Inicio Cine Se estrena la primera película sobre los crímenes que la OTAN/Gladio cometió...

Se estrena la primera película sobre los crímenes que la OTAN/Gladio cometió en Bélgica

852
0

Bélgica acaba de estrenar su primera película sobre la Red Gladio de asesinos de la OTAN que sembraron el terror en la posguerra europea cometiendo crímenes de bandera falsa. Se trata de “Tueurs” (Asesinos) que inicialmente llevaba el subtítulo “La stratégie de la tension” (La estrategia de la tensión) porque se pretendía relacionar con la matanza de la Estación de Bolonia, en Italia.

Luego se cambió el contexto por otro parecido, los crímenes de Bravant, que sacudieron a Bélgica a comienzos de los ochenta. La película tiene alguna similitud con “Bastille Day”, otra película sobre el mismo asunto con más presupuesto, que se estrenó el año pasado.

Arranca con el asesinato de un juez que, como en los crímenes de Bravant, es un encargo de las más altos dirigentes políticos belgas a los pistoleros de la OTAN. Tras el juez, los testigos van cayendo uno tras otro, algunos de ellos suicidades y otros no tanto.

La obra es del director belga de 47 años, François Troukens que, antes de dedicarse al cine, fue un gangster conocido en su país, aunque el guión en ningún momento refiere que se apoya en hechos reales y la CIA sólo aparece una vez al principio de la película.

Los crímenes de Bravant se refieren al asesinato en Bélgica entre 1982 y 1985 de 28 personas, niños algunos de ellos, que aparentemente parecen cometidos de manera gratuita, sin razón aparente. Los autores nunca fueron identificados.

Como suele ocurrir en estos casos, la investigación se convirtió en una odisea imposible de recorrer. Algún juez que se lo tomó en serio se encontró con un muro: secreto militar de la OTAN.

En Bélgica la matanza es una preocupación recurrente. Recientemente salieron nuevas revelaciones en Het Laatste Nieuws y la televisión flamenca le volvió a dedicar otra emisión: el hermano de un gendarme de élite, Christian Bonkoffsky, déclaraba que en su lecho de muerte había confesado su participación en la matanza.

No han sido pocos los que han advertido de las enormes similitides existentes entre las matanzas de Bravant y las actuales del yihadismo. El periodista del diario “Le Soir”, René Haquin, ha defendido que después del traslado de la OTAN a Bruselas en 1966, se alzaron numerosas voces alertando de que Bélgica tenía “un agujero de seguridad” que había que llenar.

En aquella época la preocupación era mucho mayor tanto por la existencia de movimientos guerrilleros, en pleno apogeo en Europa, como por las importantes luchas populares contra la guerra nuclear.

El santuario de la OTAN también necesitaba sus “años de plomo”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.