Compartir

Estados Unidos despliega a Australia el mayor contingente militar de su historia en ‎previsión de una posible guerra con Corea del Norte.‎

Según informa el portal news.com.au, el primer grupo de marines estadounidenses (1250) que se van a desplegar en el norte de Australia han aterrizado este martes en la ciudad de Darwin “listos para luchar” contra Corea del Norte.

Este despliegue –que tendrá una duración de seis meses– se convertirá en el hasta ahora mayor contingente de fuerzas estadounidenses instalado en Australia en tiempos de paz. Durante el periodo mencionado, los marines realizarán ejercicios conjuntos con las tropas australianas y chinas.

El comandante de la Fuerza de Rotación, Brian Middleton, ha dicho este martes que los militares estadounidenses están listos para combatir en caso de aumentar las tensiones entre Estados Unidos y Corea del Norte.

“Siempre que una fuerza de marines se despliega estamos siempre a punto para lo que sea”, precisa Middleton en declaraciones recogidas por la cadena estadounidense ABC.

El militar ha indicado que esta es la fuerza de aire-tierra de marines más compleja que se instala en el norte de Australia, zona estratégica por su cercanía al sudeste de Asia y al océano Pacífico y océano Índico.

“Creo que el compromiso que hemos tomado de desplegar aquí un grupo de trabajo con posibilidades de incrementarlo en los próximos años refleja lo que pensamos: que esta es una región importante”, ha explicado.

Además de soldados, el despliegue militar estadounidense incluirá cuatro aeronaves Ospreys, cinco helicópteros Super Cobra y cuatro Huey.

La rotación de los marines en Darwin comenzó en 2012, tras el acuerdo suscrito un año antes por el expresidente estadounidense Barack Obama y la primera ministra australiana, Julia Gillard, para desplegar hasta 2500 militares en 2016, que después se amplió hasta 2020.

Washington incrementa cada vez más su presencia militar en la península coreana con el pretexto de “proteger” a los países aliados ante la amenaza que supone Corea del Norte. Este mismo lunes, Estados Unidos y Corea del Sur han acordado adelantar la instalación del escudo antimisiles de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD, por sus siglas en inglés), en el suelo surcoreano.

Por su parte, Pyongyang, que considera la presencia estadounidense en la península coreana como un acto de provocación, amenazó el pasado 6 de abril con dar “el golpe más implacable“, si Washington le provoca.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here