La misión de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) no cumplió ni con los procedimientos básicos de una investigación, por lo que el informe sobre el incidente químico ocurrido en abril en la provincia siria de Idlib no es concluyente y está lleno de lagunas, indicó a RT Alexánder Shulguín, representante permanente de Rusia ante la organización con sede en La Haya.

El informe de la OPAQ sobre el ataque de abril fue presentado el viernes pasado. De acuerdo con el documento, la misión había determinado que se utilizó gas sarín en el lugar, algo que fue utilizado por EE.UU. y sus aliados este miércoles para culpar nuevamente al Gobierno sirio del ataque durante una sesión extraordinaria del consejo ejecutivo de la OPAQ.

EE.UU. no dudó en interpretar los resultados del informe como una prueba de la culpabilidad de Al Assad

“Fue el grupo de países occidentales liderado por EE.UU. quien presentó la iniciativa de celebrar esta reunión. Resultó que su propósito era hacer ruido sobre la culpabilidad del Gobierno sirio y del propio presidente Al Assad en la tragedia del uso de armas químicas cerca de Jan Sheijun el 4 de abril”, dijo Shulguín.

Aunque la misión de determinación de los hechos no tenía “autoridad para atribuir responsabilidades, EE.UU. y sus aliados no dudaron en interpretar los resultados del informe (…) como una prueba de que el Gobierno sirio y el presidente Al Assad tuvieron el cien por cien de responsabilidad en esta tragedia”, señaló Shulguín.

“No se puede considerar este informe como satisfactorio”

El problema más significativo del informe, según sus palabras, es que la misión nunca visitó el lugar del presunto ataque y las pruebas que recopiló las obtuvo de los grupos militantes que controlaban la zona, por lo que no se pudo determinar su autenticidad. “El problema principal era que la misión de investigación no había visitado ni Jan Sheijun, el lugar donde supuestamente se usaron armas químicas, ni la base aérea de Shayrat, desde donde, según nuestros socios estadounidenses, despegaron los aviones sirios para llevar a cabo el ataque químico”, subrayó Shulgín.

Hay muchas omisiones o lagunas en el texto del informe

Los representantes rusos han presentado argumentos sobre “por qué no se puede considerar este informe como satisfactorio”, señalando que la investigación ni siquiera cumplió con los procedimientos forenses básicos. “Hay muchas omisiones o lagunas en el texto del informe en sí (…) No sabemos exactamente dónde se recuperaron los cuerpos, dónde se recogieron las pruebas”, destacó Shulguín a RT.

Otro punto importante es que el equipo no pudo establecer lo que realmente sucedió en Jan Sheijun, “si se trató de una dispersión o de una explosión, ni de qué tipo fue la explosión”.

Además, Shulguín cuestionó las recientes acusaciones de altos cargos estadounidenses de que el Gobierno sirio supuestamente estaba preparando un nuevo ataque químico, acusaciones basadas en “datos de inteligencia” secretos. Según Shulguín, eso es completamente “ilógico”, especialmente después de que Rusia propusiera enviar un equipo internacional de expertos a la base de Shayrat, una sugerencia rechazada por Washington.

La semana pasada, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, también criticó a la OPAQ por no haber visitado el lugar del ataque, diciendo que la organización “está actuando de manera ininteligible”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.