Inicio Artículos Yugoslavia en la Segunda Guerra Mundial. Del Corán y el Mein Kampf....

Yugoslavia en la Segunda Guerra Mundial. Del Corán y el Mein Kampf. Al-Hossaini,el muftí del Holocausto.Tercera Parte.Bosnia

1068
0
Compartir

Desgraciadamente la  21 división Skandenberg de las Waffen SS no fue la única.  Bajo la dirección de Al Hussayni se crearon dos  divisiones más, la 13 División de Montaña Handschar y la 23 División Kama. Ambas hacían referencia con sus nombres a terribles dagas que el ejército otomano ya había utilizado con profusión  durante siglos en sus políticas de limpieza étnica  y conversión al Islam sobre las poblaciones ortodoxas de los Balcanes y  cuyos filos volverían a empapar de sangre durante toda la contienda. Un período este, el  de 1941 a 1945 imprescindible para la comprensión de lo que sucedería medio siglo después, en la guerra de Bosnia de 1992 a 1995.

El 10 de Abril de 1941 Slavko Kvaternik proclamó la creación del títere Estado Independiente de Croacia (NDH)dirigida por el genocida Ante Pavelic tras la invasión italiana y alemana de Yugoslavia. Abarcaba los territorios de Croacia, Bosnia Herzegovina y algunas partes de Serbia.

Los ustasi serían los encargados de regir la creación “nacional”nazi-fascista. Aunque este régimen fue de signo predominantemente fascista y fundamentalista católico, con la entregada colaboración del Vaticano,  los musulmanes de Bosnia fueron también parte constitutiva del mismo.

Y de una importancia muchas veces relativizada por la historiografía imperante. Habida cuenta que el Vicepresidente del Estado Croata durante más de cuatro años fue el bosnio-musulmán Dzafer Kulenovic, también Presidente de la Organización musulmana de Yugoslavia y líder de los musulmanes bosnios.

Las piedras fundacionales del NDH,tanto para croatas como para bosnio-musulmanas eran las mismas; a saber el exterminio de la población judía, genocidio contra el serbo-ortodoxos y la erradicación del comunismo. Estas eran sus máximas aspiraciones y su principal programa político, y así lo dejaron patente desde un buen principio. Firmaron  conjuntamente  como órgano de régimen que eran, el decreto ley  el 25 de Septiembre por el cual aprobaban los trabajos forzados para indeseables y personas peligrosas para el nuevo Estado Croata. Habían sentado las bases del campo de exterminio de Jasenovac.

 

 

Haj_Amin_al-Husseini_and_Mile_Budak
Haj_Amin_al-Husseini_con _Mile_Budak

 

Mile Budak, ideólogo del movimiento ustacha  mano izquierda de Ante Pavelic y escritor , idolatrado en  la Croacia actual supo expresar la sintonía entre croatas y musulmanes dentro del nuevo estado fascista Croata:

“La base del movimiento ustacha es la religión. Para las minorías como los serbios, judíos y gitanos, disponemos de tres millones de balas…

El Nuevo estado independiente de Croacia es cristiano, pero existe también un estado musulmán, en el cual nuestra gente puede procesar su fe mahometana”

Dos semanas después de estas declaraciones en la hoy heroica ciudad de Vukovar, el 14 de Agosto de 1941 Ante Pavelic dejó bien claro la naturaleza política de la  supuesta Croacia independiente:

“Croacia debe ser “limpiada” de serbios y judíos. No habrá lugar para ninguno de ellos entre nosotros. No quedará piedra sobre piedra de sus pertenencias.

La población judía de Sarajevo era con mucho, la más numerosa de Bosnia Herzegovina, ya que de los 14,000 bosnios de religión hebrea, 10,500 vivían en la ciudad. Sólo sobrevivieron ochocientos.

Con la invasión nazi, los mandos militares alemanes tomaron el poder y la organización militar de las vasallas tropas del Nuevo Estado Croata. Y en sus directrices figuraba el exterminio. Las tropas locales ayudaron a la detención y traslado de 5500 judíos yugoslavos al campo de exterminio de Auswich. El primer edificio en sufrir la política oficial nazi de la capital bosnia, fue la sinagoga sefardí, destruida por las tropas bosnio-musulmanas, Similar suerte sufrió el centro de estudios antiguos sefardís de la ciudad que fue incendiado por las tropas nazi-musulmanas, con la que celebraron la unión política de Bosnia y Croacia dentro del Nuevo Estado tras el breve vació de poder que ocasionó la mutilación del estado yugoslavo.

Las masacres de ciudadanos serbios y judíos se sucedieron en la región de Sarajevo a manos de croatas y musulmanes. Mujeres y niños fueron las víctimas más numerosas en las matanzas cometidas en las ciudades de Bihac, Brcko y Doboj, glosadas por el historiador  recientemente fallecido Martin Gilbert .

Cien mil reclutas musulmanes estaban encuadrados en las formaciones militares del Tercer Reich, apenas unos meses después de la aparición del nuevo estado croata. Formaban parte de los escuadrones de la muerte Ustachas, los Domobranci,del ejército Croata y las legiones fascistas , unidades de infantería bajo mando nazi.

Varios de estos regimientos lucharon con las tropas nazis en el Frente Ruso. Integrados por croatas, bosnio-musulmanes e italianos, estos cuerpos participaron en la invasión de la Unión Soviética y tuvieron un justo final. Fueron aniquilados en Stalingrado y destrozados en la retirada del Don.

Todo esto sucedió años antes que  que Hitler diera el visto bueno en 1944 para la constitución de las divisiones SS reseñadas al inicio del artículo. Su principal utilidad  fue el de la anti-insurgencia partisana que permitieron también una reorganización de las castigadas tropas nazis, ya que tanto la ferocidad como el número de estas fuerzas de choque musulmanas fueron un elemento crucial para el éxito del  genocidio serbio y del Holocausto en Yugoslavia.

En la segunda visita  de tres días que el Muftí de Jerusalén despachó en enero de 1944 a la división SS Handzar División, hizo una declaración sobre cuales debían ser los principios que guiaran no sólo a los bosnio musulmanes que integraban esta división sino a los musulmanes de todo el mundo:

Esta división de bosnio musulmanes consolidada gracias a la ayuda de la Gran Alemania, es un ejemplo para todos los países musulmanes. No existe otro modo de liberación de la opresión imperialista que la dura lucha para preservar nuestras tierras y fe.

Existe una multitud de intereses comunes entre la Alemania y el mundo islámico. El Reich lucha contra los mismos enemigos quienes han arrebatado a los musulmanes sus países y eliminado su fe de Asia, África y Europa. Alemania es la única gran potencia que nunca ha atacado a un país islámico.

Además el Partido Nacional Socialista alemán lucha contra el judaísmo mundial.

El Corán dice Verás que los judíos son los peores enemigos de los musulmanes”.

Otras similitudes coinciden entre los principios de ambos movimientos: la reafirmación de la guerra y la camaradería , la disciplina, liderazgo, el orden, y el alto concepto del trabajo como medios para obtener la victoria. Esto acerca a nuestras ideologías y facilita nuestra colaboración. Me alegra ver que esta división es una muestra visible de la expresión de ambas ideologías.

Tanto la división Hanchar como la Kama estaban adoctrinadas en el asesinato de judíos y serbo ortodoxos, que engrosaban las filas de los partisanos y la resistencia antifascista. Los centros de formación nazi fomentaron la propaganda islámica y el supremacismo ario en aras de la convivencia militar y el exterminio de los judíos. Especial trascendencia tuvieron las escuelas creadas para tal fin por el Muftí en Dresden y Goettingen.

Los jerarcas nazis, no veían en el Islam, más que un motivo de júbilo continuo. Himmler dijo a Joseph Goebbels que personalmente no tenía nada contra el Islam, porque educaba a los soldados por él, les prometía el cielo por luchar y morir en combate, una religión muy atractiva y sumamente práctica para los soldados.

La alta oficialidad nazi, no tuvo más que seguir el modelo colonial austro-húngaro de privilegios para tener de su parte a los soldados musulmanes. Que los preceptos de su fe y sus particularidades fuesen contemplados y respetados. Lo que hoy llaman multiculturalidad y prodigan en centros y espacios públicos, los autodenominados “progresistas”.

Himmler, máximo jefe de las SS cuidó también otros aspectos, y pese a que el elemento bosnio-musulmán siempre fue mayoritario en estas divisiones, nominalmente eran croatas, y debían jurar lealtad eterna al Nuevo Estado Independiente de Croacia. Pavelic quiso que primara el movimiento ustacha sobre el islamismo, tanto en símbolos como en poder político, pero el mando alemán lo impidió. Incluso se dieron luchas por el poder en áreas controladas por la Hanchar y desacato a las ordenes croatas.

La razón estaba en que los croatas eran menos considerados que los muy respetuosos nazis respecto al alcohol, el cerdo, o los oficios religiosos.

Las divisiones Handzar y Kama fueron asistidas por los Zeleni Kadar, (Cuadros verdes)  formadas por  al menos 6000 desertores de las milicias croatas. Mandadas por el un fanático pro nazi bosnio musulmán abogaban por el completo y absoluto exterminio de la población serbia en Bosnia y Herzegovina.

La brutalidad , la violencia extrema del Daech de hoy o los islamistas de la guerra de Bosnia de los años noventa, ya estaban determinados por los crímenes rituales de las tropas islámicas bosnias que no hacían sino seguir una tradición de siglos atrás , entre las huestes mahometanas. Las sevicias de las tropas musulmanas, especialmente a cuchillo tuvieron un fuerte impacto entre la oficialía nazi que las dirigía, tanto por no dejar supervivientes como por el saqueo sistemático y la asolación total de las zonas serbias. Pese a su extrema brutalidad que repudiaban por modales, los nazis se felicitaban por la eficacia de sus tropas y sus tácticas de tierra quemada y población degollada.

Estas prácticas tuvieron un enorme impacto en la demografía de Bosnia Herzegovina y determinaron la geografía y estrategia de la guerra que acaeció medio siglo después, tan falseada por los medios de comunicación.

Los días de Hussayni no terminaron con el fin de la segunda guerra Mundial. Pese a que su sueño de bombardear Tel Aviv que Hitler no cumplió, pese a sus encarecidas peticiones, sus actividades para la destrucción del pueblo judío no cesaron.

Incomprensiblemente y pese a ser el más encarnizado defensor de la solución final y criminal de guerra reconocido, no fue juzgado en Núremberg. Pesó más el no enojar al mundo musulmán que la justicia y los centenares de miles de víctimas. Tras ser rechazado por Suiza, fue otra vez recluido por las autoridades francesas, de las que se escapó para recalar en Egipto. Allí su lucha contra la creación del estado de Israel se vería reforzada por sus contactos con los hermanos musulmanes a los que asesoró con prácticas y experiencias adquiridas de sus aliados nazis. Fue nombrado la máxima autoridad palestina, y Presidente del Consejo Islámico Mundial. Brindo su apoyo entusiasta a la primera guerra árabe contra Israel en 1948.

Recibió reconocimiento de Stalin durante el proceso antisemita que llevo a cabo contra “los médicos judíos” que la  oportuna muerte del dictador soviético truncó, los parabienes de Eichman por su papel en la convivencia entre musulmanes y no musulmanes. Su apoyo a la causa palestina, fue total y entregado, como correspondía a alguien que quería eliminar al pueblo judío y extender el islamismo. Su trascendencia política fue enorme hasta que llego la victoria de 1973 de Israel en la guerra de Yom Kippur. Murió poco después en Beirut en 1974 , exiliado de su amado Jerusalén, Las autoridades israelís no dejaron que su cuerpo fuese enterrado en la capital israelí.

Su sobrino, prosiguió con sus objetivos, si bien levemente barnizados por la coyuntura de bloques  y la geopolítica. Le fueron de gran ayuda su hábil manejo de los medios e intervenciones en foros internacionales que sirvieron para enmascarar el terrorismo e islamismo con las causas de la liberación de los pueblos. Pero sin perder nunca las esencias ni el objetivo final. Se llamaba Yasser Arafat.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here