Bombarderos estratégicos B-2 Spirit de EE.UU. son los primeros en portar la bomba nuclear B61-12

Publicado:

Los cazabombarderos F-35A, los F-15E Strike Eagles y los F-16C/D Vipers también están en proceso de obtener la certificación para emplear este tipo de armas.

Noticias populares

La avanzada bomba nuclear guiada B61-12 de la Fuerza Aérea de EE.UU., con una potencia de hasta 50 kilotones, ha sido autorizada para uso operativo en el bombardero furtivo B-2A Spirit, la aeronave más cara de la historia.

 

Los cazabombarderos estadounidenses F-35A, los F-15E Strike Eagles y los F-16C/D Vipers, así como los futuros bombarderos furtivos B-21A Raider todavía en desarrollo, también están en proceso de obtener la certificación para emplear las bombas B61-12, según un nuevo informe no clasificado del llamado ‘Plan de gestión y administración de existencias’ (‘Stockpile Stewardship and Management Plan, o SSMP) para el año fiscal 2024 citado por The Drive.

Algunos F-35 y F-16 de la OTAN, así como los aviones de combate Tornado de Alemania, también recibirán autorización para emplear estas armas como parte de los acuerdos de intercambio nuclear de la alianza.

La B61 es una de las armas nucleares más antiguas del arsenal del Ejército de Estados Unidos.

La versión reciente sustituirá a las ya obsoletas actualizaciones anteriores. Además de aprovechar componentes de múltiples tipos de B61 existentes, la B61-12 combina varias características mejoradas. La nueva capacidad más importante de la munición es su paquete de guía de precisión, lo que facilita un margen de error circular a tan solo 30 metros.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Pedro Sánchez refuerza su alianza con el dictador Mohamed VI

Intereses económicos y políticos a cambio de DDHH :: «Absolutamente nada que reprochar», han sido las palabras del presidente español