Compartir

La Cancillería de Rusia denuncia que la organización Cascos Blancos proporciona apoyo al terrorismo en Siria.

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajarova, ha declarado este jueves que la organización de rescatistas voluntarios Cascos Blancos, que opera en Siria y que se hace pasar por una oenegé humanitaria, está prestando apoyo a los terroristas e incluso ocultando las pruebas de sus crímenes, según cita sus palabras la agencia de noticias rusa TASS.

“Los Cascos Blancos no solo se sienten a sus anchas en los territorios controlados por los grupos terroristas Frente Al-Nusra (ahora denominado Frente Fath Al-Sham) y EIIL (Daesh, en árabe), sino que simpatizan con ellos abiertamente y les prestan apoyo informativo e incluso material”, ha aseverado la portavoz en una rueda de prensa.

“Los Cascos Blancos no solo se sienten a sus anchas en los territorios controlados por los grupos terroristas Frente Al-Nusra (ahora denominado Frente Fath Al-Sham) y EIIL (Daesh, en árabe), sino que simpatizan con ellos abiertamente y les prestan apoyo informativo e incluso material”, afirma la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajarova.

Zajárova ha insistido en que existen además “pruebas documentales” de la participación de los miembros de la organización en algunas de las operaciones del Frente Al-Nusra, así como de sus esfuerzos por encubrir “ejecuciones en masa de población civil”.

No solo existen grabaciones de torturas perpetradas contra soldados sirios en presencia de ‘cascos blancos’, ha señalado la portavoz, sino que varios testigos han reportado casos de saqueos, manipulación de información y simulación de prestación de ayuda médica por parte de los miembros de la organización.

En este contexto, Zajarova subraya la importancia y necesidad de prestar más atención al comportamiento de los Cascos Blancos, sobre todo después del supuesto ataque químico de Jan Sheijun, en la provincia siria de Idlib, el pasado 4 de abril, del que Washington y sus aliados culparon a Damasco a pesar de no tener pruebas, basándose en las acusaciones de esa organización.

“Son sus indicios, supuestamente indiscutibles, los que dieron a EE.UU. un pretexto para perpetrar una agresión militar contra la base militar siria de Al-Shairat“, en la provincia de Homs, el pasado 7 de abril, ha apuntado la funcionaria rusa, para a continuación lamentar que todos estos hechos hayan sido ignorados por los medios occidentales.

Por último, la portavoz ha recordado que el 10 de abril la organización Médicos Suecos por los Derechos Humanos (SWEDHR, por su acrónimo en inglés) catalogó de falsos los vídeos de los ataques químicos supuestamente ocurridos en Siria que divulgaron los controvertidos Cascos Blancos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here