El británico Kim Philby (1912-1988) fue el agente doble más importante de la historia del siglo XX y un auténtico encantador de serpientes durante 30 años. Reclutado por los soviéticos con 22 años, dinamitó el prestigio del MI6, el servicio secreto británico, porque nadie podía sospechar que el hijo de un héroe de la Inglaterra colonial pudiera ser un comunista militante.

Philby demostró que es posible vencer al fascismo y al imperialismo, algo que jamás le van a perdonar. Se preguntan cómo es posible que les engañara y eso les ha hecho escribir infinidad de estudios. Su vida inspiró la novela “El topo” de John le Carré. Durante 30 años Philby luchó por el comunismo y por la defensa de la URSS y nunca renunció. El comunista británico tiene más biografías que muchos primeros ministros, litros y litros de tinta gastados en una historia que inquieta al imperialismo.

Formó parte del “Círculo de Cambridge”, un grupo de estudiantes comunistas formado por Guy Burgess, Donald MacLean, que luego sería diplomático y responsable, junto a otros, de transmitir a Moscú toda la información disponible sobre el programa de armamento nuclear norteamericano, Anthony Blunt, director de la colección de arte de la Reina, y Roger Hollis, el jefe del Servicio Secreto británico entonces.

Philby inició su carrera en la Guerra Civil española, donde alcanzó su plena madurez como espía al servicio de la URSS. El franquismo se cuidó de ocultarlo porque el propio Franco estuvo en su lista de embaucados, lo cual tampoco era demasiado complicado. El contacto de Philby en los servicios secretos soviéticos le ordenó que encontrara la forma de ejecutarlo, pero -lamentablemente- no pudo cuplimentar esa misión.

Siempre fue un enamorado de España y hasta sus últimos días afirmó que, de volver a Occidente, le hubiera gustado visitar España. Llegó por primera vez a España en 1937 como periodista autónomo con la doble misión de informar sobre el armamento que los italianos y los alemanes estaban empleando aquí y, sobre todo, para recabar datos sobre aquel general mediocre en auge a golpe de matanzas en masa.

Gracias a los contactos de su padre, Harry St. John Philby, le nombraron corresponsal del “Times” en España. Estuvo en Sevilla, después en Salamanca y Burgos. Cubrió muchísimas batallas: la ofensiva del Norte en Bilbao y también en la batalla de Teruel en diciembre de 1937, donde sobrevivió al impacto de un obús republicano contra su coche, que mató a otros tres corresponsales anglosajones que viajaban con él. Philby solo sufrió una herida en la cabeza.

El ataque le dio acceso directo a los mandos franquistas. Poco después recibió una llamada telefónica de Pablo Merry del Val: “Franco quiere verte. Te va a condecorar por haber demostrado tu valor en el frente de batalla ante los comunistas”. Philby recogió la Cruz Roja al Mérito Militar de manos del propio criminal Franco, le que le permitió moverse con libertad entre las líneas fascistas. Hasta entonces los golpistas le había hecho la vida imposible a los corresponsales, porque pensaban que iba a ser una guerra muy corta. Él representaba exactamente la clase de periodista que buscaban para revertir esto: un joven reaccionario comprensivo con los fascistas.

Mientras se dejaba agasajar, Philby se dedicaba a enviar cartas -en apariencia de amor- a una dirección en París usando tinta invisible con información precisa para los soviéticos. Sus contactos españoles y su buen trabajo en la Península dejaron satisfechos a los soviéticos y también a los jefes de su diario. Le condecoraron con la Orden del Imperio Británico.

En 1939 la Segunda Guerra Mundial le llevó a aparcar el periodismo (que en su caso era una tapadera) para dedicarse a labores de espionaje en el MI6. Su influencia le aseguró un puesto en este organismo como encargado del contraespionaje en la Península Ibérica durante el verano de 1941.

En 1949 fue destinado a Washington con un puesto capital: enlace entre el espionaje inglés y la recién nacida CIA. Se convirtió en amigo íntimo y consejero de James Angleton, el primer director de la CIA, a la que dio uno de sus golpes maestros: informó al KGB de un plan para enviar terroristas a desestabilizar Albania.

Llegó a ser jefe del servicio de contraespionaje frente a los mismos soviéticos a los que informaba. En 1950 alertó a otros dos miembros del “Círculo de Cambridge”, Burgess y MacLean, de las sospechas que se cernían sobre ellos. Al año siguiente ambos huyeron a Moscú. La situación de Kim se tornó enormemente comprometida, insostenible.

Hasta entonces nadie había sospechado que aquel hombre apadrinado por el franquismo y de un entorno reaccionario pudiera ser un doble agente.

En julio de 1951 fue apartado provisionalmente del MI6 e interrogado. Estaba próximo a ascender a la cúpula de los servicios secretos. MacLean era un íntimo amigo. O había sido muy tonto o era un agente doble.

Caído en desgracia, Philby vio en España la oportunidad de recuperar la confianza de los servicios secretos. En 1952, regresó aquí para, supuestamente, dedicarse a la importación. No sabía nada de comercio y este era el país más atrasado de Europa. Utilizó de nuevo a los franquistas para limpiar las sospechas.

En 1955 montó su mayor espectáculo: una rueda de prensa en casa de su madre para desmentir que fuera un espía soviético.

Al año siguiente el MI6 le destinó a Beirut en la última de sus misiones en compañía de uno de sus antiguos compañeros, Nicholas Elliott,  que tenía la misión de arrancarle una confesión.

En 1963 Elliott logró que asumiese verbalmente su compromiso con la URSS. Seis días después fue convocado a una cita en la Embajada británica en Beirut. Era una trampa para detenerle. Llamó a su enlace del KGB y el 23 de enero de 1963, en una noche de tormenta embarcó en un carguero que le trasladó a Odesa, de donde viajó a Moscú.

En la URSS alcanzó el grado de coronel del KGB con la máxima condecoración. Tras fallecer en 1965, recibió un funeral de héroe de la URSS, con máximos honores, y hasta emitieron un sello de correos con su rostro.

Un vídeo de 1981 emitido por la BBC muestra a Philby instruyendo a los agentes de la Stasi, el servicio secreteto de la República Democrática Alemana: “Mi consejo es no confesar jamás”, les dice.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.