EE.UU. se queda solo al insistir en que Irán está violando las resoluciones de la ONU mientras el resto del mundo lo niega.

La embajadora estadounidense ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Nikki Haley, ha pedido este martes al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) que castigue a Irán por su supuesta violación de las resoluciones de la ONU, en particular la 2231, aprobada tras el acuerdo nuclear entre Irán y el Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Rusia, China y Francia, más Alemania), suscrito en 2015.

En otra parte de su discurso, ha insistido en que el máximo órgano de la ONU debería aprobar otra resolución más contundente contra la República Islámica de Irán e imponer sanciones antiiraníes ante lo que ha descrito de “peligrosas violaciones” de dichas resoluciones y de “comportamiento desestabilizador” de Teherán.

Sin embargo, otros miembros del CSNU aseguran que Irán ha cumplido y cumple sus obligaciones, tal como ha confirmado la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) en 8 ocasiones, y denuncian que, pese a que Irán es fiel al acuerdo, el presidente estadounidense, Donald Trump, rehúsa certificarlo.

Durante la sesión de hoy martes del CSNU para abordar la implementación de la resolución 2231, Haley ha prometido que, en los próximos días, presentará al organismo una serie de medidas para presionar a los iraníes con el fin de que “ajusten su comportamiento”.

Su país, asegura, propondrá la prohibición de la actividad de misiles balísticos iraníes, la imposición de sanciones “en respuesta a su clara violación del embargo de armas de Yemen y que se responsabilice al Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de violar las resoluciones del CSNU.

Washington, pretextando los ataques misilísticos de Yemen a Arabia Saudí en respuesta a las agresiones de este último país contra la población civil yemení, trata de llevar adelante su política antiiraní. Mientras tanto, las autoridades iraníes y yemeníes niegan que tales misiles tengan algo que ver con Irán.

En su discurso, Haley también ha exhortado a la comunidad internacional a tomar medidas contra Irán y promete que EE.UU. “sigue cumpliendo sus compromisos” en conformidad con el pacto nuclear —JCPOA, acrónimo en inglés del Plan Integral de Acción Conjunta— aunque en la práctica no lo ha hecho.

En relación con el pacto nuclear, el embajador adjunto ruso en la ONU, Vladimir Safronkov, responde que deben “abandonar el lenguaje de las amenazas y sanciones, y comenzar a usar los instrumentos del diálogo y concentrarse en ampliar la cooperación y la confianza mutua”.

Y, sobre las pruebas misilísticas que lleva a cabo de vez en cuando el país persa, Safronkov señala que la resolución 2231 no le exige nada al respecto y los misiles ensayados por Irán no están diseñados para portar cabezas nucleares.

El CSNU ha abordado, además, el informe del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, sobre la implementación de la resolución 2231, en el que subraya que Irán ha cumplido con el acuerdo nuclear y afirma que los expertos de la ONU no han podido encontrar de momento ninguna conexión entre Irán y el misil yemení lanzado contra Riad, capital saudí.

De seguido, el diplomático ruso ha acusado a la Secretaría General de la ONU de realizar investigaciones sin la previa aprobación del Consejo de Seguridad, y aduce que “no tiene la autoridad ni la experiencia” para estudiar el caso y que la información que se obtenga con sus pesquisas “no puede considerarse precisa”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.