Extremadamente difícil de detectar, con alto nivel de autonomía, equipo radioelectrónico más moderno y potente sistema de misiles antibuque hipersónicos Tsirkon: la oficina de construcción de maquinaria naval Malakhit ha desarrollado el proyecto preliminar del prometedor submarino nuclear de quinta generación Husky.

El diseño del submarino nuclear polivalente de quinta generación va a toda marcha, afirma Andréi Stanávov, columnista de Sputnik. La etapa de investigación del proyecto se completará en 2018.

Incluso los datos fragmentarios sobre el proyecto clasificado permiten asegurar que se trata de un submarino revolucionario desde el punto de vista científico y técnico.

Arsenal hipersónico

Según fuentes de acceso libre, el arma principal del novedoso submarino ruso será el sistema de misiles hipersónicos Tsirkon, cuyas pruebas ya se están llevando a cabo. Se sabe que el misil será capaz de alcanzar una velocidad de Mach 5-10 y destruir objetivos a distancias de 300 a 500 kilómetros.

El almirante Vladímir Komoyédov, excomandante de la Flota del Mar Negro, opinó que Rusia necesita novedosos submarinos para responder a las crecientes amenazas de la actualidad.

“Las amenazas contra nosotros son cada vez más densas, más pronunciadas y más peligrosas. Tenemos que responder a ellas de alguna manera. Soy partidario de una simbiosis para que el submarino sea lo más universal posible. Debe contar con un fiable sistema de detección, así como de armas. Especialmente en lo que se refiere a distancias largas. Además, debemos ser capaces de obtener datos de objetivos no solo con nuestros propios recursos, sino también desde el espacio o, por ejemplo, de las aeronaves”, explicó el interlocutor de Sputnik.

Según varios expertos extranjeros y rusos, el Tsirkon es capaz pulverizar la doctrina naval de Washington, basada en el uso de grupos de portaviones.

Komoyédov añadió que con el colapso de la URSS, el equilibrio global de fuerzas en el océano mundial cambió drásticamente. Actualmente, apenas quedan elementos para contener los grupos de portaviones de EEUU. Por lo tanto, el experto aseguró que la Flota nacional rusa necesita nuevos submarinos polivalentes, armados con misiles supersónicos.

“El misil subsónico se observa más tiempo y a una distancia más larga. Por lo tanto, es más fácil neutralizarlo. Si no recibimos submarinos nuevos, o si son pocos, no seremos capaces de llevar a cabo operaciones navales ni crear grupos contra portaviones”, subrayó.

Silencioso y con robots

El autor observa que la diferencia clave entre el Husky y la generación anterior de submarinos de propulsión nuclear será una baja visibilidad acústica sin precedentes. El nuevo submarino será al menos dos veces más silencioso que el Yasen y el Schuka, aunque estos ya se consideran unos de los más difíciles de detectar en el mundo.

Para el submarino de quinta generación se prevé utilizar materiales compuestos de baja gravedad específica y alta resistencia al agresivo entorno marino. Gracias a un avanzado relleno electrónico, así como la automatización de muchos algoritmos de control de la nave y las armas, el Husky será muy compacto y capaz de seguir simultáneamente un gran número de objetivos.

Según el jefe del sector de la robótica de la empresa Malakhit, Oleg Vlásov, se prevé equipar el submarino con sistemas de robótica militar, especial y civil, que funcionarán tanto bajo el agua como en la superficie y en el cielo.

El columnista subraya que los submarinos de cuarta generación ya cuentan con muchos sistemas modernos automatizados. Por ejemplo, el número de la tripulación del nuevo proyecto del submarino 885 A Yasen-M es de solo 64 personas frente a 100-120 tripulantes de los estadounidenses Seawolf y Virginia. Se prevé que la tripulación del Husky se reduzca aún más.

Submarinos polivalentes

Las empresas de construcción naval están listas para comenzar a construir el nuevo submarino inmediatamente después de finalizar la serie Yasen. De acuerdo con el vicecomandante de la Armada, el vicealmirante Víktor Bursuc, la construcción del primer Husky comenzará en 2023-2024. La entrega a la Flota está programada para el año 2030.

“Actualmente, una guerra mundial es poco probable, pero la probabilidad de conflictos regionales, como Siria, es bastante alta. Teniéndolo en cuenta, los submarinos polivalentes, armados con misiles de crucero de varias modificaciones, son de suma importancia. Son capaces de actuar no solo contra los objetivos en tierra, sino los de la superficie acuática”, comentó a Sputnik el miembro de la Junta Naval del Gobierno ruso, excomandante de la Flota del Norte, almirante Viacheslav Popov.

Según el experto, Yasen es un submarino del siglo XXI. La doctrina naval de Rusia establece que estas naves serán los principales submarinos polivalentes de las fuerzas navales rusas hasta la llegada del primer Husky. Además, Rusia cuenta con barcos polivalentes del proyecto 971 Schuka-B y cruceros submarinos del proyecto 949A Antei. Varios barcos del proyecto 971 actualmente se someten a una modernización profunda y rearme con misiles de crucero Kalibr-PL. Además, hasta 2025, se planea actualizar cuatro Antei.

“Se puede esperar que los primeros Husky entren en una flota de submarinos polivalentes nucleares renovados y considerablemente modernizados”, concluye el autor.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.