MOSCÚ (Sputnik) — Los militares rusos que quedan en Siria tienen todas las capacidades para combatir a los terroristas, declaró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

“El contingente que queda y la infraestructura militar que queda en las bases en Hmeymim y Tartus, tienen todas las capacidades necesarias para luchar contra los ataques terroristas esporádicos que, por desgracia, continuarán”, dijo.

El vocero subrayó que el hecho de que la amenaza de ofensivas terroristas perdure “subraya la necesidad de intensificar los esfuerzos diplomáticos”.

La víspera el Ministerio de Defensa ruso informó que las bases rusas Hmeymim y Tartus habían frustrado ataques con drones lanzados por los yihadistas la noche del 5 al 6 de enero.

Rusia empezó a bombardear las posiciones de los grupos terroristas en Siria a finales de septiembre de 2015, a petición de Bashar Asad, pero realizó retiradas parciales de su contingente militar en marzo de 2016, así como a principios y a finales de 2017.

Al mismo tiempo, el presidente ruso Vladímir Putin dejó claro que Moscú mantendrá presencia en la base aérea de Hmeymim y en el puerto de Tartus y enviará refuerzos en caso de que los terroristas levanten la cabeza.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.