Mohamed Bouderbala murió el pasado viernes en el centro penitenciario de Archidona. Se anunció como un suicidio, pero no está tan claro que realmente lo fuera. El fallecido era una de las 519 personas que, llegadas a la costa murciana, fueron realojadas el 20 de noviembre en el citado centro, aún sin inaugurar y con enormes críticas hacia el Ministerio del Interior, ya que está siendo utilizado como Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE), lo que es ilegal.

El hermano de Mohamed Bouderbala, Ahmed, no se cree la versión oficial. Este aseguró que su hermano no estaba deprimido y era una persona “muy alegre y muy positiva” de quien nadie pensaría que planeaba suicidarse. También denunció que los inmigrantes pasaban frío y se quejaban de la falta de comida. Pero subrayó que, cuando le vio vivo por última vez, no mostró indicios de tener motivos para quitarse la vida.

El hermano del fallecido exigió una investigación exhaustiva del caso, además de poder ver el cadáver.

Estas declaraciones fueron realizadas ayer en una rueda de prensa en la que Ahmed estuvo acompañado por miembros de la Plataforma Ciudadana contra el CIE, que también exigen saber qué ha sucedido y cómo fue posible un suicidio en un centro bajo custodia del Ministerio del Interior y la Policía Nacional.

Por su parte, Andalucía Acoge expresó su intención de personarse en la causa como acusación popular y, además, exigió acceder a las cámaras de vídeo de la prisión. Finalmente, también exigió que los compañeros de celda del fallecido no sean trasladados ni deportados, ya que estos pueden aportar valiosa información sobre lo sucedido.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.