La representante permanente de EE.UU. ante la ONU, Nikki Haley, afirmó que solo el país norteamericano, y no las otras 14 naciones que componen el Consejo de Seguridad, tiene credibilidad para ser mediador en el conflicto palestino-israelí. Una situación que los propios palestinos ven de manera diferente.

Haley pronunció su discurso en una sesión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU celebrada este viernes a petición de ocho países que forman parte del organismo internacional para abordar la decisión del presidente Donald Trump de trasladar la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén y reconocer oficialmente esta última como la capital de Israel. La decisión fue unánimemente condenada por todos los miembros del Consejo de Seguridad, a exclusión de EE.UU., por socavar el proceso de paz en curso.

Buscaremos un nuevo mediador entre nuestros hermanos árabes y la comunidad internacional
— Riyad al Maliki, ministro de Relaciones Exteriores palestino

“La ONU ha hecho mucho más para dañar las perspectivas de paz en Oriente Medio que para avanzarlas. No seremos parte de eso. EE.UU. ya no va a mantenerse al margen cuando Israel sea injustamente atacado en las Naciones Unidas. Y a EE.UU. no le van a dar lecciones países que carecen de credibilidad para tratar a los israelíes y los palestinos de manera justa”, dijo Haley.

La diplomática recordó que “no es coincidencia que los históricos acuerdos de paz entre Egipto e Israel y entre Jordania e Israel hayan sido firmados en el césped de la Casa Blanca”. “Si vuelve a haber un acuerdo de paz histórico entre israelíes y palestinos, hay muchas probabilidades de que también se firme en el césped de la Casa Blanca”, aseguró Haley, que argumentó su postura diciendo que Washington “tiene credibilidad entre ambas partes”.

“Israel nunca será y nunca debe ser forzado a concluir un acuerdo por parte de las Naciones Unidas o de un conjunto de países que han demostrado su desprecio por la seguridad de Israel”, agregó Haley.

No obstante, las autoridades palestinas tienen otra visión del supuesto excepcionalismo estadounidense destacado por Haley. El sábado, el ministro de Relaciones Exteriores palestino, Riyad al Maliki, anunció que su Gobierno ya no puede aceptar a EE.UU. como intermediario en el proceso de paz porque ahora se ha “posicionado como una parte en la disputa y no como un mediador”. “EE.UU. es un agresor del pueblo palestino y del derecho internacional”, enfatizó.

“Buscaremos un nuevo mediador entre nuestros hermanos árabes y la comunidad internacional, un mediador que pueda ayudar a alcanzar una solución de dos Estados“, dijo Al Maliki citado por Reuters.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.