El Ministerio de Exteriores ruso se ha pronunciado respecto al ataque de este 14 de abril contra Siria, afirmando que EE.UU., Reino Unido y Francia han decidido pasar por alto la investigación de los expertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) respecto al supuesto ataque químico en Duma.

“Lo que está sucediendo es una brutal e insolente violación del derecho internacional que no tiene argumentos […] EE.UU. junto con sus aliados pasan por encima de cualquier misión de pleno derecho de la OPAQ en esta región con su ataque a Damasco”, aseveró María Zajárova, portavoz del Ministerio de Exteriores ruso.

Por otra parte, la Cancillería rusa ha indicado que el ataque a Siria tiene como objetivo el derrocamiento del presidente Bashar al Assad y la división de Siria. Ha precisado que entre los planes de Occidente nunca estuvo la normalización de la situación política en el país árabe, sino adaptarla en beneficio de sus propios intereses.

Impedir el trabajo de la OPAQ

Damasco había denunciado que el ataque conjunto perpetrado por EE.UU., el Reino Unido y Francia en su contra tuvo como objetivo impedir el trabajo de los expertos de la OPAQ, que este 14 de abril tenían prevista su llegada al país árabe para realizar su propia investigación sobre el supuesto ataque químico en Duma.

También ha indicado que la causa del bombardeo, realizado antes de que la misión de la OPAQ llegara al terreno, ha sido el “fracaso de la conspiración armada contra Siria”, y los “éxitos del Ejército sirio en la lucha contra los grupos terroristas”.

No hay pruebas

Hasta ahora no ha sido presentada ninguna prueba que confirme el supuesto ataque químico. El embajador ruso en Naciones Unidas, Vasili Nebenzia, destacó ante el Consejo de Seguridad de ese organismo internacional que no hay pruebas de suelo que delaten el uso de sarín o cloro.

Por su parte, los servicios rusos de seguridad química y radiológica viajaron al supuesto lugar del incidente, pero “no se encontraron personas tratadas por intoxicación química”, informó la embajada de Moscú en Londres a través de un comunicado.

Puesta en escena

El 13 de abril, el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, afirmó que su gobierno tiene “datos irrefutables” de que el presunto ataque químico es “una nueva puesta en escena y en ella participaron los servicios secretos de uno de los Estados que se desvive por estar en la vanguardia de la campaña rusófoba”.

Al respecto, el embajador ruso en Londres, Alexánder Yakovenko, indicó que la actual situación “es exactamente lo mismo que pasó en Jan Sheijún”, acusando a los Cascos Blancos –”apoyados por el Gobierno británico”– de “escenificar ataques químicos falsos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here