QUITO (Sputnik) — El expresidente ecuatoriano Rafael Correa (2007-2017) consideró que el asilo del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en la embajada de su país en Londres estaría en riesgo por supuestas presiones que Estados Unidos sobre el Gobierno de su sucesor, Lenín Moreno.

“Peligra grandemente”, dijo Correa en una rueda de prensa al ser consultado sobre la protección del ciberactivista, y añadió que Moreno está a la espera de que se realice la consulta popular del 4 de febrero “para ya sacarse la máscara, porque a Lenín le interesaba tratar de guardar las apariencias”.

En la consulta popular, que Correa rechaza, se plantearán siete preguntas, cinco que implican cambios a la Constitución y dos sobre reformas a leyes menores, y si triunfara el Sí a la eliminación de la reelección indefinida implicaría que el exmandatario no podrá volver a postularse a la presidencia.

Correa aseguró que “gran parte de la comunidad internacional no sabe lo que pasa en Ecuador” y advirtió que después del plebiscito, y “ante la mínima presión de Estados Unidos”, el actual Gobierno y sus aliados “apoyarán el bloqueo a Cuba, botarán (echarán) a Julian Assange de nuestra embajada…”, señaló.

El expresidente, que se encuentra en Ecuador desde el pasado 4 de enero para hacer campaña contra la consulta popular, aseguró que “de hecho” algunos aliados de Moreno ya “están pidiendo” la salida del periodista australiano de la sede diplomática.

“Ya hay grupos que apoyan al Gobierno que exigen cosas como sacar a Julian Assange de la embajada; estoy hablando de algo muy importante que no es cualquier cosa”, sentenció.

Deterioro de salud

Días atrás la canciller ecuatoriana María Fernanda Espinosa confirmó que la salud del ciberactivista, asilado en Londres desde 2012, se ha deteriorado, pero aseguró que su Gobierno lo mantendrá protegido.

Espinosa afirmó que “el ciudadano Assange seguirá teniendo protección del Estado ecuatoriano mientras corra peligro su integridad física y psicológica”.

El pasado 13 de diciembre, Moreno advirtió con tomar acciones si Assange volvía a intervenir en política extranjera, como cuando se mostró a favor del proceso independentista de la región española de Cataluña (noreste), lo que causó malestar en el Gobierno español.

Sin embargo, días después se conoció que el exhacker firmó un compromiso garantizando que no volvería a opinar sobre política internacional ni asuntos internos ecuatorianos.

Aunque en mayo de 2017 Suecia archivó la última investigación que pesaba contra el periodista por delitos sexuales, y a pesar de los esfuerzos diplomáticos, Reino Unido no se ha pronunciado sobre el pedido de salvoconducto a favor de Assange que le permitiría viajar a Ecuador bajo la condición de asilado.

El periodista es requerido por EEUU a raíz de las filtraciones de documentos confidenciales de ese país, realizadas por WikiLeaks.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.