Occidente estaba lista para reemplazarlos.

Escuelas privadas generosamente financiadas surgieron por todos los países del antiguo Pacto de Varsovia, dotadas de profesores fascistas de Canadá, Australia y Estados Unidos que habían pasado décadas rehabilitando a sus predecesores colaboracionistas nazis.

Con el apoyo financiero casi ilimitado de la OTAN y una vertiginosa variedad de ONG afiliadas, los fascistas pueden ahora reescribir la historia a su antojo y entrenar a toda una generación de nuevos guerreros en su guerra ideológica.

Como ejemplo, podemos centrarnos en la biografía del corresponsal de guerra independiente de Kiev, Illia Ponomarenko. A través de él podemos ver algunos de los mecanismos de la máquina.

Illia nació en Volnovaja, en la provincia de Donetsk. Esta localidad de unos 20.000 habitantes, que entonces formaba parte de Ucrania, está a unos 60 kilómetros al norte de Donetsk. Está a unos 60 kilómetros al norte de Mariupol y del Mar de Azov. Fundada en 1881 como estación del llamado “Ferrocarril de Catalina”, un gran proyecto ferroviario bautizado póstumamente con el nombre de la emperatriz reinante, la ciudad apenas tiene algo más destacable. Illia acabó trasladándose al sur para estudiar en Mariupol, la ciudad portuaria industrial que era la espina dorsal de la ciudad.

Mariupol y sus alrededores han estado a menudo inmersos en la tumultuosa historia de Ucrania. La región fue uno de los principales focos de la guerra civil rusa y cambió de manos varias veces durante los combates entre el Ejército Rojo, las fuerzas zaristas, los bandidos de Majno y las potencias centrales, antes de ser tomada por las fuerzas soviéticas en 1920.

En las décadas siguientes, la región experimentó una explosión de desarrollo económico debido a su posición estratégica en el Mar de Azov, a poca distancia de las minas de hierro más ricas de la URSS. La más notable de ellas es la ahora famosa metalúrgica de Azovstal, la joya de la corona del primer plan quinquenal de Stalin. Los cimientos de la planta se pusieron en 1930 y en 1933 Azovstal produjo su primer lingote de hierro fundido. La producción aumentó rápidamente y en 1939 la planta batió un récord mundial al producir 1.614 toneladas de arrabio en un solo día.

Cuando los nazis llegaron para esclavizar a Ucrania, Mariupol y Azovstal resistieron. La fábrica produjo blindaje para los tanques T-34 hasta el final, y los últimos trabajadores fueron evacuados el mismo día en que los nazis tomaron la ciudad. En su huida, los obreros destruyeron los altos hornos y las centrales eléctricas para hurtarlas al enemigo. Azovstal pasó a manos de Krupp, pero los repetidos sabotajes de los partisanos soviéticos mantuvieron la planta fuera de servicio hasta el final de la guerra.

Más de 6.000 trabajadores de Azovstal lucharon contra los nazis como partisanos o soldados del Ejército Rojo. Varios centenares de ellos fueron condecorados por su valentía, entre ellos ocho que fueron nombrados Héroes de la Unión Soviética, la mayor condecoración posible para un soldado del Ejército Rojo. Lamentablemente, cientos de ellos pagaron el precio más alto en la guerra contra el fascismo. Se erigió un monumento en su honor fuera de la fábrica, pero el régimen de Maidan, sin duda avergonzado de lo que representa, lo ha dejado caer en el deterioro por falta de mantenimiento.

Aquella sufrida victoria sólo trajo a Mariupol un respiro. Los habitantes de Mariupol han vivido durante décadas en paz y prosperidad, felizmente inconscientes de lo que estaba por venir. En 1991, menos de 50 años después de la victoria de 1945, los monstruos volvieron para asolar una vez más Ucrania y su pueblo.

En 1990, tras una década de sabotaje económico y al borde del colapso, el índice de desarrollo humano de la URSS era el 25 más alto del mundo, con 920 puntos. Tras el colapso un año más tarde, nunca volverá a alcanzar ese nivel.

En 2019, último año en que se publicaron los datos antes de la guerra, Rusia ocupaba el puesto 52. Lejos de la prosperidad prometida por Occidente, cuatro años de régimen del Maidán han empeorado aún más la situación de Ucrania, que ha caído del puesto 83 en 2014 al 88, por debajo de Sri Lanka, México y Albania. Irán y Cuba, aplastados por la guerra de asedio que Estados Unidos llama eufemísticamente “sanciones”, siguen ofreciendo un mejor nivel de vida a sus pueblos.

En 2022, ninguna de las antiguas repúblicas soviéticas había recuperado sus niveles de 1990. Incluso cuando la URSS estaba a pocos meses de disolverse, los soviéticos disfrutaban de mayor prosperidad que desde su “liberación”. Su riqueza y seguridad no se desvanecieron en el éter; los mismos capitalistas occidentales que antes habían saqueado el país tuvieron algo que ver en ello.

Es fácil descartar estas cifras como meras abstracciones, medidas de una vasta y casi incomprensible maquinaria económica, pero, al igual que en los años 40, esta campaña de saqueo sistemático ha sido fatal. Estudios revisados por expertos han concluido que al menos cinco millones de personas más murieron de inanición, hambre y de inanición, falta de atención médica, drogadicción y privaciones sólo en Rusia entre 1991 y 2001. Si se añade el resto de las antiguas repúblicas soviéticas, la factura de la carnicería supera fácilmente la del Holocausto.

Si esto mismo hubiera ocurrido en otro lugar o hubiera sido perpetrado por otra persona se habría llamado lo que fue: genocidio. Crecer en la devastación causada por la brutalidad desenfrenada del “orden internacional basado en normas” hace que la futura colaboración de Ponomarenko sea aún más chocante.

Ponomarenko se trasladó a Mariupol para asistir a la Universidad pública de Mariupol en 2010. A pesar de su nombre anodino, esta universidad fue fundada en 1991 con subvenciones de USAID y George Soros y sigue recibiendo considerables fondos de Estados Unidos y la Unión Europea. La línea de la universidad es abiertamente pro-OTAN, sus profesores visitan la sede de la OTAN y la universidad anuncia con orgullo sus vínculos con los equipos de análisis atlantistas con sede en Washington.

La Universidad pública de Mariupol no es el único caso. Universidades como ésta han surgido por todo el bloque del este, repletas de dinero de los gobiernos occidentales y sus equipos de análisis. La Open Society, respaldada por Soros, ha sido un canal especialmente importante en este sentido. Soros no sólo ha creado docenas de nuevas universidades por los países del este, sino que incluso ha llegado a producir nuevos libros de texto para las escuelas primarias y secundarias de la región. Sus escuelas cuentan entre sus ex alumnos con presidentes, parlamentarios e innumerables burócratas de menor rango.

Todo ello al servicio de su guerra contra el comunismo, que lleva librando al menos desde los años setenta con apoyo oficial y extraoficial del gobierno. Es particularmente irónico que la derecha llame comunista al feroz anticomunista George Soros, sobre todo porque Soros se ha lucrado personalmente a lo grande con el saqueo de la antigua Unión Soviética.

Ponomarenko se graduó en 2014, justo a tiempo para ser arrastrado por la siguiente tormenta que azotó Ucrania.

La cosecha sangrienta

“Al parecer, una de esas rarezas de la naturaleza humana permite que los actos de maldad más incalificables se conviertan en habituales en cuestión de minutos, siempre y cuando ocurran lo suficientemente lejos para no constituir una amenaza personal” (Iris Chang)

La narrativa que se nos vende sobre el Golpe de Estado de Maidan en mayo de 2014 es simple. Se nos dice que los manifestantes se levantaron con un apoyo casi universal para liberarse del yugo del ilegítimo y denostado Partido de las Regiones de Viktor Yanukovich y, por tanto, del control ruso. Después de eso, dicen, la transición fue limpia y ordenada, los problemas en el este solo surgieron debido a la infiltración rusa, y todos los verdaderos ucranianos se unieron tras el nuevo régimen. Incluso hoy, el régimen de Maidan mantiene con vehemencia que el conflicto en Ucrania no es una guerra civil, sino una invasión extranjera que ha estado ocurriendo durante ocho años.

Si se escucha con atención, casi se pueden oír los ecos de Franz Halder y Adolf Heusinger en la narrativa oficial del Maidan, y no creo que sea accidental. Al igual que entonces, la fantasía creada por la propaganda de la OTAN no podría estar más lejos de la verdad. El Maidan nunca ha gozado de apoyo universal, y el proceso de doblegar al país ha sido largo y sangriento.

A pesar de la insistencia del gobierno ucraniano en decir lo contrario, el conflicto es una guerra civil según cualquier definición razonable. Los separatistas eran casi sin excepción ciudadanos ucranianos y empezaron a luchar para defender a un gobierno ucraniano legítimamente elegido. La mayoría de los apoyos extranjeros estaban a favor del Maidan, no de Yanukovich y los separatistas. Desde el inicio del Maidan, grupos como la Legión Georgiana de Mamuka Mamulashvili, apoyada por Estados Unidos, enviaron mercenarios para convertir una manifestación pacífica en un sangriento golpe de Estado.

Muchos de los milicianos eran miembros del ejército ucraniano y desertaron cuando se les ordenó disparar contra sus familiares, amigos y compatriotas ucranianos en el Donbas. Los analistas de la OTAN estiman que el 70 por cien del ejército ucraniano se retiró o desertó antes que matar para el régimen del Maidan, y que se llevaron sus armas con ellos, un hecho que pone otro clavo en el ataúd de la narrativa del Maidan sobre infiltrados extranjeros.

El relato de una invasión extranjera, en lugar de una guerra civil, es particularmente importante para el régimen del Maidan. Si aceptamos que fue una guerra civil, debemos preguntarnos por qué este supuesto gobierno “nacionalista” está matando a tantos ucranianos en el Donbas bombardeando zonas residenciales, escuelas, hospitales y otros objetivos civiles. Sería imposible justificar que se les llame nacionalistas, y mucho menos liberadores, con la sangre de tantos ucranianos en sus manos.

La solución a esta contradicción es sencilla. Si se despoja a los habitantes de Donbas de su identidad y de su historia como ucranianos, resulta mucho más fácil conciliar su aniquilación. En la ideología de los “héroes de Ucrania” Yaroslav Stetsko y Stepan Bandera, los fundadores de la extrema derecha ucraniana, sólo un natural de Galicia es un verdadero ucraniano. La mayoría de los habitantes de la nación son “moskales” y “asiáticos” indignos de vivir en el Reich de Galicia.

El hecho de que Galicia formara parte de Polonia o Austria, y no de Ucrania, durante más de mil años es simplemente ignorado en favor de su fantasía delirante de que ellos y solo ellos son auténticos ucranianos en virtud de una antigua sangre vikinga.

Entonces como ahora, la ideología hace que sea fácil para los fascistas de Galicia justificar el asesinato de ucranianos por miles.

Cuando comenzaron las protestas del Maidan en 2014, surgieron contramanifestaciones en todo el país, con miles de ucranianos tomando las calles en apoyo del gobierno democráticamente elegido de Viktor Yanukovich y el Partido de las Regiones. A medida que el Maidan se volvía cada vez más violento bajo la influencia de la extrema derecha, los manifestantes contrarios al Maidan se negaron a dejarse intimidar y contraatacaron. Acabaron formando milicias a partir de la gran variedad de activistas anti-Maidán y la resistencia se hizo mucho más organizada.

La Patrulla de Tareas Especiales

Temiendo una contrarrevolución, el gobierno no electo de Arseniy Yatsenyuk, elegido a dedo por los estadounidenses, creó la Patrulla de Tareas Especiales (STP), una fuerza policial compuesta casi exclusivamente por los neonazis que infestan Ucrania, con amplios poderes para detener y matar ucranianos.

El más famoso de ellos fue el Batallón Azov. Mucho antes de su cínico reposicionamiento a raíz de la invasión rusa de 2022, el Batallón Azov de 2014 era una milicia abiertamente neonazi. Los soldados a los que Illia Ponomarenko cuenta como compañeros marchaban bajo la misma bandera que sus antepasados en la década de 1940.

Los ecos de la historia son fáciles de escuchar en el Batallón Azov. Originalmente llamado “Patriotas de Ucrania”, la organización fue fundada en 2005 por Andrei Belitsky como una coalición de varios grupos neonazis de Jarkov, como Tryzub (brazo armado del Congreso de Nacionalistas Ucranianos del agente de la CIA y colaborador nazi Slava Stetsko) y la UNA-UNSO (dirigida por el hijo del oficial de la CIA y participante en el holocausto Roman Shujevych) y compuesta por soldados de las grandes bandas de aficionados al fútbol de extrema derecha.

Durante sus años de formación, los miembros de “Patriotas de Ucrania” trabajaron como esbirros del capo mafioso Arsen Avakov, que fue elevado al rango de ministro del Interior después del Maidan. Avakov movió hilos para conseguir que el teniente Belitsky saliera de prisión, en donde estaba por haber matado a golpes a un gánster rival. El joven nazi de talento se le encargó meter en cintura a los separatistas.

En Mariupol, por fin se ha cerrado el círculo y el mundo ha visto con sus propios ojos lo que Halder y Heusinger tardaron tanto en preparar.

Tras meses de protestas, los combates en Mariupol comenzaron en mayo de 2014. Según la versión ucraniana de los hechos, el 3 de mayo, infiltrados rusos se acercaron a un puesto de control de la ciudad con comida para los guardias mezclada con somníferos, y después se llevaron a los soldados y sus armas tras quedar inconscientes. Esta fantasía oculta probablemente la verdad: los soldados simplemente se rindieron. Los separatistas levantaron barricadas en el centro de la ciudad y empezaron a ocupar los edificios administrativos. La situación se escapaba rápidamente de las manos al régimen del Maidan.

Azov fue una de las primeras unidades enviadas por el régimen para retomar Mariupol. Tras entrar en la ciudad el 7 de mayo, Azov empezó a matar casi de inmediato. Desmanteló las barricadas por la fuerza, disparando contra la multitud de manifestantes desarmados que se oponían. Azov terminó su trabajo la noche del 8 de mayo, y el 9 de mayo, Día de la Victoria, iniciaron la siguiente fase de su misión. Mientras la mayor parte de Ucrania conmemoraba el sacrificio de ocho millones de ucranianos en la lucha contra los antepasados de Azov, los herederos de Stetsko y Bandera celebraron la ocasión a su manera tradicional, matando ucranianos. Cuando la policía local desertó tras recibir la orden de abrir fuego contra la multitud, Azov no dudó. El Día de la Victoria se convirtió en un baño de sangre cuando los terroristas de Azov abrieron fuego contra la multitud.

Los manifestantes locales y los desertores de la policía ocuparon el cuartel general de la policía regional y tomaron prisionero al jefe de policía. Los activistas de Azov intentaron romper el cerco, pero ante la resistencia armada, los “ciborgs” fueron duramente golpeados. Se retiraron tras sufrir pérdidas y se vieron obligados a negociar la liberación de los prisioneros. Como antes, las bravuconadas y proezas de los matones fascistas se evaporaron tan pronto como sus víctimas tomaron represalias.

Azov fue derrotado aquel día, pero no destruido. Con el apoyo del Estado ucraniano y de los gánsteres cada vez con más poder, Azov regresó en junio, con sus fuerzas reforzadas por mercenarios extranjeros y una columna de vehículos blindados. Tras ser atacados por drones, los separatistas se vieron obligados a retirarse y las fuerzas de la República Popular de Donetsk fueron expulsadas de Mariupol, matando a 5 y haciendo 30 prisioneros. Ninguno de estos prisioneros regresó con vida.

Entre los atacantes de aquel día había hombres que llevaban la insignia de la 1 Brigada de Aviación del ejército estadounidense, unidad encargada de entrenar a soldados del ejército en operaciones conjuntas. Dada esta presencia, queda muy claro el origen de la repentina destreza de los Azov con los drones.

Los Azov no se han dormido en los laureles. Junto con el resto de unidades de la PTS, Azov volvió rápidamente a sus raíces como “castigadores”, término con el que los habitantes de la región los denominaban antiguamente, imponiendo el orden por cualquier medio necesario. No se sabe exactamente cuántas personas han sufrido en las mazmorras de la Patrulla de Tareas Especiales y el SBU (servicios de inteligencia ucranianos), pero la campaña fue tan generalizada que incluso el régimen de Maidan declaró a docenas de ellos culpables de delitos como violaciones en grupo (incluido al menos un caso en el que entre ocho y diez miembros del Azov violaron hasta la muerte a un discapacitado mental), saqueos, torturas, asesinatos, pillaje, contrabando y la extorsión. Puede que llevaran la insignia de una unidad militar, pero Azov apenas había cambiado desde sus días como asesinos mafiosos.

Al mismo tiempo, el Azov era alimentado por Estados Unidos y sus aliados de la OTAN. Han surgido pruebas de entrenamiento de la CIA desde al menos 2015, si no antes. Los traficantes de armas se jactaban abiertamente de transferir armas antitanque y, en 2017, Azov posaba para fotos con asesores militares de la OTAN.

Illia Ponomarenko: el periodista del Batallón Azov

Incluso cuando hombres que marchaban bajo una esvástica volvieron a irrumpir en su casa, Illia Ponomarenko ha sido uno de sus más firmes partidarios desde el principio. Después de que la pandemia le obligara a cancelar unas prácticas previstas en Estados Unidos, Illia pasó a trabajar para periódicos financiados por la OTAN como el Kyiv Post y más tarde el Kyiv Independent.

Su educación en escuelas financiadas por la OTAN le sirvió de mucho, e hizo un trabajo ejemplar, continuando la labor iniciada por Franz Halder y Adolf Heusinger hace tantos años, rehabilitando una vez más a los asesinos fascistas que masacran a los ucranianos. Ahora tiene millones de seguidores en Twitter y hace apariciones regulares en los principales medios de comunicación occidentales, como la BBC, la CNN y Fox News. Sus años de apoyo a sus amigos nazis por fin han dado sus frutos, ya que Illia ha pasado de estar simplemente en el lugar adecuado en el momento adecuado a ser parte interesada de la maquinaria.

Lo que estamos viendo hoy en Ucrania no es un accidente: es un plan preparado desde hace siete décadas. Desde el principio, los Estados Unidos y la OTAN han estado trabajando para rehabilitar el legado del fascismo y poder utilizarlo como arma. Estas redes no están sólo en Ucrania; tienen ramas en todo el mundo. Incluso se ha visto a activistas de Azov en manifestaciones en Hong Kong, el último frente de la guerra secreta. Afortunadamente, las autoridades chinas impidieron que la ciudad sufriera el mismo destino que Mariupol.

Las semillas de este conflicto no se plantaron en 2014, ni en 1991. Más bien, se plantaron el 22 de junio de 1941, cuando las tropas nazis cruzaron por primera vez la frontera soviética en el marco de la Operación Barbarroja de Franz Halder. Tras cuatro largos años y decenas de millones de muertos, Estados Unidos absorbió “lo mejor y lo más brillante” del Tercer Reich y durante 70 años alimentaron cuidadosamente los jóvenes brotes de Halder y Heusinger, a la espera de la oportunidad de echar raíces.

En 2014 vimos por fin cómo las nocivas malas hierbas del fascismo regresaban a la tierra que ensuciaron hace tanto tiempo, regadas una vez más por ríos de sangre ucraniana.

Evan Reid https://covertactionmagazine.com/2023/02/03/how-a-network-of-nazi-propagandists-helped-lay-the-groundwork-for-the-war-in-ukraine/

Fuente: mpr21.info

2 COMENTARIOS

  1. Lo que narra este artículo es tan descarnado y monstruoso que cuesta leerlo.
    Se me hace inimaginable tal nivel de aberración humana, de crueldad. Es repugnante.
    Creo firmemente que los anglosajones son mucho más crueles y asquerosos que los propios alemanes.
    No tienen absolutamente ningún código moral ni humanidad
    Serán humanos los que pueden hacer tales cosas?

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

ONU: Más de un millón de gazatíes se enfrentarán a la muerte y el hambre dentro de un mes

El secretario general adjunto de la ONU para Asuntos Humanitarios llamó a los países del G7 a aportar "su influencia política y sus recursos financieros" para ayudar a suministrar asistencia a Gaza y otras zonas del conflicto.

Le puede interesar: