La pesada carga de los refugiados ucranianos

Publicado:

Noticias populares

La Guerra de Ucrania es tan extraña que la mayor parte de los refugiados han escapado para arrojarse en brazos del enemigo. Rusia ha acogido más refugiados ucranianos que cualquier otro país de la Unión Europea, e incluso que todos ellos juntos.

 

Lo que ocurre con la mayor parte de los ucranianos, refugiados o no, es que nadie los considera como tales y los llaman de otra manera, como “prorrusos”, por ejemplo.

Pero en 2014 los “prorrusos” eran “proucranianos” y así lo demostraron firmando los Acuerdos de Minsk.

El éxodo de los ucranianos fuera de su país no es nuevo. Uno de los países más poblados de Europa ha ido perdiendo a una gran parte de sus habitantes en las últimas décadas.

La guerra ha sido la última plaga que ha sacado de Ucrania en masa a la población. Hace un año eran noticia de portada porque no hay nada más triste que esas familias en las paradas de los autobuses y las estaciones de tren, cargados de maletas, con los niños en brazos y los abuelos llorando.

La tristeza siempre busca un culpable, que en este caso era Rusia… siempre que ocultes al espectador que la mayor parte de los refugiados huían hacia el enemigo precisamente.

En la otra orilla, en occidente, los refugiados ucranianos fueron acogidos al principio con los brazos abiertos porque había cámaras de televisión para grabar tan triste momento.

Luego nadie volvió a acordarse de ellos. Ahora ya no hay más imágenes tristes de personas sollozando por la tierra perdida. Lo que hay son números fríos, presupuestos y gastos. Poco a poco los rubios ucranianos se van convirtiendo en los negros senegaleses. Son otra de esas pesadas cargas que tenemos que soportar los europeos para demostrar al mundo nuestro buen corazón.

Porque, además de soportar los gastos de mantenimiento de millones de ucranianos, tenemos que enviarles radares, cañones, obuses, blindados, municiones… un equipamiento que no teníamos y que, además, hemos tenido que reparar, limpiar y repintar.

Le está ocurriendo a toda Europa. Por ejemplo, Rumanía ya no entrega más fondos a los refugiados ucranianos para pagar la vivienda. Ya se han gastado 500 millones de euros y no les queda más dinero. Estamos en crisis.

El programa eslovaco de subsidios al alojamiento para refugiados ucranianos era de 24 euros al día para adultos y 12 euros por niño. Expira a finales de este mes y el Ministerio de Economía ya ha advertido que no hay dinero para más.

Tras haber acogido a 1,6 millones de refugiados en su territorio, Polonia ha eliminado gradualmente las ayudas a la vivienda de unos 10 dólares en moneda local, así como el transporte público gratuito.

La República Checa ha gastado unos 23.000 millones de coronas checas (1.100 millones de dólares) en los cerca de 500.000 refugiados ucranianos que ha acogido. El Estado ya no pagará a las almas caritativas que han acogido refugiados ucranianos en sus casas. Tendrán que buscarse una casa por su cuenta y si están en edad de trabajar, deberán ponerse a la faena o regresar a su país.

Las cámaras de televisión han apagado los focos porque los refugiados ucranianos ya no son noticia y la retirada de las ayudas tampoco. Nadie llora ni se compadece por los presupuestos públicos.

Lo mejor es que los ucranianos vuelvan a su país. Cuando llegaron sollozamos y cuando los expulsemos aplaudiremos. Estamos hartos de ellos. Una vez que vuelvan podrán tomar las armas y defender sus casas, incluso los niños, los ancianos y los inválidos.

La guerra los necesita.

Fuente: mpr21.info
spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias