Compartir

Los obreros del puente de Crimea han comenzado a instalar los gigantescos arcos de acero que soportarán el puente. En esta titánica operación están participando más de una docena de barcos y un centenar de personas, informa el propio servicio de prensa del proyecto.

“Una hazaña de estas dimensiones sería imposible sin la experiencia obtenida en otros proyectos. Así que esta operación en el mar es el resultado de muchos años de práctica en la construcción de puentes tanto en Rusia como en el resto del mundo”, ha afirmado el director general adjunto del área de proyectos de la empresa responsable, Leonid Ryzhenkin.

Los constructores atarán los arcos con cerca de 700 cuerdas desde 16 puntos diferentes de la estructura, para poder levantarlos hasta llegar al nivel del puente a una velocidad de cinco kilómetros por hora.

El servicio de prensa del proyecto asegura que no se tardarán más de 72 horas en colocarlos, tiempo durante el cual se limitará el tráfico a través del estrecho de Kerch.

Se espera que los primeros coches comiencen a circular por el puente de Crimea en 2018.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here