Inicio Artículos La electricidad en los koljoses

La electricidad en los koljoses

195
0
Compartir

La revolución soviética de 1917 dio nueva vida a la aldea rusa. El germen de esta nueva vida fue la electricidad. Vladimir Lenin, el fundador del Estado soviético, fue el iniciador de la electrificación de la aldea rusa.

En noviembre de 1920, se encendió la luz eléctrica en las casas rurales de la aldea de Yaropolets, próxima a Moscú. Era como un faro que llamaba a una vida mejor y también un ejemplo para los pueblos vecinos. Una tras otra, comenzaron a levantarse centrales eléctricas rurales. Fueron puestas en explotación las de Vladychino, Ostashevo, Kashin, Burtsevo, etc. Lenin asistió a la inauguración de la central eléctrica de Yaropolets. Allí, informó a los campesinos reunidos que el Gobierno soviético estaba preparando un plan para la electrificación de toda Rusia. Puesta en funcionamiento, la pequeña central eléctrica, con la gran ayuda de Lenin, fue como un símbolo del gran aumento de la electrificación en la aldea soviética, que alcanzó su auge durante los planes quinquenales de Stalin.

Sólo en 1940 fueron construidas y puestas en funcionamiento 152 centrales hidroeléctricas rurales con una potencia total de más de 12.000 kilowatts. Más de 700 koljoses y 60 estaciones de máquinas y tractores recibieron corriente eléctrica. La guerra impidió cumplir integramente la construcción proyectada.

Sin embargo, incluso en los días más dolorosos de la guerra, el jefe del pueblo soviético, Stalin, se preocupó constantemente del bienestar de koljosianos. En febrero de 1945, el generalísimo Stalin firmó un decreto referente al fomento de la electricidad rural. En el mismo año, casi en todas partes, comenzaron a levantarse centrales eléctricas rurales. Se puede juzgar el volumen de la electrificación en la aldea soviética por el hecho de, sólo en la Federación Rusa, haber sido construidas, durante el pasado año (1944), nada menos que 1.001 centrales eléctricas rurales.

Actualmente, están electrificadas más de 6.500 koljoses y 2.200 parques de tractores y de maquinaria agrícola. Con esto, se reinició la gran obra de electrificación de la aldea. La Unión Soviética dispone de lo necesario para aumentar la electrificación del campo. Así lo demuestra, por ejemplo, la experiencia de la región de Sverdlovsk, en los Urales, que actualmente tiene más de la mitad de sus koljoses electrificadas; durante el presente año, se ha planeado eletrificar el resto. Lo más económico y práctico en la electrificación rural es la construcción de centrales hidroeléctricas.

Durante el año 1945, los koljosianos construyeron con sus propios medios, sin recurrir a la ayuda del Estado, más de 600 centrales hidroeléctricas e iniciaron la construcción de otras 750.

Aquí está la historia de una de estas construcciones: Al koljos “Burevistnik” del distrito Vysókovo (región de Kalicim) regresó del frente el viejo molineiro koljosiano Luka Dolfov. En el frente, había sido electricista y propuso a la dirección del koljos la construcción de una central hidroeléctrica. En el pequeño río Ima, al lado del molino, fue instalada una turbina.

El hábil molineiro dirigió las obras de tal manera que todo el trabajo fue llevado a cabo por los propios campesinos y sin perjuicio de las demás tareas.

En la construcción se hicieron gastos insignificantes. La electricidad, sin embargo, introdujo grandes cambios en la vida del koljos. 80 casas de campo, el club rural, las granjas para criar ganado y los depósitos, tienen alumbrado eléctrico. La corriente eléctrica también fue aprovechada para el funcionamiento de las máquinas trilladoras y para batir la leche. Gracias a ella, el koljos, sin gran esfuerzo, pudo llevar a cabo la cosecha de trigo de 80 hectáreas 3 veces más rápido.

He aquí otro ejemplo de la electrificación en la aldea: 18 koljoses de la región de Vologda decidieron construir una central hidroeléctrica común en el río Shola. Confeccionaron el proyecto y determinaron la contribución de cada granja. Luego aparecieron a orillas del rio los materiales de construcción.

Después de varios meses, la central estaba construida.

Los koljosianos se enorgullecen del fruto de su esfuerzo. Sin recurrir a las ayudas estatales, levantaron y pusieron en funcionamiento una central hidroeléctrica de 60 kilowatts. Durante el cuarto quinquenio será enormemente incrementada la construcción de centrales rurales. El plan quinquenal prevé la construcción en serie de turbinas hidráulicas económicas para las centrales rurales de Moscú, Leningrado, Gorki y otras regiones de la URSS. El plan quinquenal también prevé la construcción de 19.000 centrales hidroeléctricas y cerca de 12.000 centrales térmicas. Su potencia total será de 2.000.000 kilowatts.

Traducido por “Cultura Proletaria” de “Divulgação Marxista”, Nº6, Septiembre de 1946

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here