Compartir

El “show” del brazo largo del Kremlin que pesa sobre Estados Unidos no debe acabar nunca. Facebook se ha unido a la farsa y a los gregarios de las redes sociales les ha faltado tiempo para volver a la carga. No importa que Facebook haya quebrado el compromiso de confidencialidad de las cuentas privadas de sus usuarios convirtiéndolas en públicas… sólo si son rusas.

A falta de otros, el argumento que ahora pone Faceboolk encima de la mesa través del Washington Post es propio de trileros de baja estofa: ha habido usuarios rusos de su red social que durante las elecciones pagaron para insertar comentarios políticos sobre Estados Unidos como publicidad.

El Washigton Post lo expone de la siguiente manera (1): Facebook ha dado marcha atrás en la política de confidencialidad de sus usuarios que había mantenido hasta ahora y va a enviar todas esas informaciones al Congreso para que investigue la injerencia rusa (o mejor dicho, la injerencia del Kremlin).

Este montaje ha hecho olvidar el origen de toda la comedia, de la que nadie se acuerda, cuando piratas informáticos rusos penetraron en el servidor del Partido Demócrata para manipular las elecciones. Cambia el método pero no el objetivo, que es el de cualquier dictadura: manipular elecciones.

Según The Guardian, durante dos años los usuarios rusos pagaron 100.000 dólares en publicidad (2) para difundir al máximo los mensajes que llegaban de… de donde siempre.

Hasta aquí se trata de las insinuaciones típicas de los conspiranoicos que despotrican contra las teorías de la conspiración de los demás. En un estado de guerra, como el actual, podemos dar por buenas este tipo de sospechas siempre, aunque en este caso debemos en tener en cuenta un par de detalles, al menos.

El primero es que nos parece impropio y chapucero que el FSB, el servicio secreto ruso, utilice cuentas de usuarios rusos para llevar a cabo sus manejos en las redes sociales. Les resultaría muy fácil camuflarse utilizando cuentas de Tanzania, Honduras o Indonesia. ¿O tenemos que pensar que son unos inútiles?

El segundo es que la cifra de 100.000 dólares que se han gastado en publicidad en Facebook es propia de tacaños, sobre todo si tenemos en cuenta las cifras que multimillonarias que se manejan en ese tipo de elecciones en Estados Unidos. Con 100.000 dólares se puede influir muy poco.

De cualquier modo, se vuelve a poner de manifiesto que las redes sociales e internet, en general, no son otra cosa que un campo de batalla. Son propicios para mercenarios como Morgan Freeman, que se ha prestado a poner su rostro en un vídeo que forma parte de la absurda campaña de intoxicación mediática contra Rusia. “Nos han atacado. Estamos en guerra”, dice el actor con tono sensacionalista al comienzo de su intervención para insistir en la necesidad de una investigación sobre la interferencia del gobierno ruso en las elecciones presidenciales.

Pero si estamos en guerra nos gustaría reconocer que son ambas partes las que disparan, es decir, esa parte de la realidad que nadie pone sobre la mesa. Lo vamos a ver con las próximas elecciones presidenciales en Rusia. Esperemos que los que hablan de una injerencia, hablen también de la otra y que Facebook levante el velo de las cuentas que tiene la CIA en su red social.

(1) https://www.washingtonpost.com/business/technology/facebook-to-turn-over-thousands-of-russian-ads-to-congress-reversing-decision/2017/09/21/9790b242-9f00-11e7-9083-fbfddf6804c2_story.html
(2) https://www.theguardian.com/technology/2017/sep/21/facebook-adverts-congress-russia-trump-us-election

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here