La guerra contra el Estado Islámico ha devastado gran parte del norte y oeste de Irak. Mientras Bagdad calcula que se necesitan 100.000 millones de dólares para reconstruir el país, las autoridades en Mosul aseveran que se necesita esa cantidad solo para recuperar su ciudad, según informa Associated Press.

Si bien casi todas las ciudades o pueblos una vez controlados por el Estado Islámico necesitan reparación de un grado u otro, Mosul es la que el peor golpe se ha llevado. La ONU estima que 40.000 casas deben ser reconstruidas o restauradas para que unos 600.000 residentes puedan regresar a la ciudad, que una vez fue hogar de alrededor de 2 millones de personas.

Las calles de la segunda mayor ciudad de Irak están cubiertas por más de 3.000 toneladas de escombros, mezclados con muchos explosivos y municiones sin explotar.

La Ciudad Vieja es la que más destrucción ha sufrido, pero casi todos los vecindarios del oeste de Mosul tienen bloques de casas, áreas industriales, edificios gubernamentales e infraestructura en ruinas.

Casi todo lo que queda de la mezquita Al Nuri, destruida por los terroristas en junio, es el muñón de su famoso minarete inclinado, y los cinco puentes que cruzan el río Tigris han sido destruidos por ataques aéreos.

Falta de financiación

El problema, según AP, es que hasta el momento nadie se está ofreciendo a contribuir. Así, EE.UU. ha advertido a los iraquíes de que no pagará por una campaña de reconstrucción masiva. Según un alto funcionario estadounidense que se reúne regularmente con los líderes iraquíes, al principio, Bagdad esperaba que el dinero estadounidense fluiría después de la derrota del EI, pero el secretario de Estado, Rex Tillerson, sostuvo que Washington ya no se ocupa de la “construcción nacional”.

Imágenes satelitales muestran la mezquita de Al Nuri en Mosul, el 8 de julio de 2017, después de la batalla para expulsar al EI (izquierda), y el 13 de noviembre de 2015 (derecha). / AP

“Simplemente les decimos, que no va a suceder“, señaló el funcionario norteamericano, y agregó: “tenemos que ser directos con ellos”.

A su vez, la ONU está reparando parte de la infraestructura en casi dos docenas de pueblos y ciudades de todo Irak, pero la financiación solo es una fracción de lo que se necesita.

“Si Mosul no es reconstruida, resultará en el renacimiento del terrorismo”

Como resultado, son los propios residentes quienes se ocupan de una gran parte de la reconstrucción, utilizando ahorros personales para restaurar hogares y tiendas. Uno de ellos es Amar Ismail Brahim, quien vendió el oro de su esposa para pintar su cafetería, en vez de pedirle ayuda al Gobierno.

Imágenes satelitales muestran la Ciudad Vieja de Mosul el 8 de julio de 2017, después de la batalla para expulsar al EI (izquierda), y el 13 de noviembre de 2015 (derecha). / AP

Aunque Brahim culpa al Estado Islámico por la destrucción, cree que la obligación de la reconstrucción recae en EE.UU. y otros países occidentales. “Luchamos contra el EI en nombre de todo el mundo. Ahora es el momento de que apoyen a Mosul“, ha asegurado.

“La responsabilidad de pagar por la reconstrucción recae en la comunidad internacional”, confirma Abdulsattar al Habu, director del municipio de Mosul y asesor de reconstrucción de la gobernación de Nínive, donde se encuentra la ciudad. Si Mosul no es reconstruida, “resultará en el renacimiento del terrorismo”, asevera.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.