El final de las esperanzas

Publicado:

Noticias populares

Una farsa como la de las cámaras en las calles para controlar el tránsito ya que servirían en realidad para otras muchas cosas no tan inocentes.

Y no es una broma. Según un reporte de la cadena NBC News lo que se pretende es marcar a todas las personas como si fueran perros o gatos lo que, eventualmente, se lograría aprovechando lo fácil que es manipular a la población estadounidense, siempre aterrorizada, utilizando a celebridades como promotores o, simplemente, apelando a la patriotería o al fanatismo religioso.

Se quiere comenzar con las nuevas generaciones utilizando el sentimiento paternal de seguridad deseado para los hijos, quienes se acostumbrarían por fuerza a vivir bajo el control de satélites destinados a ese fin. En fin, se domesticarían.

En un par de generaciones se tendría el control policial total sobre la ubicación de las personas lo que, curiosamente, sería muy necesario para los inciertos tiempos que se vaticinan en el futuro.

De todas formas, millones de animales domésticos y salvajes están controlados por el sistema y, que se sepa, ninguno se ha quejado.

Liborio Guaso

jmalvarezblog.blogspot.com
spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Fuera las bases yanquis

Este 21 de mayo, el Gobierno de España renovará automáticamente el Convenio por el que se cede a los EE.UU la soberanía sobre el territorio que ocupan las bases militares de Rota y Morón. Con este acto realizado a las espaldas de la opinión pública y ocultando su alcance y contenido, el gobierno de coalición PSOE/UP (Podemos, IU, PCE) no solo le da continuidad histórica al Tratado firmado por Franco en 1953 a cambio de su reconocimiento internacional por las potencias capitalistas, sino que confirma su sumisión a las políticas belicistas del imperialismo norteamericano y la OTAN...