Compartir

LA PAZ (Sputnik) — Las agrupaciones bolivianas que intentaron extender el conflicto de los pobladores de Achacachi en el departamento de La Paz han ingresado a una fase conspirativa contra el presidente Evo Morales, dijo el ministro de la Presidencia, René Martínez.

El conflicto que inicialmente tuvo un carácter local se ha tornado en un escenario “con una intencionalidad conspirativa abiertamente contra nuestro Gobierno”, dijo la autoridad en conferencia de prensa desde el Palacio de Gobierno.

Martínez hizo esa declaración al referirse al conflicto que sostienen vecinos de la población de Achacachi, quienes desde hace más de dos semanas exigen la renuncia de su alcalde, Edgar Ramos acusado de corrupción, además de la liberación de tres de sus dirigentes que son procesados por la justicia.

Para el ministro, la protesta que el 28 de agosto llegó a la ciudad de La Paz con una marcha de mujeres aymaras del altiplano está siendo digitada por grupos radicales minoritarios que ha abandonado sus demandas locales en un afán de irradiar el conflicto a nivel nacional.

“El hecho de haber forzado una suerte de alianzas [por parte de los movilizados de Achacachi] que no han tenido ningún resultado, está generando desesperación en los dirigentes radicales que intentan un escenario de conflictividad buscando víctimas”, remarcó la autoridad.

De acuerdo con Martínez, los sectores que intentaron sumarse al conflicto de Achacachi fracasaron, porque quienes mantienen el conflicto son “mujeres, ancianos y niños” de esa localidad rural.

“La opinión pública nacional ha hecho conciencia de que en esta movilización hay propósitos conspirativos que tienen un alto contenido político de quienes están dirigiendo este grupo radicalizado, que es una minoría”, declaró el ministro.

Las autoridades bolivianas creen que el conflicto de los vecinos de Achacachi debe ser resuelto a través del diálogo y en el marco de las normas vigentes en el país.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here