Inicio Artículos Terrorismo mediático de la prensa española.

Terrorismo mediático de la prensa española.

214
0
Compartir

La prensa española ha presumido siempre de su compromiso con la verdad y la paz. Los medios españoles utilizaron todos los recursos a su disposición durante muchos años para condenar la violencia callejera a la que tildaron con el nombre de kale borroka (lucha callejera en euskera) para estigmatizar a sus lectores contra las reclamaciones del pueblo vasco para ejercer el derecho a la autodeterminación.

Kale borroka es un término que hizo extensible incluso el actual gobierno español cada vez que ciudadanos españoles salían a la calle para cualquier reivindicación política o social en los años más duros de la última crisis. Se utilizó cuando la indignación de miles de ciudadanos llenaron la Puerta del Sol en Madrid, o cuando cientos de jóvenes insultaban a parlamentarios, después de los incontables saqueos de éstos a las arcas del Estado.

La presión mediática jugó un importante papel para facilitar leyes contra los movimientos sociales. Es así como el Estado, se permitió la osadía de aplicar nuevas leyes contra el derecho de reunión de los españoles o la conocida como ley mordaza.

Los medios apuntaban a los manifestantes con términos como escraches y kale borroka y los jueces condenaban como actos terroristas. Y todo esto sin que ocurrieran víctimas mortales.

Sin embargo, esta prensa, que mantuvo una tremenda linea común contra estas acciones, no así con el terrorismo de Estado, es la misma que hoy en día justifica cualquier acción violenta en las calles venezolanas.

Los medios se cuidan mucho en calificar de violentas a las hordas fascistas que salen a la calle en Venezuela, las que queman el mobiliario público, impregnan con gasolina y prenden fuego a ciudadanos que no comulgan con sus propósitos, talan y cortan árboles (algunos de ellos con varios siglos), o asesinan a dirigentes chavistas.

La prensa española, es un instrumento más dentro de la sucia estratégia del Estado español en sus pretensiones neocoloniales contra Venezuela. Un instrumento de la oligarquia que miente, tergiversa y deforma la realidad.

Esa misma prensa que tiene a la mentira como bandera, es el eje de este rancio sistema capitalista que padecemos los trabajadores españoles. Es por ello, que al formar parte de la trinchera de la corrupción, el saqueo, la mentira, el odio y la codicia, como tales deberían ser juzgados por nuestro pueblo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here