Compartir

Cihan Sheikh, la portavoz oficial de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), un grupo opositor al Gobierno sirio y apoyado por EE.UU. y comandante de las Unidades Femeninas de Protección, ha señalado en declaraciones a RT que se siente “indignada” y “triste” al ver cómo su ciudad natal, Raqa, se convirtió en el bastión del Estado Islámico, aunque reconoce que a la vez esto la motiva para seguir luchando por la liberación de la ciudad.

“Recuerdo mi ciudad y mi vecindario. Mis parientes y vecinos solíamos ser todos una gran familia, sin importar el grupo étnico al que pertenecíamos”, señala esta combatiente de origen kurdo. Ella considera que la lucha por la libertad de su pueblo es su deber y un sentimiento que la llena “de orgullo y dignidad”.

Sheikh denuncia que el Estado Islámico utiliza como escudo humano a la población civil “empleando métodos bárbaros”. “Todas las masacres son cometidas por el Estado Islámico, pero ellos culpan a los bombardeos de EE.UU.“, asegura la mujer, quien ha evitado, sin embargo, comentar la muerte de civiles por las bombas lanzadas por la coalición internacional.

La combatiente de las SDF asegura además que una posible intervención de Turquía en el conflicto armado en Siria se convertiría en una “ocupación” y no en una liberación de tierras, aunque señala que por ahora “el objetivo principal” de su grupo no es luchar contra Turquía, sino “contra el Estado Islámico”.

“Desde el principio [del conflicto] hemos declarado que somos vecinos de Turquía y esperamos que ellos no interfieran en nuestros asuntos internos”, señala Sheikh.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here